Conclusiones



Espacio para compartir el psicólogo que todos llevamos dentro.

Psicología, Sexología, Salud, Educación, Opinión, Humor, Mascotas...





Marear, marean

Uno puede decidir no enfadarse, efectivamente, pero marear, marean, totalmente. Cómo sigue la historia? Pues continúa, la historia continúa, y viva Internet que aquí nos lo contamos todo ;-) Por supuesto, hasta que a uno no le pasa, pues tampoco pones en el Google exactamente lo que te puede ocurrir, lo que buscas, es lo que vives en ese momento. Lo digo porque, enseguidica indagué sobre la cuestión ésta del paro y que te quiten un mes. Comprobé que no era la única. Lo cual, todo esto resulta ya sospechoso… Y este blog, quise titularlo “estudio del comportamiento humano”, precisamente para tener vía libre a hablar sobre cualquieeeeer asunto, vamos, sobre la conducta humana, así, en general, ale ale. Y lo que me está sucediendo con la ley, es un poco parafraseando un título de otra entrada de blog, que no tiene nada que ver con este tema, diría “tuve una riña de enamorados con la ley”. Pues oye, eso, hay que contarlo, para que vosotros, no riñáis, no os enfadéis, y que, para quien no se entera ni de la mitad, como yo, pues que lea aquí lo que le puede pasar, por ley. Es que, por favore, que fluya la información, no? claro, nos dijeron que la información es poder, y así, todos a no contarnos las cosas, para que el prójimo desinformao sufra… Supongo que no es el objetivo, simplemente que, el que más sabe, pues mejor para él, tampoco tendría por qué plantarse en la plaza del pueblo a gritar “se hace saber”, aún habría quien dijera “eso ya se sabe”. Y si nadie nos cuenta, qué menos que los de las ventanillas (PARA ESO ESTÁN), quienes no sabemos, nos íbamos a quedar igual, sin saber. Vamos, yo, porque sé leer, y mea culpa de no leer lo que no me dijeron en las ventanillas, porque escrito está, eso alegan para penalizarme. Y quien no sabe leer? y tampoco le puedes decir a todo el mundo “mira en Internet”, no todo el mundo lo utiliza. Yo creo que, los de las ventanillas, presuponen más que informan. Si te ven cara de pillina, pues te cuentan lo mínimo, y yo siempre tuve cara de pillina, como que sé. Incluso, adivino, que mi actitud es de que yo ya todo lo sé, y por eso, no me cuentan ná. Veis? si la culpa es mía, seguro. Hoy ha sido el remate intermedio, porque el remate final será cuando vea MI resto de paro en Mi bolsillo. Pues érase que se era (jejeje) que aquella notificación sobre que uno se queda sin un mes de paro por situación irregular, resulta que, si no te enfadas, es decir, si no alegas desacuerdo (enfado), pues se creen que es que ya no quieres ni recibir el resto del paro que te corresponde. Pero qué deducción es esa? Vamos a ver, me has dicho que me vas a castigar sin un mes, pero, lo que queda? Pues va y me explican que es que tengo que solicitar que me reanuden el pago. Eso no sería marear? A caso se creían que no iba a preguntar por el resto de paro que me quedaba por cobrar? Pero no es que uno se lo pregunte al descubrir que es que no ves ni un duro, es que tienes que ir a preguntar si es que no te van a dar el resto. Y, entonces, si no alegas incapacidad física o (también vale “y”) mental, tienes que alegar que no alegas. Vamos, no me jodas, eso sí que no lo ponía en ningún lao, y por supuesto, ninguna ventanilla me lo dijo. Ya estamos… Y ahí que le suelto a la de la ventanilla que es que no he querido alegar que los de las ventanillas no me han informado lo suficiente, pues es que yo, ya me sé, gracias a las ventanillas, que es que ya tenía que conocer la ley, y que su incumplimiento, no exime de sed de justicia… Total, que sin querer alegar, he alegado. Ahí vamos. Bueno, y ya he flipado cuando me ha dicho no sé qué de plazos desde no sé qué de Diciembre (que encima ése es el único mes que cobré, y así pude comprar los regalos de Navidad, gracias a Dios), plazo que se me ha retenido y que, porque alego que no alego, se retoma el 30 de Febrero… Mi cara, un poema. Ala, eso, el 30 de Febrero, eso es que no voy a cobrar nunca!! Un poco pilla sí que ha sido la de la ventanilla, que me ha dicho “escribe ahí que no vas a hacer alegaciones”. Y, claro, he desconfiao… no puedo dejar constancia escrita de, que algo que me ha supuesto un dolor de bolsillo y de cabeza, se resolviera así… Así que, al final, pues he alegado que no alegaba algo que no servía para nada alegar. Ese es el resumen de lo que he escrito para la posteridad, desconocemos si alguien lo va a leer, y si va a servir para algo. A mí ya me ha dicho la de la ventanilla que a mí no me servía, que no me van a despenalizar, pero yo quise reflejar lo que va siendo una realidad. O sólo la realidad de unos cuantos, como yo. En todo caso, en todas esas ventanillas en las que me han dicho que tenían la conciencia tranquila de haber realizado bien su trabajo, y que la culpa era mía por no leerme los susodichos boletines, entiendo que, quien lea mi alegación de no alegación, donde expuse incluso la incertidumbre de “¿leyes pedagógicas?”, se irán a dormir pensando qué importante es su trabajo de informar. Y lo es. Quizás no sepa transmitirlo, quizás esas personas que están ahí piensen que me enfado porque soy una enfadica, a veces me entienden, y al rato se defienden, y lo que yo quisiera ALEGAR, es que son ellos nuestro vínculo con la ley, que son nuestras puertas, son las ventanas (hasta ahora, “ventanillas”) que nos enseñan nuestros derechos, y nuestros deberes. Que no nos digan que ya tendríamos que saberlo, que no nos hagan sentir culpables por no saber, están para informarnos, para hacernos la vida más fácil… Nos dan luz en la oscuridad, nos dan opciones cuando, por ejemplo, la vida nos lleva al paro, por citar lo que me lleva ya unas cuantas entradas de blog, que os estoy mareando, os estoy mareando…

0 comentarios: