Conclusiones



Espacio para compartir el psicólogo que todos llevamos dentro.

Psicología, Sexología, Salud, Educación, Opinión, Humor, Mascotas...





Que no te lo cuenten

Voy a partir de la siguiente idea: de un escritor leí, que un escritor cobarde no es un escritor, no puede ser cobarde. Le he echado un vistazo al blog, a las entradas que he hecho, las cosas que he dicho, y cómo las he puesto. No sé si es porque del 2010 hemos pasado al 2011, lo mismo que hace Informe Semanal que realiza un repaso al año que acaba, pues lo mismo he hecho yo con el blog conmigo misma. El contenido del blog lo encontramos en distintos formatos: tiene palabras, imágenes, vídeos y música. Personalmente me parece que Internet y sus formas recogen fielmente cómo aprendemos y cómo vamos comunicándonos los seres humanos. Somos audiovisuales, por eso a la escritura se le suma otras áreas, que son importantes en nuestras vidas. Todo influye, y todo se influye mutuamente, en muchas direcciones. Si existen esas áreas entendidas como compartimentos, como que cada cosa es una cosa, es sólo para que nuestro entendimiento capte y conozca, pero en la realidad, todo está interrelacionado, independientemente de que se pueda hacer más hincapié en una cosa que en otra, dependerá de otras cosas, je, y de ahí que cada cosa podamos contemplarla como dimensión con sus características propias. Vamos a hablar de la escritura. Y entonces retomo la idea con la que parte este escrito. Qué significa que un escritor no puede ser cobarde? A mi entender, lo que yo hago aquí, además de esas otras formas de formato (las imágenes, las audiovisuales y las canciones y la música) es escribir, y cuando escribes (y tratando de abarcar más allá de lo que corresponde a la profesión de escritor), seas escritor o no, estás transmitiendo unas ideas, de una forma determinada y expresando unos pensamientos determinados. Dependiendo del contenido, entiendo que, lo que se escribe, lo que se cuenta, nos puede inquietar más o menos. Si el tema que nos ocupa es el comportamiento humano, todos nos podemos sentir aludidos. Si a alguien le suena algo de lo que yo escribo aquí, en todo caso puede ser un alivio porque eso querrá decir que no soy tan extraterrestre como pensaba. Para mí, hay mil historias que se pueden contar con respecto al comportamiento humano. Ya se hace. El ser humano escribe sobre el ser humano, sobre sí mismo, sobre los demás, sobre lo que uno imagina, sobre lo que se le ocurre. Y escribir es lo mismo que hablar. Y hablar, ya se hace. El ser humano habla del ser humano, de lo que le pasa, de lo que vive en su relación con los demás, habla de lo que las emociones le hacen vivir. No todo el mundo que habla escribe, y también hay quien escribe que no habla. Yo voy a ver si hago esto último, jaja. Ay, no sé, cuando escribo plasmo mejor mis ideas, luego cuando hablo, me lío yo sola, no acabo las frases, escucho demasiado e intervengo a destiempo, lo cual ya no funciona y, sobre todo, cuando actúo es cuando la cago. Vamos, ideal. Pero bueno, esto ocurre solo cuando las cosas son de índole extraterrestre, os lo vengo diciendo… Quien escribe, efectivamente, no puede ser cobarde. Es decir, qué vas a contar? el tiempo que hace en tu ciudad? Fíjate tú, que el profesional del tiempo te puede decir que mañana va a hacer mal tiempo, y nadie se mete con él. Vale, sí, con la Meterología me pasa como con la Iglesia y con la Política, que me traen de cabeza, ESCRIBO sobre estas disciplinas, y me intrigan, no lo puedo evitar. No es que haga una crítica porque el mundo me hizo así, sino porque, quien escribe, no puede no ser todo lo valiente que hace falta para escribir y quizás decir cosas que a no todo el mundo van a gustar. Por ejemplo, cualquiera de esas tres disciplinas que cité, pueden sentirse aludidas en mis escritos, pero entenderán que no voy a ponerme a hablar, si nos ocupa el comportamiento humano, sobre las plantas y si yo afecto a su fotosíntesis o si su fotosíntesis me afecta a mí. Eso, sería de extraterrestre! En fin. Total, que puede ser que lo que escriba, resulte demasiado contundente, que parezcan sentencias, que son premisas poco deducibles, o claramente deducibles, con experiencias arrojadas al viento, que según sople, se me va a entender o no. No lo sé, todos somos psicólogos de nosotros mismos, por eso, es cierto que podemos comprender todo lo que a cualquiera de nosotros nos puede pasar, porque estamos hechos de lo mismo. Sin embargo, no todos vamos a pensar igual, ni vamos a actuar igual. Soy consciente de, cuando me propuse a llevar a cabo la aventura del blog, iba a ser todo un descubrimiento para quien escribe, porque escribir sobre el comportamiento humano, sobre el mío y sobre el de los demás, es de una valentía que, no obstante, no quisiera pensar que realmente es así, es que, si quien escribe no puede ser cobarde, puede ser de lo más lógico y normal. Desde mi punto de vista, la cobardía o la valentía tiene que ver con uno mismo, en el sentido de traducir estos conceptos como aquello que uno no se atreve a hacer, y va y entonces lo hace. Quiero pensar que no es por una cuestión de los demás por lo que uno pueda hacer o no algo. No tendría sentido. Los demás, están ahí, como tú y como yo, y que te comprendan o no, no es argumento suficiente como para expresarse o no. Quizás, es que te hayas expresado mal, o quien te atendía parecía que lo hacía pero sólo estaba pendiente de lo que te iba a responder, no de lo que escucha. Son muchas las circunstancias, la biografía de cada uno, lo que hicimos de la sociedad, que la sociedad somos todos (lo que pasa es que hay que actuar, ya hablaremos de ello en otra entrada de blog!!! jejeje). Yo qué sé, hay que ser valiente para escalar el Everest! eso sí! En otro caso, es que la vida hay que hacerla, y en la vida nos pasan cosas, que nos gustan o no, que las escribimos y las leemos. Para el 2011, seguiremos intercambiando nuestras impresiones, con valentía, y sobre todo, porque alguien me dijo que debía añadirle al blog, más optimismo cuando escribo, cuando blogueo! Es cierto, que yo lo intento, la vida es bella, seguro ;-)

0 comentarios: