Conclusiones



Espacio para compartir el psicólogo que todos llevamos dentro.

Psicología, Sexología, Salud, Educación, Opinión, Humor, Mascotas...





Dios mío, esto es un infierno!

Cada trabajo que empiezo, tiene un final. Yo no sé si es que el trabajo es como la vida misma, que le espera la muerte. Pero vamos a ver, no puede ser que encuentre un trabajo y me quede ahí hasta eso que dicen de jubilarse? Me hago mayor, no puedo estar con contratos de tres, cuatro meses. Y menos aún, si alguien se cree que tengo cara de voluntaria! Eso ya lo fui, de todo el voluntariado que he hecho en mi vida, ya tengo el chaletazo en el cielo. Y encima, seguro que tampoco fui todo lo buena voluntaria que se debe ser cuando eres voluntaria. Es que, cuando he sido voluntaria, lo he sido pero no voluntariamente: por mí, hubiera cobrado por la tarea que hacía como voluntaria, cuál es el aliciente de ser voluntario? Si ni siquiera soy creyente, desde luego, nunca me creí buena persona, sino que el voluntariado es lo único que he podido hacer. Es más, suelo ser una persona que cae mal, ay, hay gente que cabe en cualquier lao, pues yo, debe ser que soy graciosa pero mejor tenerme lejos; pues, curiosamente, para hacer voluntariado, nunca he caído mal, vaya por dios. Que también, ha habido personillas por ahí que han intentado apartarme, pero nada grave, si no es por el camino A, es por el B, y al final, pues eso, voluntaria. Pero pagarme, pues eso ya no. Mira que estar de voluntario en un sitio, oye, pues contratar a esa persona, tampoco es una idea descabellada! Al fin y al cabo, no es alguien que acaba de llegar, sino que ha rodado y el desempeño de lo voluntario proporciona experiencia, eso debe ser bueno, digo yo. Pero bueno, cuando hablamos de dinero, ya es otra cosa. Seguramente puedes ser voluntario aunque caigas mal, pero ya que te paguen, tienes que caer muy bien, jejeje. Y a ver de qué estamos hablando, que, lo que cae mal de mí, es mi sentido del humor! nadie me entiende… No voy a encontrar nunca ese trabajo donde pueda jubilarme, porque nadie me entiende, vaya tela, debería ir a la tele a contarlo! Bueno, ya lo cuento aquí ;-) Con los años, ya no sienta igual el hecho de ir de trabajo en trabajo, el hacer voluntariado, cobrar un sueldo que sólo da para pipas. Todo eso, qué, miro mi currículum, y pienso que es una novela de terror, trabajos aquí, trabajos allá, y lo que no son trabajos sino que es voluntariado pero lo pones como trabajo, total, no tienes por qué explicar exactamente que es que tu actividad no era remunerada… que para el cómputo no computa, claro, mi currículum no es lo mismo que mi historial laboral! imposible! Y eso, cien mil cursos que me recomiendan quienes saben de esto que no los ponga porque no lo van a leer, tú te crees? Si mi currículum tiene cuatro páginas y estás buscando un trabajador, lo mínimo que puedes hacer es leerte la biografía del futuro empleado, o es que no interesa saber qué sabe? En fin, oye, que vale. He tenido trabajos donde me han invitado a largarme, otros en los que me han largado sin invitarme, y otros donde me he largado yo. Si el final es el mismo, obviamente, no estás en ningún lado, si te dicen que te vayas o te vas tú, da lo mismo, estás fuera. Y no se puede estar fuera del mundo laboral. Las razones que explican la circunstancia de que te digan que te vayas, son variadas: porque quieren poner a otra persona en tu lugar, y porque fundamentalmente, es que una se lo monta mal. Si no haces lo que hay que hacer para conservar el trabajo, pues lo pierdes. Y una cosa es trabajar, y otra trabajarte poder seguir trabajando. Me explico: uno puede hacer muy bien su trabajo, pero son los demás quienes deciden si vas a continuar o no, y ahí entra en juego una serie de habilidades, que supongo que se aprende a base de palos. Miro atrás y pienso, ostras qué ingenua fui en aquél trabajo! y en aquél otro, que se me ocurrió abrir la bocaza! y en ese otro donde exigí mis derechos, en qué estaría pensando! Total, a la puta calle. Como pidan referencias mías en alguno de esos trabajos, yo no vuelvo a trabajar en la vida, jajaja. Y luego están los trabajos de donde fui yo la que se fue… Claro, miro atrás y pienso, ostras, por qué coño me iría, creía que iba a encontrar algo mejor? Si me fui porque las cosas se hacían con el culo, es que imaginé que en otra parte no se hacen con el culo? Total, lo reconozco, un atrevimiento por mi parte. Nadie quiere a un trabajador que le evidencie que no sabes cómo aún no se ha hundido su proyecto. No es un “déjame a mi” ni un “quítate tú para ponerme yo”, sino un “valora mi trabajo, y que tu trabajo no entorpezca el mío”. Difícil, muchas veces porque sencillamente las cosas se hacen con el culo porque en realidad todo importa un bledo, mientras no se hunda, se puede flotar, y te comes marrones y te estresas en un sitio donde, si las cosas importan un bledo, eso es lo que importas en ese trabajo, un bledo, y lo mejor que puedes hacer es largarte y aspirar a significar algo allí donde trabajes, digo yo. Así que, por hache o por bé, tienes en el currículum un cúmulo de despropósitos de trabajos que encima como que queda mal, da mala imagen. Pues nada, estoy segura de que sí hay personas capaces de contratar a alguien que ha navegado, naufragado, y que sigue creyendo en su profesión, pues, quieras que no, tanta marea y río revuelto, llega un momento que haber vivido todo eso te hace más consciente del proceso, de los cambios, de la diversidad de circunstancias, y, sobre todo, porque ese próximo trabajo lo ves como el descanso del guerrero. El día que encuentre ese trabajo en el que diga “qué descanso haber encontrado este trabajo!”, voy a venir corriendo a contarlo aquí! Yo querría trabajadores que pensaran así de su puesto de trabajo! Un descanso! No un estrés! Y no me estoy refiriendo a poder llegar tarde, jejeje, que es la única razón por la cual me haría funcionaria, para llegar a la hora que me dé la gana, toma ya! total, siempre soy la última que se va de los sitios, y no me estoy refiriendo a que cierro los bares, que también! Opositar es una opción más porque es una puerta a la que llamar. Que luego, en fin, mi cerebro es incapaz de memorizar un temario de aquí a la china, pero eso es lo que hay. Hay que buscar una puerta donde haya una cola, no un camino eliminatorio. Hay “x” plazas, o estás dentro o estás fuera. Pues no, eso es una pérdida de tiempo y una tomadura de pelo, que la gente debe ser que no se entera si es que acepta esas reglas del juego. Está claro que yo jugué y me quedé fuera, si no, no lo estaría contando así, jaja. Así que, otra oposición que sea que haya una lista, como la lista de espera del médico, pues igual. Que luego, en fin, la lista tiene su mecanismo, y es que avanza, retrocede, se para, te saltan, y tú ahí, en la lista. Opositas otra vez, haces cursos para que te puntúe, y ahí, el cerebro no mejora, al contrario, empeora, cada vez tienes menos neuronas, pero esperas que las que tienes, vayan reteniendo lo que vas estudiando. Y digo yo, que todo esto, que cuesta dinero, pues que mientras hay que vivir! Para qué querrá el país a todo el mundo opositando? Pagas cursos, pagas sindicatos, pagas los exámenes, pagas la academia, pagas el temario, pagas el nuevo temario (es que va cambiando), y pagas la luz, el agua… Y esto sólo es un camino, eh? no está garantizado llegar a la meta, supones que algún día llegarás. Pero mientras, hay que vivir, y pagar. Y entonces, en tu pueblo, hay una oficina que te encuentra trabajo, sabes? vas y dices lo que sabes hacer, y ellos te dicen que en no sé qué sitio necesitan a alguien como tú. Bueno, esto no siempre pasa. Mientras, te puedes formar, y dices, claro! para luego no ponerlo en el currículum porque no se lo van a leer? Es broma. Pues eso, que te puedes formar, ya, pero, la luz, el agua, hay que pagarlo. Uno lo que necesita es trabajar. Ni paro ni subsidios ni ayudas ni pamplinas. Yo no quiero estar en mi casa tocándome los huevos, aunque suene ideal. Y menos aún, lo que no quiero es que la falta de trabajo me haga no creer en el sistema. Porque, en el momento en el que no creas en él, él te va a penalizar. Esa misma oficina de trabajo donde, o no te encuentra trabajo, o te encuentra trabajos temporales de contratos basura, se va a quedar con tu paro en el momento en el que bajes la guardia. Nada, resulta que hay una ley por ahí que legitima al Estado a que te robe. Ya veremos, porque es el colmo. Los detalles macabros ya los cuento otro día. Efectivamente, comprobar esto ha sido lo guay del día, de ahí que vuelque mi ilusión en el blog! Es que, no se va a hundir el país, me voy a hundir yo! y al país no le importa, pues ya ves. Que yo no tenga poder adquisitivo, que no tenga un trabajo, que meta mano en mis bolsillos y note que hay manos que no son mías en MIS bolsillos, incluido el Estado, y empresas que lo que hacen es subirte el precio de las cosas, además de empresas que te ofrecen lo mismo e incluso menos por precios que es que no hay dinero para pagar. Desde luego, el Estado y las empresas que recorten sueldos, empleos, servicios y atenciones, que yo lo que único que puedo hacer también es recortar, y ya pueden empezar a cerrar empresas, comercios, que yo no puedo consumir, no ves que no entra dinero? consumir cosa inevitable, qué te crees? Ah, por eso, por poco que consumas, habrá empresas que no cerrarán, sino que, como cualquier espabilado, te engañará en el producto que te ofrece, no esperes calidad, ni que las cosas funcionen, ni que valoren que eres cliente, sólo quieren tu dinero, no que estés contento. Lo de feliz, que te haga feliz tu pareja, tus amistades, tu familia, tu mascota, pero no el Estado, ni los bancos, ni las tiendas, ni las leyes, ni los políticos! Es que estamos muy equivocados! Por cierto, feliz 2011!!

2 comentarios: