Conclusiones



Espacio para compartir el psicólogo que todos llevamos dentro.

Psicología, Sexología, Salud, Educación, Opinión, Humor, Mascotas...





De lo que no se habla, no existe


Hacía tiempo que no oíamos hablar de terrorismo. Y no es porque había desaparecido, sino porque se estaba hablando de otras cosas. A mi que me encantan las frases inteligentes, vamos, tanto como que en el blog voy poniendo las que escucho en pelis, canciones, incluso hay frases inventadas por mi, a ver qué pasa, una que está en el mundo y se le ocurren cosas, sobre todo que tengo a mi papi como inspiración, la culpa es suya, jejeje, total, que la frase en cuestión es la que he puesto de título de esta entrada de blog: de lo que no se habla, no existe. Y precisamente, no es así. Existe, lo que pasa es que no se habla. Y este pensamiento es aplicable a todo y en todos los ámbitos. Lo único que se consigue con no hablar las cosas, es no tener que abordarlas ni gestionarlas. Pero sí que existen, pero en otra capa, en la subcapa. Y el terrorismo existe, y ahora existe en los medios de comunicación. Para los familiares de quienes sufrieron el terrorismo en sus vidas, no dejará de existir. Para quienes podemos un día estar en el sitio equivocado en el momento equivocado y entonces sufrir el terrorismo, somos eso, potenciales víctimas. Y para los políticos, que también son potenciales víctimas, resultan ser también los protagonistas del tema. Por qué? Porque se supone que el terrorismo tiene que ver con la política, tiene que ver con la organización social, en este caso, de un país. Como que, quienes ejercitan el terrorismo, son personas vinculadas a la política. El terrorismo es una forma, como cualquier otra, de expresarse socialmente. Ya… Quizás quienes aplican el terrorismo entendido como matar, no saben que matar no entra en las posibilidades de relacionarnos socialmente. Quizás es que, quienes asesinan, no saben que asesinar no vale, que es hacer trampa. Yo, que me meto con la política, pero sólo por aburrimiento, lo que no voy a hacer es aburrirme de quienes dicen que, por política, asesinan. Habíamos quedado en que la dictadura no es real como reflejo de lo que somos los seres humanos, es decir, que los seres humanos somos diversidad y, por tanto, no puede existir la dictadura, porque no responde a cómo estamos hechos los seres humanos. Ok, hasta aquí, se puede entender, otra cosa es que no se quiera entender. Y si no se quiere entender, no tenemos por qué escuchar, ni votar, a quien no entienda que el ser humanos es diverso. Y si no es dictadura, es democracia. Y quién no entiende la democracia? A ver, es que yo tampoco abogo por la democracia, porque soy rara, no me parezco a la mayoría, sino que pertenezco a una minoría. Pero también es verdad que hay minorías y minorías, al igual que hay mayorías y mayorías. Así que, precisamente, a veces estaré en el lado de la mayoría y otras veces estaré en el lado de las minorías. Y no por número, sino por la forma de pensar. Que también puede ocurrir que uno piense en función de lo que vea que piensa la gente, y se sume. Y no es lo mismo sumarse a una minoría que a una mayoría. Por descontado, la gente se suma a la mayoría, porque son más. Como que, si todo el mundo piensa “A”, será que es “A”… Pues mira por dónde, muchas de las veces yo estoy en la “B”, eso que piensan unos pocos. Bueno, yo no tengo la “culpa” que el sentido común sólo lo tengan unos pocos… Ya, pero, si quienes defienden una idea, han de recurrir al terrorismo para transmitirnos esa idea, por mucho que pueda ser de sentido común, lo que no tiene sentido es ese terrorismo. A ver, yo ya habría puesto más de una bomba en algún que otro lugar de trabajo donde he llegado a estar, por múltiples razones, y quien dice trabajo dice también en casa de algún exnovio, porque el novio de turno resultó ser rana, o familias de exnovios, por manipuladores, o amistades débiles, o en casa de todos, por ignorantes. Pero no se puede estar colocando bombas en plan “V” de Vendetta porque las cosas no fueron o no son como uno quiere. Si tienes una idea o una forma de pensar, tienes que convencer, los demás, tendrán que ver que tu opción es válida, y que no perjudica a nadie, al contrario, que tu argumento es beneficioso y ayuda a ser feliz. Si quieres convencer a base de imponer, de dictar, de sembrar miedo, de anular, de matar, de asesinar, eso, es hacer trampa. Si quieres que estén de tu parte porque impones, eso, no puede ser verdad que estés contento con eso. Pero hasta lo puedo entender, yo, que lo entiendo todo… Lo que importa es el objetivo, no la manera de conseguirlo. Es más, mientras consigas el objetivo, que es el que tienes claro, lo demás, son simples conductas en el camino, para llegar a la meta. No hay una valoración de esas conductas, lo que se valora es lograr el objetivo. No digo que quienes llevan a cabo un historial de conductas cuestionables no consigan su objetivo, y eso lo saben quienes las realizan. Quizás, de tanto terrorismo, los terroristas consigan lo que quieren. Si obligan a las personas a votarlos, si los distorsionan (decirle a alguien que te vote a cambio de… no morir, como mínimo, o de beneficios, para los que se pueden permitir hacerse los duros), si ese es el mecanismo, todos podrán “corromperse”, que yo me pregunto qué será corromperse! Yo estoy esperando a corromperme!! Vamos, yo quiero corromperme!! Si voy a vivir mejor, ahora mismo cambio de principios y de valores, a ver!! Vaya, hay quienes se corrompen porque no tuvieron otra opción, y va y yo que quiero corromperme, y no hay manera… La vida es injusta, jejeje. También es verdad que habría un camino que yo no iba a recorrer, que es el asesinato, por dios! Y no es el terrorismo “el fin justifica los medios”. El terrorismo, es una forma de vida. Empiezas de jovencito, que te reclutan, por herencia o por contagio, porque te crías en ese ambiente, porque quien admiras se dedica a eso, y va y el terrorismo se vincula a un trabajo como cualquier otro. Hay quienes trabajan barriendo las calles, y hay quienes encuentran como medio de vida aprender a fabricar bombas, colocarlas, o aprender a manejar armas, utilizarlas, y hay quien se droga para soportar con alegría un modo de vida que tiene que ver con quitarle la vida a los demás. Total, si lo que vas a conseguir, es un chalet en Castro Urdiales, pues mejor será eso que ser barrendero… Tú dile a un terrorista que estudie oposiciones, a ver qué te dice…. Pues oye, como cualquier hijo de Dios, yo estoy estudiando oposiciones. Qué guay, eh? yo también quiero pasta gansa, pero no se me ocurriría un trabajo que tenga que ver con matar a nadie… En fin, lo que son los jóvenes, aún son influenciables por los adultos. Y lo que son los adultos, resulta que asesinan y son ídolos de esos jóvenes… Y la tele, yo también quiero salir en la tele, pero no porque hoy puse una bomba. Si salgo en la tele, que además, ya lo he hecho, ya tuve mis quince minutos de fama que decía Warhol, será por sexóloga, que también es verdad que es una forma de terrorismo, pero bueno, jaja, no es lo mismo, seguro ;-) Y cuándo desaparecerá el terrorismo? Se pregunta la mass media y la opinión pública… Pues cuando no sea un negocio… Ya, y cuándo dejará de serlo? Cuándo el miedo no reportará dinero? Y la respuesta no es cuando se deje de tener miedo, porque cuando te apuntan con una pistola, es lógico y normal tener miedo. Y cuándo qué? Cuándo nada. Cuando quieran. Hemos llegado a la semilla de todo: hay que querer las cosas para hacerlas, hay que encontrar más beneficio. Encontrar qué es exactamente lo que convence al ser humano para que haga o deje de hacer. Qué es lo que quiere el ser humano, y qué es lo que entiende el ser humano de donde vive y de lo que se trata esto de vivir, entre mucha gente, y que todos estamos aquí, queriendo incluso lo mismo. Yo soy la primera que declaro V de Vendetta, porque mucho de lo que existe ni me gusta ni lo comparto. Pero la vida está entre quienes disfrutar realmente de una buena conversación y una buena compañía. Lo demás, son los demás con quienes no compartes, pero no por eso vas a estar en contra del mundo. Eso, ni es felicidad ni es lo que realmente importa. Eso es lo que le quiso decir Natalie Portman a V.

0 comentarios: