Conclusiones



Espacio para compartir el psicólogo que todos llevamos dentro.

Psicología, Sexología, Salud, Educación, Opinión, Humor, Mascotas...





Crisis de dinero, pero no de palabras...

Era inevitable, no lo pensaba hacer, pero es que, no lo entiendo, de verdad. Y a la vista de que creé este blog por curiosidad, un espacio donde escribir nuestras alegrías y nuestras penas, nuestras dudas, nuestras inquietudes, nuestros pensamientos, pero entiendo que hay cien mil sitios donde escribir, donde leer, y podía pasar que sólo escribiera yo (bueno, eternamente agradecida a quien ha comentado entradas, por supuestísimo), pues ahora que me ponga a hablar de la crisis, esa cosa inevitable de la que hablar, pues tampoco creo que vaya a suscitar ningún debate, pero ahí va.
Empezaría por, qué pasa si es que los ciudadanos de este país no se dan cuenta de lo que hacen los políticos: un gobierno que toma decisiones un tanto cuestionables, y una oposición que sólo critica y desea estar en el poder. Hoy he oído una frase que me ha encantado: una oposición que hace mal su trabajo como oposición, en el gobierno será un inútil. Es una frase impactante. Y si los demás partidos políticos no tienen suficiente apoyo, pues entonces son dos, el llamado bipartidismo. Que luego, hay que buscar alianzas: tú me apoyas y yo te beneficio, se supone.
Hasta ahora, todo normal. Y de tan normal que es (es normal que el que está en el gobierno pueda meter la pata, precisamente, por hacer, o por no hacer, está en el punto de mira, y es normal que el que está en la oposición quiera estar en el poder), incluso las situaciones de pelea, pelea evidente, ahí, que las vemos todo el mundo, a ver quién deja peor al otro, a dejar al otro en evidencia, para corroborar que no es buen candidato para gobernar un país, y que el bueno es uno mismo. Está normalizado, y mientras, a vivir, ale, que son dos días. Con crisis, sin crisis, y los políticos en su mundo. Y uno vota según qué, tradición, no? porque unos tomarán unas decisiones y otros otras, y luego están las decisiones que tomarían cualquiera de los dos. Ah, ves?, eso no lo ven los que inclinan la balanza: esas decisiones que quien manda es el dinero, da igual de qué partido seas. “Soy del partido del dinero”, en todo caso. Ay, el dinero. De ahí la crisis. Si es que, siempre queremos más. La ambición desmedida, para tener una casa no, unas cuantas, y coches, y yates, y aviones privados, y ropa, y complementos (y luego, encima, lo que necesitas es amor). A ver, quien se lo haya currado, que lo disfrute. Ahora bien, si es haciendo trampa (si es que es el pez que se muerde la cola: no se puede hacer uno rico sin hacer trampa), llevando un país a la crisis, pues ya no es tan razonable. Si uno con su dinero puede hacer lo que quiera, pero con el dinero de los demás… no? Todo son maneras de llenar el bolsillo caiga quien caiga. De verdad que pienso que el ser humano, cada día, se acuerda de que la vida son dos días. De ahí el “venga venga”. En fin, no sé. Si la democracia es el sistema político menos malo conocido, será siempre mayoría y minoría. Y no puede haber ricos sin pobres. Y no conozco a ningún rico que vaya regalando su dinero a los pobres (los céntimos a la salida de la iglesia no cuentan). Pero es que el pobre, oye, si no ha sabido montárselo, por qué tiene que haber alguien dándole dinero?, seguramente, el que ha acumulado dinero, nadie se lo ha regalado, a veces es por gracia de dios que naces en un punto del planeta perteneciendo a clase adinerada, y otras veces son personas que se lo han trabajado. Nadie es “culpable” de ninguna de esas dos situaciones. Pero estoy hablando de una forma de organizarse socialmente. Habría que volver a empezar, como siempre. En todo: podías haber sacado más nota si hubieras estudiado más, podía haberte ido mejor en pareja si hubieras sido más honesto contigo mismo, hubieras llegado a tiempo si te hubieras levantado antes. En fin, que estamos como estamos. Y la crisis es para todos, unos más que otros. Sin embargo, lo que no entiendo, es cómo todos los que están en el paro, ya sólo con todos los que son, no se han plantado y se han organizado (porque viven de la renta o porque realmente sí que están trabajando? ay, economía sumergida, si estuvieras en la superficie, no habría crisis). Es la única manera de hacer las cosas. Una persona sola, lo único que puede hacer es quejarse con la otra persona sola. Y ya son dos, o unos cuantos, quejándonos. Y cuando acabas la conversación, ale, a seguir como estabas. Pues por eso, la lluvia es lluvia por acumulación de gotas que caen. Si cae una gota, o dos o tres, no sacas el paraguas. Lo curioso también es tener que estar reivindicando, manifestándose, revolucionarse, porque siempre parece que las decisiones van en contra del sentido común, y tiene que estar la gente levantando la voz para que no se hagan determinadas cosas. Que se va a hacer una autopista en medio de todo y asfaltar el poco trozo de zona de recreo que podría existir? pues ala, a recoger firmas para que no se haga (esto es real). Cómo es que el ser humano ve el beneficio en cosas que van en contra de él mismo? Porque es dinero. Ya, pero vas a vender coches igual aunque éstos no contaminen. Pues hazlo, y tragarás menos humo, mendrugo. El ser humano no es ni inteligente ni capaz, está comprobado. Da igual acumular mucho dinero, es más listo el que más cosas tiene? Sí, claro, esa es la idea. Vale, sí, quien no tiene tanto dinero, dice que no hace falta tanto dinero. Pero sí hace falta: todo depende del nivel de vida. Ah, amigo, y cuando estás acostumbrado a lo guay, pues los recortes para los demás. Al fin y al cabo, si uno mismo pone las reglas del juego, no vas a hacerlas que puedan perjudicarte. De ahí la inteligencia del ser humano? No habíamos quedado en que no lo era? Ya, pero si el sistema consiste en que cuatro gatos se reúnen para acordar reglas que entre los cuatro, los cuatro ven razonables esas reglas (que existan paraísos fiscales, no lo veo nada razonable), los demás que les votan, o que simplemente existen, y que forman parte del sistema, no serán tan inteligentes si no forman parte de ese club. De ahí que todos no somos iguales. No tenemos las mismas habilidades, ni los mismos aprendizajes, ni las mismas creencias, ni las mismas energías. Está el que se esfuerza mucho, y el que se esfuerza poco. El que se aprovecha del esfuerzo del otro, y el que pringa. Realmente, es una balanza. Pero no creo que contente a todo el mundo. Por eso, un sistema que no atiende a todos los intereses, es el fracaso de la inteligencia del ser humano. No se trata de que a cuatro gatos les vaya bien, que me alegro por ellos, sino de que se consiga lo que venimos creyéndonos: un sistema de bienestar. Claro, para quién? Es una falacia. Nos hemos creído que éramos capaces, nada más. Y seguramente tuvo un inicio poético, romántico, filosófico, y esperanzador. Pero a estas alturas, eso no se lo puede creer nadie ya. De derechas o de izquierdas, me da igual. La cuestión es llevarse la contraria. Y este pensamiento me viene como profundamente psicóloga que me siento. Me hace gracia, porque hay como recetas mágicas, decálogos de lo deseable, de lo conveniente, de lo ideal, y explicaciones de las cosas, y luego va, y existen derechas e izquierdas. A ver: quién es quién para decir que la educación sexual, por ejemplo, ah bah, eso se aprende de forma natural, y haya que criticar la educación sexual. No sé, será alguien que no practica, digo yo, como psicóloga, podría llegar a esa conclusión, no? También es verdad que a mala hora cada psicólogo tiene su receta, lo cual, flaco favor a la credibilidad de la profesión… Pero eso también es normal. Lo que nos pasa a los seres humanos, en general, se llama diversidad. Total, que la educación sexual, si diera dinero, no habría dudas. Es lo que pasa con la educación. Y con el sistema. Este sistema de bienestar se basa en servicios, no son cosas que generen riqueza económica. Bueno, la sanidad, sí (y, por favor, la educación sexual va en educación, no en sanidad, que ya estamos enfocándolo mal, me niego a hacer el PIR… otra cosa es la clínica, que tampoco es PIR, en fin, perdón, paréntesis). Uy, ya vamos a tener menos bienestar social si nos implantan el copago, vaya. He ahí, acostumbrados a lo bueno, que es lo que nos han dicho. Cuando el sistema crea que la riqueza tiene que ver con todo el mundo atendido y todos tenemos derecho, pues ya revertirá en dinero. Que una sociedad sea capaz (educación), se