Conclusiones



Espacio para compartir el psicólogo que todos llevamos dentro.

Psicología, Sexología, Salud, Educación, Opinión, Humor, Mascotas...





A cascoporro



Mira, de verdad, Internet desordena más que ordena. Tal cual localizas todo lo que quieres, como que no encuentras nada de lo buscas. Sí, claro, lo de encontrar, ocurre cuando dejas de buscar. Pero Internet no funciona así. Cada cosa tiene su mecanismo. Ya, últimamente, no me sitúo. La realidad es más tangible que este mundo de posibilidades todas reales. Y eso que la realidad nunca superó la ficción, jejeje. Bueno, en todo caso, dejo referencias, es lo único que puedo hacer. O es que andaba equivocada, no todo está en Internet? Venga va, si hasta pude contar la experiencia de ir al Ayuntamiento y que me dijeran que todo está en Internet (que es lo mismo que decir “todo está en las leyes”). Ya nada te lo dan en papel, ni ya nada te lo explican por la boca. Lo de ya nada en papel, puedo hasta estar de acuerdo, una que no es de Greenpeace pero casi. “En Internet”, hasta en el paro me miran mal si es que voy, porque me dicen “esto lo puedes hacer por Internet”. Ya. Y yo contesto: “ya tuve una mala malísima experiencia por Internet en cuestión de paro”, que también es verdad que, ante el contratiempo, no movilicé helicópteros, pero enseguida ellos se movilizaron vía tradicional correo postal de toda la vida para notificarme aquello de “te quedas sin un mes de paro”. Que no que no, que nunca fue lo mismo estar de un lado que del otro. Ya ves. Si yo no digo que Internet no funcione (válgame dios, que muchos trabajos encontré así), y, vamos, ya no estoy hablando de la conexión intergaláctica proporcionada por las compañías telefónicas, que eso es un mundo aparte y en sí mismo, sino por la configuración de las webs. Pues eso, que ni idea. No dejo link, ala, os lo cuento y ya está. Pues érase una vez… que un domingo así como a la tarde noche sintonizada con RADIO 3 pude escuchar a Joaquín Reyes. Este chico de Muchachada Nui. Vale, ok, no sabéis nada, no? jaja. Es broma, seguro que sí, seguro que YA sí. Pues que te pasas un rato que te ríes. Te ríes porque el chico lleva el sentido del humor encima (lo que es en su casa, no lo sabemos), pero tampoco hace falta reírse. Me refiero a que, lo que yo pude oír en la radio, fue más interesante que humor entendido al formato acostumbrado de Muchachada Nui. Son cosas distintas. Pero no es tan diferente, seguramente porque la idea es pasar una tarde noche de domingo vía radio entretenida, desenfadada, amena, y espontánea para quien escucha. En todo caso, desde aquí, puedo desear que localicéis a este chico, que lo mejor que nos puede pasar es ENCONTRARNOS vía no sé qué de forma distendida. “Dragones y mazmorras” puede simbolizar la odisea de Internet, no? joer, todo son odiseas, jaja. Entre el periódico, con Juan José Millás que no sé cuándo escribe, a Javier Cuervo que no encuentro sus artículos en versión digital, B en el programa siglo XXI de Radio 3 que tampoco es exactamente lo que escuché (y entonces existe Youtube, de ahí todo! de ahí la entrada de blog anterior), y lo mismo me pasa ahora con Joaquín Reyes, que no encuentro el programa que escuché el otro día para ponerlo aquí, pues es que hizo un programa dedicado a la experiencia vital de alguien de, a ver, más o menos, la edad que yo tengo. No voy a decir mi edad, por supuesto, porque decir tu edad es como revelar un secreto… Pero vamos, mi edad, está todo clarísimo, no? Personalmente, tampoco es que lo viva mal, sino que, es una edad tonta. Ni es ser mayor, pero vas recordando. Joaquín Reyes me hizo recordar “Dragones y mazmorras”. Puff, y unas cuantas series más. Si pongo la sintonía de “Jackie y Nuca”, es lo mismo que revelar por qué soy como soy. Porque tenía a Jackie osito muñeco que todo lo entendía! Yo lo entendía a él, lloraba con él, lloraba con la sintonía, vamos, la escucho ahora y si tienes un poquito de sensibilidad, te toca, fibra sensible, está ahí. Y si lo viviste, más. Lo único que podría esperar es que, quien tiene hijos, ni se imagina lo que hace la infancia. Probablemente porque tuve una infancia bastante infantil, que es lo que toca, de adulta te das cuenta lo protector que resulta tener una infancia tipo osito Jackie, Candy Candy, Los Diminutos, Belfy y Lillibit, y también Ulises, Willy Fog, Dartacán, porque de nano lo único que haces es soñar, crear, imitar aventuras, imaginar lo imposible, disfrutar de lo irreal, creer en lo que no tiene normas. Si no lo haces a esa edad, cuándo lo vas a hacer? Y entonces, me pareció genial recordar unos años atrás. De todas formas, ya lo hablaremos otro día, pero, personalmente, me parece que es mejor recordar la infancia que la adolescencia. Entiendo que el programa de Joaquín Reyes fue un recorrido vital en la edad, la nuestra la que yo tengo, vamos, quizás hasta yo soy mayor que él y todo, a ver. Pero parece que, recordar la infancia es como recordar algo que fue, puff, hace mucho tiempo, y que es algo que no se puede volver a repetir. Recordar la adolescencia, es como decir que aquello fue antes de ayer y que, en un momento dado, caerías y en realidad tienes un pie allí y otro aquí y un poquito más aquí. Por eso digo que es como para hablarlo otro día, como que otro día hablaremos de esa adolescencia que arrastramos, porque es nuestra, porque seguimos allí, porque nos sentimos así, en realidad, los años no pasan, lo que pasa, es el tiempo, la vida, las horas, y cambia lo demás, y nosotros, siempre vamos a estar donde no se es posible ser, aunque no podamos. Puede ser que la adolescencia tenga más tema que la infancia, pero porque es en la adolescencia donde juegas a experimentar. En la infancia, juegas a juegos .Y el adulto aún te mira con INOCENCIA. Por eso, que la infancia se viva en ese desconocimiento de las cosas, que se viva en la fantasía de los dragones y mazmorras. Ya tendrás tiempo en la adolescencia de sentirte ser dragón y no querer vivir ninguna mazmorra, y luego va y es el resto de tu vida así. Y entonces, no quise hablar de arrastrar, no quise hablar ahora de la adolescencia, que alguna vez seguramente comenté por aquí por el blog. Vamos, y lo digo por mí primera, por supuesto. Eso es la Psicología. No tiene sentido de otra manera, porque es lo mismo que un músico componiendo, y un poeta dejándose ver en lo que escribe. Y me presupongo que no soy la única. Ala, ya me he puesto seria. No, ;-) Si alguien os pregunta si me conocéis, decid que no. Demasiado seria…

0 comentarios: