Conclusiones



Espacio para compartir el psicólogo que todos llevamos dentro.

Psicología, Sexología, Salud, Educación, Opinión, Humor, Mascotas...





Escuchar al amor

El último en cualquier fila

Con la comida no se juega

Idea de ser

Por dónde iba… Llevo un tiempo, no sé cuánto, habría que mirar las fechas de las entradas del blog, pero a mí me parece que ha pasado una eternidad, desde la última vez que escribí un texto; pero ya no sólo escribir, sino enlaces que considero interesantes por su contenido, incluso las entradas que eran lo que denomino “xorras”, con “x”, chorras, chorradas, que no lo son, son un ratito que te ríes, (o sea, los mails xorras que uno recibe en su correo y agradeces que te saquen una sonrisa). Recibo esos correos, pero ya no los comparto aquí, no comparto la sonrisa… Los enlaces interesantes, van al Twitter o al Facebook, más al Facebook que al Twitter, vamos, que estoy de un facebook que no me puedo creer que yo haya llegado a tener tantos contactos, ahora mismo, 200, es decir, 200 perfiles que, de alguna manera, tienen una relación conmigo… como llegue a los 300, haremos como en la peli “300”: que a nadie se le ocurra exigir a ninguno de mis 300 contactos una prueba de sumisión en ningún término, ea, allá que vamos! sí sí, será fantasía histórica, pero, oye, una fantasía que nos une :) En Twitter no me ocurre esto, la verdad, hago distinto uso de ambas redes sociales, lo que faltaba es duplicarse! Y le sumas Tuenti, etc etc, y te triplicas y te multiplicas, para qué lo mismo o parecido, digo yo, que es que hay que estar en todas partes, que sí, que hay que estar, pues claro. Total, que me voy del tema. Antes enlazaba al blog, y ahora me he quedado en Facebook: la diferencia está en que, estoy segura que, lo que le puede interesar potencialmente a 200 personas, puede interesarle a más de 200 sin que tengamos ningún vínculo: supongo que es la idea de ser de un blog… Y entonces, ni entradas con xorras ni entradas de contenido, ni entradas como ésta, que ahora escribo. Diferencio entre estos tres tipos de entradas (repartidas por las distintas etiquetas, salvo en las de música, hablaremos de ello en otra entrada de blog), pues, cuando escribo es mi reflexión acerca de algo, y cuando enlazo contenido, es invitar a escuchar o visionar o leer o visitar otros espacios, que siguen teniendo que ver con mis reflexiones, claro está, pero no son estas entradas de blog como las de los textos. Estos textos que escribo, son una forma de expresarse como puede ser cualquier otra forma. Todos los seres humanos nos expresamos, no he conocido aún a nadie que no se exprese, es, que cada uno se expresa como se expresa. Comenté en alguna ocasión que seguramente escribo porque dejé de tocar el piano hace años, y lo que echo de menos son las teclas del piano… Ahora es cuando más de una persona estará diciéndole (y en voz alta, como si yo lo oyera) a la pantalla que podría volver a tocar el piano y dejar de escribir palabras con un teclado de ordenador… Esto sí que es generosidad: ponérselo fácil al enemigo, je. El enemigo es aquél que lee tu blog pensando que no deberías escribir, je… pues que no lo lea! ya, pero como es el enemigo, te va a ser fiel, así funciona la cosa. Y el amigo es aquél al que le dices “¿pero es que no lees mi blog?”, jejeje, para eso están los amigos, para poder decirles eso! Pero claro, si ahora ya ni escribo, no te puede leer nadie! Ay, uno escribe para que le lean, si no uno escribe y se lo guarda en una carpeta en el ordenador. No existirían los textos. Se supone que uno escribe y lo cuenta al mundo si tiene algo que decir, algo interesante que decir, si no, mejor te callas, no? Y quién dice lo que es interesante y lo que no lo es? Cuál es el criterio para que un texto se quede en una carpeta del ordenador, sin que nadie lo vea... Qué define que una persona escriba y sea “digna” de hacerlo? Quién puede escribir y quién no? Quién lo decide? Quien escribe, tiene algo que decir, si no, no escribe. Podría estar aquí resolviendo el tema durante todo el texto que estoy escribiendo! Cómo lo cuente y cuántas palabras utilice para ello, creo que son aspectos más de características de ese algo que hay que contar. Recuerdo que, siendo Herman Hesse una persona que escribió y me parecía que, teniendo algo que contar, además era interesante, va y resulta que uno de sus libros me dejó huella porque me vi que estaba deseando que terminara ya de contar en tres hojas cómo era un jardín lleno de flores… ¿se puede estar tres hojas para decir que el jardín era muy bonito y que tenía muchas flores de colores? mira, yo ya lo he dicho y no he necesitado tres hojas! Pero claro, es que, el jardín, era muy bonito, y cada flor era un trazado de color en la descripción de aquél jardín. Pero que este libro cayó en mis manos cuando yo tenía menos de 20 años, y lo cojo ahora y me sigue pareciendo una inmensidad de jardín de tres hojas de libro! Aunque ahora que pienso, quizás, por entonces la sensación fue de “por favor, acaba ya o me salto este trozo” y resulta que el recuerdo me esté traicionando y no eran tres hojas de libro, quizás sólo fueran tres párrafos… La verdad, conservo el libro, pero no quiero rendirme a la curiosidad que me suscita comprobar este detalle, prefiero quedarme con lo que me transmitió, pues ahora, me gusta verlo como que, es que, seguro que eran necesarias tres hojas, me lo creo, y, además, me parece maravilloso, pues, precisamente, ahora comprendo que ese libro no se podía haber escrito de otra forma. Yo, no sé escribir de otra forma… Y el tiempo que he estado sin escribir, he estado pensando que DEBERÍA escribir de otra forma… Es cierto que algunas personas me habéis dicho que un texto del tirón, sin párrafos! y tratándose de ideas que según las tengo, así las escribo, así las publico aquí en el blog, ideas unas con otras, ideas que se tocan, que se acercan y se alejan a lo largo del texto, texto sin párrafos! dificulta su lectura… es lo contrario a lo que hay que hacer si uno, que escribe, quiere que le lean… Si Herman Hesse se tiró una eternidad con el jardín, es que él quería que se leyeran todas sus palabras, por eso las puso ahí, tenían, su RAZÓN de ser… Si no te gusta el estilo, elige a otro escribiente… La verdad es que no lo sé, pero yo creo que hay más libros que personas, puff, y eso que también desaparecen, como las personas! Así es que, ahí estoy, así estoy. Me he quedado parada en el blog sin escribir, pensando sobre esto, pero también ha coincidido que me he interesado por asistir a charlas sobre lo que se cuece con esto de las redes sociales, mundoblog, y, bueno bueno, soy Community Manager sin saberlo! y sin que me paguen, claro, jejeje. Calla que aún alguien pensará que cobro por escribir estos textos en el blog que son imposibles de leer, es que… En fin. Total, otro día entraremos en lo de Community Manager, que personalmente pienso que hacen falta en las redes sociales, y encuentro básico que estas charlas sobre estos temas las podamos entender quienes no somos jakers ni nada de eso que si yo me he hecho un blog, todo el mundo puede hacerse un blog, je, otra cosa es todo lo que le falta a mi blog, que es lo que me pasa por no controlar el tema, échale horas y neuronas! Sinceramente, creo que quienes saben de informática son de un planeta más desarrollado y son los que han bajado de una nave a la Tierra y la han llenado de cables y de conceptos de ciencia ficción, una especie avanzada, yo con darle a una tecla o hacer un click y que funcione ya… Pues en alguna que otra charla sobre internet, efectivamente, daban unas pautas de cómo plantear un blog. Y me sobreviene la casualidad precisamente porque es este momento en el que me he quedado sin palabras, sin nada que escribir, encima, haciéndolo como lo hago… Puedo proponer mi blog como ejemplo de cómo no hay que plantearlo, ea! No sé ni por dónde empezar, jaja. Un totum revolutum de blog, textos que a nadie se le ocurra confundir escribir con escribir como profesión, que, de profesión, escribir, no lo sé, no se me ocurriría decir de Saramago que su profesión era escribir: para mí, su profesión, era pensar, y gracias a Dios que escribió! Por supuesto, este es mi enfoque. Con los blogs sucede que efectivamente se va viendo cómo hacer para que sea accesible, entendible, y todo, a ver, francamente, es lógico, y de ahí todo lo relacionado, es decir, que es que te escriban comentarios, que se hagan miembros o seguidores, que te twitteen o te facebookeen, etc etc, etc etc. Y, cómo no, eso eso, los comentarios, incluidos aquellos que son para decir que tu blog es de todo menos bonito que es como era aquél jardín de Herman Hesse… Que qué hacer con esos comentarios camuflados en forma de crítica constructiva y que sencillamente son ganas de dejarte mal? porque vamos, opinar, puede opinar todo el mundo, a mí nunca se me ocurrirá censurar ningún comentario, no lo querría para mí, y si uno se expone, pues claro que hay diversidad de pareceres, faltaría más! sin embargo, pues claro también, que hay diversidad de entendimientos de lo que significa educación, de cómo opinar sin ofender. Siempre hemos oído aquello de que no ofende el que quiere, sino el que puede, y, siempre está la opción de hacer oídos sordos, de que te resbale una opinión poco positiva… Pero mi punto de vista es que, lástima si tenemos que hacer que las cosas que no nos gustan nos resbalen… la vida, no resbala, a la vida, no se le hace oídos sordos. Que te ahorras sufrimiento si “pasas” de lo negativo? Mi pregunta sería: es que, con qué cosas negativas hay que sufrir? No con todas. Una opinión o un comentario cargados de ofensa, una actitud de infravalorar, cuestionar, existe como existe lo que sí nos agrada. Desde luego, ahora voy a decir una perogrullada: no vas a sufrir porque te digan algo agradable, se sufre por lo desagradable… no me digas? Pues… no se sufre por lo desagradable que alguien te diga, no hace falta ignorar lo negativo… Conseguimos meter todo eso negativo como en una caja que cerrarás con llave y ésta la lanzarás lejos… nada malo existe, y resulta que iremos necesitando cajas y cajas y llaves y llaves, siempre que resbale, que no afecte, y a la vez que tu cabeza te está diciendo que te resbala, tus emociones se están encargando de esa caja y que quede bien cerrada, porque, sinceramente, lo negativo, duele… Si lo positivo es bienvenido, y lo negativo sencillamente no afecta, es decir, que como uno se dice que le resbala, no se encarga de ninguna caja, esa persona sólo conocería lo bueno y por consiguiente, sólo de lo que conoce, puede dar, así es que, sería, para empezar, la mejor compañía que uno podría tener durante todo el día, todos los días… Llegados a este punto, menos mal que el ser humano es subjetivo, porque así, lo objetivo que significa que algo es desagradable, puede considerarlo lo suficientemente o muy desagradable según sea capaz de aceptar eso desagradable… Si tienes que hacer como que te da igual lo negativo, tendrás que hacerte con una caja con esa cerradura… pero ya no serás la mejor compañía que uno pueda tener, ni para uno mismo. Si la vida no tiene por qué resbalar, no hace falta cajas donde colocar nada ni vas a deshacerte de ninguna llave. El “no le des la mayor importancia”, no le quita importancia a las cosas. Que son cosas distintas. Coger con la importancia con la que uno sea capaz de andar sin cajas. El ser humano, no sabe, o sí sabe, el daño que le hace ir considerando la vida como agradable y desagradable. Bueno, malo. Comentario en el blog positivo, comentario en el blog chungo… De hecho, con estas charlas sobre el manejo de un blog, he llegado a escuchar que hay quien se encarga de dejar comentarios poco simpáticos, por decirlo de otra manera. Es como que qué risa o, darle vidilla, siendo desagradable. No sé, quien escribe cosas chungas a alguien en su blog, personalmente pienso que se lo podría ahorrar: directamente que no me lea, o que me escriba un mail, en lugar de ponerlo ahí que lo lea todo el mundo; son ganas, de lo que os he dicho antes: dejarte mal. Y a mí, dejarme mal, han querido y siguen queriendo hacerlo muchas personas… algunas personas hemos nacido con un cartelito en la frente que dice “aquí aquí”, pues qué mejor que os lo cuento yo en primera persona? A mí que me digan que esto no es un blog de psicología, es para contestar dónde he dicho yo que esto es un blog de psicología... en el encabezado también pone "mascotas" y todavía ninguna asociación de protección de los animales me ha llamado la atención aconsejándome que amplíe esa sección... Yo he dicho que soy psicóloga, y le podría contestar: “y si quieres, te trato, y por ser bloguero en mi blog, te hago hasta descuento”… Si es que… lo feo llama a lo feo, como lo de que el dinero llama al dinero (no sé qué dinero). Para evitarlo, volvemos a la teoría de que la vida te resbale. Pues que tampoco, os lo estoy diciendo. Que también podría decirle a quien deje comentario chungo que es que este blog no va dirigido a su expectativa, y que la vida no te resbale es invitar al invitado a que le eche un vistazo al blog que ya se dará cuenta de qué va y, si le parece curioso, que lo lea, y, si no, y esto tampoco lo sé, pero hay más blogs que personas… Lo más acertado, se me ilumina la mente, creo que sería explicar yo de qué va el blog, y qué es lo que uno se puede encontrar aquí. Pensar que no era necesario explicar que esto no es como los blogs que sí existen sobre materia en Psicología, o que plantean temas y, que van con sus apartados mejor definidos, que son como páginas webs, o que son como manuales, eso, ya existe, y hay muchos muy buenos, sólo es seguir explorando la red, porque, este blog, no está planteado, ni siquiera como habría que plantearse teóricamente un blog, que os lo estoy contando! Me da a mí que esta entrada de blog, que ya va por las cuatro páginas de Word, va dedicado a ese comentario fabuloso y que iba a meterlo en una caja con una llave y lanzarla al mar, que lo tengo cerca, pero no he querido caer en mi propia trampa de teoría y he preferido reconocer que, a mí, la vida, no me resbala, pero, tampoco es necesario sufrir. Yo no sé qué va a ser de este blog, si acabará en las antípodas de internet por falta de seguidores (con vuestros mails ya soy feliz), o de estrategias de cómo salir entre los blogs más buscados, o encontrados, sinceramente, me preocupa, y no me preocupa, y que, para dar vidilla a algo, que sea desde el guiño, no desde sacar la lengua a alguien… no? Ya veremos si los humanos nos dejaremos de meter el dedo en el ojo. Besos.