cuide (sanidad) y conozca al ser humano (cultura, en todas las áreas), será una sociedad que viva años, trabaje y tenga ocio (consumo, sí). Y la vida son dos días. Pero esa idea de servicio, es un poco engañosa. Hay algún prejuicio hacia lo privado? Estamos en las mismas: lo privado versus lo público. El malo de la peli es el privado, porque lo público, ah, es como la parte humana del humano. Pues eso a mi no me garantiza nada. Por qué me iba a fiar de un humano? dijo el extraterrestre. Es que claro, si la visión que tenemos de lo privado es que el pobre que no se puede pagar su sanidad se muere en la calle, pues eso es antihumano seguro. Ala, enga, solución al acertijo. Si lo supiéramos, verdad? Tiene que haber algún Dios que sepa la solución. Unos ya piensan que la felicidad no está en este mundo. Pero, oye, por si acaso no hay otro, a ver, y por qué tiene que haber otro mundo? No está este ya, que lo ves? hay que ser retorcido. No, si ilusión tenemos todos, pero por vivir más años, y sin crisis. Lo que queremos es llegar a fin de mes, por poner un tiempo, porque también está el llegar a fin de semana. Pues es lo que digo, que no entiendo cómo no nos hemos revolucionado ya, porque, efectivamente, yo no estoy en el lado de los cuatro gatos, mira que sois listos, pues no iba a estar yo aquí escribiéndole al mundoblog, para que luego encima no sepa si me leéis… Qué va, sé que estáis ahí, como el final de la crisis. No es por joder, pero esta crisis va a durar, lo cual es normal. Basta ya de lo normal. Como yo tampoco soy muy normal, no puedo ver lo que está pasando como normal. Yo soy de las que, como todo el mundo dice que es A, será A. Pues no. A veces es la B, pero mira, una mayoría equivocada, te traga. Lo cual tampoco es un disgusto, déjate. Te vas con las Bs, que haberlas, haylas. Y qué hay del encanto de la minoría? Siempre ;-) Ná, poesía, para hacer algo, al final tienes que convencer a la mayoría. Y para convencer a la mayoría, tienes que ofrecer beneficios. Lo que pasa es que, cuando el beneficio pasa por el perjuicio de uno mismo, resulta absurdo, injusto. Lo suyo es que todos nos beneficiemos, no? Ya, pero existe el ventajista, eso es lo que pasa. “Sísísí, pero yo más que tú, je”. Si es que no me digáis que no es emocionante! No tiene solución. Bueno, sí, venga, por acabar con un rayo de esperanza o algo así: la esperanza está en que, efectivamente, en el 2012 se acabe todo (no me va a dar tiempo a sacarme la oposición, vaya por dios), y empiece de nuevo una nueva especie en el planeta, y ya si eso, vamos a creer en la reencarnación, y yo quiero ser gato, que duerme el 60% de su tiempo y el resto para necesidades fisiológicas y mimitos, que el gato no tiene culpa de nada en este mundo y puede conservar su karma. O me reencarno en ameba, que siempre será mejor que andar estresada. En fin, es el fin, pero del mundo. De eso que se van a librar los políticos, de arreglar esta crisis. Ná, ayuntamientos podéis seguir, por ejemplo, por lo que me toca, aquí en Alicante, hacer un tranvía, oye, en vez de poner autobuses ecológicos, pues una obra de esas que te cagas, un agujeraco que van a hacer en toa la montaña, fácile i divertente, a ver, seguro que es más barato que los autobuses ecológicos, no creo en dios pero creo en las decisiones de los políticos. Y lo mona que ha quedado mi avenida, con palmeras, fíjate, el trabajo que ha dado a los demás (a mi nada, haber estudiado para “obras con palmeras en la avenida” en vez de psicología, qué cosa lo mío más absurda para estudiar), y que ya están en paro que ya acabó la obra (y eso que se han tomado su tiempo, porque sabían que se iban a la calle), eso sí que es trabajo con futuro. Bueno, qué futuro? Después del 2012, si al final ha sido una falsa alarma, nos vemos por el blog. Venga, va, nos veremos antes. Por cierto, después de esto, no me van a contratar ni los de derechas ni los de izquierdas. Jo, si todo esto, charrando con un vinito, la gracia que hace, que se mueran los muermos, mejor alguien que dé juego, no? pero en plan ajedrez, por favore, nada de simplezas, con lo compleja que es la vida, y con pique del bueno, respetuoso y motivante. Otra cosa es complicarse la vida, pero eso, es otra historia ;-) Besicos

0 comentarios: