Conclusiones



Espacio para compartir el psicólogo que todos llevamos dentro.

Psicología, Sexología, Salud, Educación, Opinión, Humor, Mascotas...





Sin imagen

Al final, es para contarlo. Precisamente, creía que llegaba tarde, y es que aún no ha llegado. Resulta que hoy leí en un periódico que se celebraba el día internacional de la violencia de género. Y me he puesto a mirar en Internet noticias relacionadas y va y descubro que el susodicho día es el día 25. También es verdad que no sé en qué día vivo, pero eso que miras el calendario, pequeño gran amigo el calendario porque alguien dijo que la vida se organizaba en días, meses y años, pues que hoy no es el día que yo creía que era… es decir, que me disponía a crear una entrada de blog con excusa de, o con oportunidad de, a raíz de, un tema y un día, y que no es ese día! Que hoy no es el día que creía que era, según leí, sino que aún quedan dos días. Y yo que creía que me había pasado, porque creía que era ayer, día 22, y hoy ya es 23, una, que es brujilla y es a partir de las 00h. que existo, pues sucede que, en lo que yo iba a escribir, aún no ha sucedido. Y de lo que trata esta entrada de blog, es de un tema que, con pie a la declaración de un día específico del calendario sobre la cuestión determinada, va que es de lo que me predispongo a escribir. Bueno, oye, que me adelanto dos días, porque es el 25? pues ya lo tengo escrito, ea. Como suelo ser bastante coherente, lo que fuera a decir dentro de dos o tres días, indudablemente iba a coincidir con lo que escribo ahora. Que tampoco sé si eso es bueno, seguramente no, a ver, lo aconsejable es pensar cada día una cosa, cada vez lo tengo más claro, jaja. Pero eso, sería otra entrada de blog ;-) Total, que me trajo aquí una noticia un tanto desinformativa. A ver, para empezar, estoy enfadada porque hoy iba a escribir sobre un asunto que creía que era incluso ya tarde para escribir, porque yo empiezo al día siguiente a digerir las cosas, no ves que empiezo a las 00h. del día siguiente? y va y es que la noticia que leía, tampoco es que fuera un texto que informara de todo. Esto que digo, va en el inicio (luego, nudo y desenlace). Y el inicio lo utilizo para expresar mi desconcierto a aquellos quienes nos informan, que no informan, sino que sólo es un texto ocupando un espacio, y es que, si es una noticia, digo yo, da toda la información que puedas, no? porque hoy leí que era el día de la violencia de género, y resulta que ni es hoy ni sé nada más. Es como un poquito de información, pero yo tampoco tengo por qué saber que sólo es un poquito, que al fin y al cabo, precisamente, al leer la mini-noticia, como que me deja en el aire, puedo pensar en mí misma leyendo aquello, que es una mini-noticia y que ya ampliaré la información dónde, en otro lado? bah, periodista, periódico, no anheláis eso, no? a ver si mi fuente de información va a tener que ser otra. Yo ya no sé si estoy en el inicio o en el nudo, y me estaré acercando al desenlace… Bueno, lo que es la violencia de género, no hay un día concreto que nos lo vaya a recordar, sino que, desgraciadamente, hay muchos días que las noticias nos recuerdan que existe la violencia de género. Como psicóloga, podría definir lo que es "violencia". Como sexóloga, podría definir lo que es “de género”. Como persona, diré lo que me da la gana en el blog. Bingo! Lo último, jejeje. A ver, es que en el blog soy todo el rato psicóloga y sexóloga, incluso cuando pongo cancioncicas, libros y pelis, por supuesto ;-) Como tampoco sé quién me lee, lo voy a comentar, por si acaso. Hubo una vez que creía en plan educación sexual junto con un gran profesional de la sexología en este país, y se nos comunicó que nuestro proyecto había tocado su fin, y era otro proyecto el que se iniciaba. Precisamente, era la atención a las mujeres, la violencia de género y esas cosas. Lo que fue del profesional que os digo y de mí misma, como somos como somos, tampoco dijimos nada, pero lo pensamos. Pensamos que una cosa no quita la otra, pero eso, no se lo dijimos a nadie. Sabemos que alguien que tiene catorce años, que va y consulta sobre sexualidad en su ayuntamiento, y que ni siquiera sus padres saben que acude, no es un voto, pero las mujeres, que tienen su sitio en el ayuntamiento, sí que votan, y tienen su merienda, o sea, votan. Lo siento, porque me siento profundamente profesional, y también profundamente crítica con el mundo que me rodea. Cómo no voy a entender yo lo que es la atención a la mujer? Lo que no voy a entender es que los presupuestos sólo sean para una cosa o para la otra… Yo sé que eso no se lo cree nadie, porque, cuánto cuesta la educación sexual? A caso se les ofrece una merienda a los jóvenes que van a su ayuntamiento a consultar si una se puede quedar embarazada aunque no lo haya hecho con condón? porque eso, es una pregunta real. Ni el Papa ni este país va a saber nunca lo que necesitan los jóvenes, vamos, parece que nunca fueron jóvenes, yo qué sé, se les olvidó pronto, o es que no lo pudieron ser… Y tan importante es un tema como el otro. Pude ver cómo los presupuestos se destinaban a la mujer, y yo soy mujer. Personalmente, me puede parecer interesante, porque soy mujer. Otra cosa es que no sea feminista, que no lo soy. Ay, me crié entre hombres, sólo éramos mi mami y yo, alrededor de mi papi y un montón de hermanos. Vi que mi madre "imponía" el sentido común, no la ley de la mujer, y vi que los hombres usaban el sentido común para lo que querían, así que, sólo sé que puede ser que viva en una esquizofrenia, entre dos mundos, el femenino y el masculino. Vamos, que entre mis estudios, mi vida y yo misma, os cuento, profesionalmente, mi punto de vista, lo que me inspira el comportamiento humano, por ejemplo, sobre lo que estamos hablando, la violencia de género. Una que ya va teniendo una edad, nací en un contexto en el que no existía el concepto de “violencia de género”. Sólo existía la violencia. Y fue mi padre que un día me regaló el libro “Las semillas de la violencia”, de Luis Rojas Marcos. Y ahí estuve yo hace menos de un año escuchándole, en otro contexto y gracias a la asociación APNADAH. Fue ideal oír cómo transmitía lo que quería decir, que eso es ser un buen ponente. Lo que pude leer en su libro va sobre el germen y cómo se riega la violencia, que es lo que no se quiere. Conocer cómo se genera lo indeseable, es lo que vamos llamando prevenir. Si se sabe cómo se inician las cosas, podemos intervenir. En mi opinión, no es sólo prevenir o ser adivino de lo que pueda pasar, sino también actuar cuando ocurren las cosas, saber gestionarlas. En concreto, hablando de violencia de género, no puedo suscribirme a ese término, al de violencia de género. Es como decir que es el género masculino el que ejerce violencia, sobre el femenino. Y no siempre es así. Seguramente el género masculino es más escandaloso que el femenino, porque el hombre actúa diferente a la mujer. A mí, me dará igual si es el hombre o la mujer quien ejerce la violencia, porque, como vengo diciendo, probablemente el ejercicio de la violencia sea diferente porque hombres y mujeres somos diferentes. Puede ser que el hombre acabe por mostrar una violencia física, entendida por el hecho de pegar e incluso matar. Y la mujer, ejerce su violencia a otro nivel: no pega, o sí, o envenena… Un hombre no irá a declarar que su chica le pega, pero sí una mujer irá a declarar que su chico le pega… El hombre siempre fue más de acciones, para bien y para mal. La mujer, siempre fue más verbal, más de decir, y quizás dijo cosas que tenían que ver con violencia, pero no las denominamos “de género”. Así que, ahí lanzo mi crítica a la etiqueta “violencia de género”, y de todas formas, ahí va mi inquietud a la semilla del mal, del mal que uno pueda generar a otra persona, porque el mal empieza en uno mismo. En el momento en el que te pones a volcar todo lo malo, es porque estás mal, te sientes mal, seas hombre o mujer y, si eres hombre, te pueden tachar de culpable de “violencia de género”. En realidad, seas hombre o mujer, si ejerces violencia es porque tienes que salir corriendo de donde te encuentras, no sólo la víctima es la que tiene que salir corriendo. Siempre, quien vistosamente acecha con su ira, tanto como quien se deja exponer por la ira porque estás esperando a que todo cambie, en ambos casos, hay una posibilidad entre un millón de crear una nueva situación, y quizás haya que pedir ayuda.

0 comentarios: