Conclusiones



Espacio para compartir el psicólogo que todos llevamos dentro.

Psicología, Sexología, Salud, Educación, Opinión, Humor, Mascotas...





Vértigo

Cuando acabas unos estudios, lo que en un momento dado puedes sentir es… vértigo. Es como estar en un acantilado, en el abismo, en el precipicio… donde se ha acabado el camino. Thelma y Louise, gran película, pero la idea no es saltar (perdón, he contado el final, jiji, ná, hay que verla, además que es de esas pelis que no te cansas de ver). No sé, personalmente, es que ya no sé qué estudiar, me refiero para formarme. Está claro, hay que actualizarse, y tal, pero vamos, yo estoy todo el rato actualizada... Y no lo estoy, pues somos tantos… Me refiero a que, eso, que no sé ya qué estudiar. Oposiciones? Sí, claro, me parece que ese es el camino. Es un camino, un camino que, incluso hincando codos, no las tienes todas contigo: no nos engañemos, sigo sin tener padrino… Ya estamos, hablando de ”política”. No lo puedo evitar, y eso que soy a-política. Lo habréis notado, porque ya he hablado de política en el blog. Y no quería hacerlo! Pero es que, con la crisis, hasta el que no tiene opinión, la tiene! En fin, que unas oposiciones, las puedes sacar, independientemente de todo. Ok. Y todos funcionarios. Ya cuando acabé la carrera, no lo creí, o no lo quise creer, por eso no lo hice. Pensaba que el funcionariado era la antítesis a la motivación: una plaza en propiedad, puff, lo que me faltaba para no llegar a la hora, con lo que se me pegan a mi las sábanas… A ver, la credibilidad del funcionariado existe gracias a esas personas que son hiperactivas y/o ingenuas/idealistas/ilusionadas con que uno mismo trabaja y le da igual que el resto no funcione... han aprendido a que les dé igual, si no, imaginaos, es que no funcionaría nada... Supongo que es porque no me crié en esa idea de mecanismo de funcionamiento. Pero cuál es la otra? La de “búscate la vida”? Ah, amigo, y para eso, hay que servir. Y qué hay que hacer? A mi me dijeron: “estudia, fórmate”. Y eso es lo que he hecho. Y luego va, y cuando buscas trabajo, pues al final la formación es lo que menos importa. A ver, quien tiene padrino, enhorabuena porque le abre camino, y quien no lo tiene, pues se nos hace un poco más cuesta arriba. A no ser que te encuentres con alguien que quiera ser tu padrino, pues eres una más llamando a la puerta. Y, toc toc, que no soy el lobo! Pero sí, hay sitios donde eres el lobo, y por toooda la formación que tienes, no te cogen, porque eres una potencial competencia, y por lo joven que pareces, pues que no tienes experiencia, y por lo mona que eres, pues a ver si chirrías, y por lo inteligente que resultas, mejor no duras en el trabajo… No me lo puedo creer. A ver, qué jefe o jefa, no querría a una Iracy a su lado? No lo entiendo! Bueno, y qué suegra y/o cuñada no querría a una Iracy a su vera? A qué tenemos miedo? A ver, me lo he currado para ser una persona, como mínimo, decente! Eso es una amenaza? A qué? Al ego? Anda déjate de tonterías, que si tú supieras lo que es el ego, te “preocuparías” por rodearte de lo mejorcito, en vez de tratar de espantarlo… nor? Tampoco es por echarme flores, es lo que os cuento, que me lo he currao. Igual que muchos de nosotros. Al fin y al cabo, somos muchos en la misma situación: somos muchos los que valemos, y no hay sitio para todos. Los que ya valen, ya están situados. No voy a entrar a “analizar” al que no vale que está ocupando un puesto, porque yo siempre pensaré que lo vale, si no, no estaría ahí. Y me da igual si es su formación o no, o su in/decencia, porque no en todas partes hace falta lo mismo, y vamos a dejarnos de valores o principios, porque eso queda para el café: el trabajo es el trabajo. Todos estamos en contra de la guerra, pero la guerra existe. Bueno, incluso hay quien no está en contra de la guerra, pero ése es sólo porque no tiene más remedio que decirlo en voz alta, porque, en fin, en principio, como principio (inicio), o como principio (valor), la guerra es mala seguro: no se puede estar en contra del ser humano, ni siquiera para defenderse, pues, en todo caso, lo que hay que defender es la educación como prevención de las guerras… civilizar el lado monstruoso del ser humano, que está ahí, aparecido como herramienta de supervivencia que, actualmente, no tiene razón para existir. Supongo que todos lo tenemos claro… De verdad, prefiero una religión que nos haga a hacernos todos buenos en esta vida para conseguir otra, que una que elimine ésta para lograr esa otra… Jo, y yo que soy, también, a-religiosa (ya puedes creer en Dios que Dios no existe)… Ni política ni religión, también se puede vivir así. Es más complicado, que no complejo (estoy en ello de crear una entrada sobre la diferencia entre lo complejo y lo complicado). En fin, mientras a una no le toque la lotería, que ya debe ser suerte que a una le toque sin jugar, aquí estaré para contaros los vaivenes que da el vértigo de vivir, porque, no me seáis derrotistas: hay que vivirlo para contarlo! El vértigo se cura asomándose a la vida ;-)

0 comentarios: