Conclusiones



Espacio para compartir el psicólogo que todos llevamos dentro.

Psicología, Sexología, Salud, Educación, Opinión, Humor, Mascotas...





Disculpe las molestias

De verdad de la buena: estamos en la era de la tecnología y tó eso, pero cuando falla, uff, cuando falla. Eso que estás conectado a Internet, y de repente, ya no va. O sea, estás pagando una cuota, y funciona hasta que deja de funcionar. Dios mío, qué mal sienta… sienta peor que el que tu novio no te entienda… Me explico: lo personal puedes entender que no funcione (como una quiere), pero lo impersonal… Entiendes que pagas, y tiene que funcionar, es lo que hay, te han vendido un servicio que no existe, no existe siempre, pero la factura nunca deja de existir, vaya. Por un momento, pensé que mañana leería en el periódico algo tal que así: “la compañía X deja a la zona X sin cobertura”. Y a mi qué, yo no quiero leer eso mañana, yo quiero que el internete me funcione, que pa eso pago, y pa eso nos acostumbraron a vivir bajo los dictámenes de la tecnología (o es que yo estoy mal acostumbrada porque quiero? vaya, ese mundo exterior siempre haciéndonos culpables de lo que nos pasa…). Si en un tiempo anterior no era era tecnológica, ahora lo es, por tanto, lo que no se puede hacer son chapuzas de conexiones y que en un momento dado la tecnología no responda… Claro, cuando no funciona, se llama incidencia. O sea, que hoy llamo al 24 horas pa decir “no me va Internet, espero que cumpláis igual que cumplo yo pagando” y me confirman que no me va Internet, qué ilusión, y que si me viene mejor que venga el técnico por la mañana o por la tarde para revisarme el módem, que por mi, si se parece a George Clooney, puede venir cuando quiera… Y no me van a abonar la llamada, ni hay forma humana de reparar el reclamo, qué cosa, Internet y los ordenadores pueden fallar, nadie les va a despedir, nadie se va a dar de baja de sus poderosas empresas, el poder de poder fallarnos y seguir cobrando como si pudieran ser lo que soñamos, que no los son, sólo son pura necesidad creada… Imaginando que mañana sí me funciona, el que anoche me dejara de funcionar ya da igual, lo pasé mal anoche, pero ya pasó… y lo pasé mal, ansiógena perdida. También es cierto que esto tiene que ver con intolerancia a la frustración… A ver, no soy técnica y no sé por qué pudo dejar de funcionar Internet, pero yo toqueteé todos los cables, le dí a todos los botones, reinicié e inicié (que quizás re-inicié a los tres segundos en vez de a los cuatro, que me precipité), recé y supliqué incluso prometí portarme bien, que también pensé en pasarme al Budismo, y entonces eso que por arte de magia, Internet vuelve a funcionar!! Fue el señor? fue un no sé qué que me oyó y se apiadó de mi? o fue simplemente que la tecnología tiene vida propia? No sé, simplemente no sucedió. Supongo que los técnicos también tienen que trabajar, y no siempre las cosas van a funcionar… La idea generalizada en estos casos es “oye, que para cobrarse sí, no? pero para funcionar, pues depende”, y nunca sabré de qué depende, sólo esperas que la tecnología funcione. Cuentas con ella, es tu cita ineludible del día, porque lo hemos hecho así. Es una forma más de comunicación, de estar al día, y de informarse e informar. Por lo que, esperemos que funcione sin incidencias. Si el ordenata no me responde, no voy a saber contar hasta diez, lo que voy a hacer es ponerme nerviosa, cagarme en todos los muertos y los vivos que hicieron posible que yo desesperara, pensar que si la tecnología no funciona es que quienes la inventaron son unos chapuceros, cosa que yo en mi profesión ni se me ocurriría dejar las cosas al azar, y encima cagarme en tó no iba a servir de nada, ni si quiera resulta un desahogo, más bien es una escalada en lo desagradable que resulta que las cosas no fluyan en el aquí y en el ahora, sólo sirve para hacer del grano de arena una montaña en plan alud que acabaría por enterrarme y vencerme. Si no va, no va. Jo, pero qué bien cuando vuelve a funcionar, eh? menos mal, y sigues, que siempre se puede volver a truncar, pero ya esperas que la malísima suerte no te vuelva a visitar. Bueno, esto en el caso de que la tecnología no funcione estando en casica, que en tu habitación siempre puedes poner cara de poseído, porque si esto te pasa ante una audiencia, ya sea en una clase, en una ponencia, en una reunión, en fin, toca parecer superguay poniendo cara de penica y de circunstancia, y haciendo como que tu recurso no furula pero tú lo tenias preparado… y venga llamar al informático, o siempre hay un informático espontáneo al que agradecidamente le guiñas un ojo por su preciada ayuda y que te salvó la vida… Ya, pareces supermaja, pero en realidad sudaste porque la susodicha tecnología te iba a cambiar el guión. Personalmente, sí, me puede parecer un avance el insertar un powerpoint o algún recurso de ordenador, pero desde luego, la verdad es que yo funciono sin cosicas, y si acaso, si se da el caso, encasqueto pen en el usb, pero como complemento. Es lo que recomiendo. No es porque no crea en la tecnología, que no y sí, sino que más vale saberse lo que vas a decir, y saber lo que quieres decir ;-) Aún así, cuando nací la tecnología no era lo que es ahora (una, que se va haciendo mayor), y realmente, el presente y el futuro es tecnología. Véase el chico creador de Facebook, cuando uno pensaba que estaba todo inventado, llegaron las redes sociales. Es todo un mundo, y quien no está, está desfasado, se queda fuera, no por quienes nos tenemos que actualizar, sino porque los jóvenes están creciendo en ese contexto. En todo caso, para quien se puede permitir no involucrarse, es porque mejor es dedicarse a cultivar un huertecico, pero para quienes hay que estar al pie del cañón, ese tipo de tecnología es lo que facilita la comunicación totality mundial. Me gustaría pensar que sirve de medio de comunicación, pero sobre todo, la mayor utilidad de la tecnología es en el ámbito sanitario. Todos los avances, que nos aporten una vida más larga y de mayor calidad, con mayor información que descubra todo aquello a lo que el ojo humano no puede acceder. Por no ir más lejos, por apuntar algo que me llamó la atención: esas fotos de los bebés aún por nacer, foto de frente y de perfil, aún se me ocurrió que aparecerán certámenes de bellos fetos, que antes de nacer ya puedes ser feo o guapo. Jejeje, una ocurrencia. Pero la idea es que es atrayente todo lo que la tecnología nos puede aportar. Descubre nuestra curiosidad, y efectivamente, puede contribuir a la esperanza, salud, bienestar y alegría de saber más sobre el ser humano. Siempre y cuando la tecnología responda, claro.

0 comentarios: