Conclusiones



Espacio para compartir el psicólogo que todos llevamos dentro.

Psicología, Sexología, Salud, Educación, Opinión, Humor, Mascotas...





Sección de crítica y cuestionamiento

Fue que estando las noticias sincronizadas en mi casa, pasaba yo por delante de la televisión, y entonces oí a un político ahí hablando. En mi casa no creemos en nada y en nadie, pero vemos, oímos y escuchamos, que seguramente será por eso… Se me ocurrió que lo que era aquél político, podría aquél colocar un cassette, un monigote y largarse al Caribe directamente. Para lo que decía, más de lo mismo, aún me iba a parecer más sensato el monigote que el susodicho tratando de ganarse el sueldo repitiendo mensaje. Por supuesto, no voy a decir quién era, porque en realidad, es lo que menos importa. Qué va! y sí que importa, porque estoy diciendo que alguien se repite, ayayay, quién será? del PP o del PSOE? me entenderéis, de verdad, no importa. De tanto que me puede aburrir la política, al final acabo leyendo (es lo que más hago sobre política, leer, a pesar de comenzar este episodio de blog con las noticias televisadas, que también) sobre el tema en cuestión, puro masoquismo, está claro, o sea, hacer lo contrario… y oigo y leo, pero es que está todo dicho. Os cuento: Oír en la televisión o en la radio aún me horroriza más que leer, pues siempre se dijo que había que leer, como que leer es cultura, y oír y ver es como lo accesible lo cual lo banaliza. La radio es como entrañable, y la televisión es espectáculo. Recomiendan leer. Leer es ese hábito que no se adquiere fácilmente. Total, en tanto que refiero a la política, leo lo mismo que oigo y veo. Y entonces están esas secciones en los periódicos, de opinión que seguramente también están sesgadas, como las de la radio y la tele. Dime qué periódico lees, y te diré lo que piensas. Será que uno trata de leer aquello a lo que sus convicciones se acercan… No es el caso, o sí. Vamos, yo querré leer lo que alguien quiera decir. La curiosidad me sobreviene simplemente por, todos los escritos, pensamientos y palabras al aire, se va poniendo de moda una forma de pensar, y de escribir en esas secciones de opinión de los periódicos (que sinceramente me encantan, si no, no las leería). A ver si ahora está de moda no creer en nada ni en nadie... Es lo que llevo haciendo yo toda la vida, y encima me fue mal por eso… De todas formas, es un alivio: por fin hay incredulidad!! jejeje. Ya una va escuchando y leyendo puntos de vista que tienen que ver con corrupción, honestidad, buscando una teoría al comportamiento humano, y no hay nada, porque eso que he podido leer de responsabilidad y que los políticos dimitan, si esa es la solución, mal vamos. La política que conocemos son quizás dos, una la dictadura y otra la democracia. Para quienes no vivimos la primera sabemos que es un poco según como le fue a cada uno, eso es lo que contará. Hay libros, películas, documentales, que según el sentir, eso es lo que nos van a transmitir. Siempre diré que una dictadura no es lo que tiene que ser. Es de cajón, inevitablemente. Esperemos que todos entendamos que dictadura es todo aquello que no da opción a las opciones. Quien se posiciona en esa opción, tiene opción, pero quien no, no la tiene. De ahí que se denomine dictadura. Entonces, no lo es aquello que proclama las opciones como opción. Es decir, que dictadura es dictar el camino, y resulta que la realidad existe en los caminos. Contemplar la existencia de “caminos”, no es dictadura. No pasa nada, cambiemos el nombre de las cosas. Que ya es abrir la mente, cosa que no va con “dictadura”, vaya por dios. Es así, dictadura no es mente abierta, es mente única. Pero ya vamos viendo que eso no es real. Que lo real no tiene por qué ser lo que existe, de ahí que existió dictadura. Pero vamos, suponiendo que el ser humano evoluciona…. Sin ganas de ofender, cosas que pasan, hasta para quien piensa que el pensamiento debe ser único (el que ese uno cree y con marketing hace creer a los demás en el único camino), va y ocurre que hay más formas de pensar. Entonces, democracia. Y va y oigo, y escucho, “valores democráticos”, qué coño será eso? ups, perdón, siempre fui mal “hablá”. Total, ni idea. En fin, también da igual. Es donde estoy viviendo, en democracia. Ya ves, nací y supe que en tiempos pasados hubiera tenido que exiliarme, o me hubieran quemado en la hoguera por brujilla, o hubieran quemado este blog, eso es avanzar: no es lo mismo que la quemen a una que quemen sus escritos, eso es evolución, que de verdad de la buena, es cierto. La idea es, que voy leyendo en lo que va siendo el periódico que leo, que se cuestiona lo que va siendo la gestión de este país. Esto ocurre a raíz de lo que va siendo la crisis. Existe la crisis, y va y se pone de moda cuestionarla. A ver, yo sería quien entra a cuestionarla, pero y va y hablo que hasta está de moda cuestionarla. Ay, no sé, siempre fui incrédula. Eso de leer en un periódico lo que es lo que yo siempre hice, cuestionar, va y yo lo cuestiono. Porque no es lo mismo criticar que cuestionar. Ser crítico de algo, es la antesala de serlo. Eres crítico de cine y al rato te están dando un premio por director de cine. Cuestionar, es lo mismo que crearse enemigos. Y no estamos para crearnos enemigos: nunca estuvimos como para crearnos enemigos. El incrédulo y que cuestiona, al fin y al cabo, no está de un lado o de otro, sino que ve ambos y ve que no funciona. Eso es lo que está pasando, pero además no hay respuestas, no se ve la salida por ningún sitio, se cree que seguirá igual, que los políticos seguirán siendo políticos. Qué decir sobre qué querrá decir que las crisis son cíclicas? O sea, que aún saldremos de esta crisis y otra vez alegría alegría, y batacazo, recortes, paro, no sé. Yo soy psicóloga, no economista, también es verdad. Supongo que los economistas también tienen sus teorías.

0 comentarios: