Conclusiones



Espacio para compartir el psicólogo que todos llevamos dentro.

Psicología, Sexología, Salud, Educación, Opinión, Humor, Mascotas...





Magia

Ya me costó el otro día localizar el artículo de Javier Cuervo, pero es que hoy, a no ser que me espere a no sé cuándo, se puede saber dónde está su artículo? No entiendo por qué no sale en ese periódico habitual que leo, yo lo leo en versión impresa, pero vamos, para poner el link aquí, lo estoy buscando en su versión digital. En fin, si este chico, Javier Cuervo, me lee, que sepa que pasa esto. No sé, llamaré a atención al cliente del periódico, no? Yo no es que sea cliente del periódico, sino que soy cliente del café, y en la cafetería recorro esa odisea de pillar el periódico, y adivinar lo que pone a través de esas manchas de aceite de los clientes lectores, como ya contamos la otra vez. Bueno, pues nada. Estaremos al loro. Me ocurre igual con averiguar cuándo exactamente escribe Juan José Millás en el susodicho periódico. Me llegué a apuntar en un papelito “escribe los martes y los viernes”, para tenerle fichao, y resulta que puede ser un jueves y ahí lo tengo, esperando a que le lea. Sí, claro, yo me puedo poner a leer el periódico todos los días, no vaya a ser que pase algo nuevo en el planeta, y una sin enterarse. Quien dice periódico, dice las noticias, en la tele. Me he tirado una semana en el Caribe, y allí sin blog, sin Facebook, sin tele y sin periódico. Vuelta a la vida real, hola hola, ya estoy aquí, ya me he dado cuenta yo misma de la situación. Ay, no he parao en ese viaje, parriba y pabajo, un día sí, leí el periódico allí, así es como vi la falla que había ganao el primer premio, juaz. Es que, a ver, el viaje este del Caribe fue recorrer 200 km pa plantarme en Valencia. Lo que menos importa de las fallas son las fallas, jaja. Es una excusa, para estar de fiesta. A mí me sabe fatal, monumentos que luego se queman. Esa es la idea, está claro, yo me quedo con el ninot indultat, jaja, la figura que trasciende, la que no se quema y la que representa una festividad que deja huella. Bueno, a ver qué os creéis, que las Hogueras aquí en Alicante, acertaron cuándo celebrarlas! Las fallas son la entrada de la primavera, pero las hogueras son la entrada del veraniki, jiji. Ahí estamos, doble trabajo para los bomberos que apagan el fuego y avivan el cuerpo de una que pide agua, en hogueras acabas empapao, no pasa nada, es como la fiesta de la camiseta mojada, jaja. Cómo nos gustan las fiestas. La historia es pasárselo bien ;-) Bueno, la historia era ese artículo que no encuentro! Por título “Hay que”, el articulista del que os hablo comenta lo que va siendo las redes sociales y el hecho de que “hay que” estar en esas redes sociales. Precisamente, hace poco me entró la neura de comprobar qué significa realmente esas redes sociales, sociables, cuando yo siempre fui bastante antisocial. Que me entrara neura, no es nada nuevo, soy una paranoica y suelo tener reacciones bastante radicales, de todo o nada. Malo malísimo, existe el gris… Y al gris le preguntas: pero qué eres, blanco o negro? jaja. No le preguntes eso al gris… Para qué querrá uno tener cien mil amigos en el Facebook? Lo que menos quiero yo, es estar en una red, ni que fuera un pez! Pero “hay que” estar. Y estás, y me puse a borrar a la peña que, joer, te hablo y no me haces ni caso! O es que me tengo que enterar vía virtual de tu vida? y luego está la peña que te dejan comentarios que, en contra de tus propios principios, va y los tienes que censurar. Vamos a ver, estoy en contra de la censura, por supuesto, válgame dios, pero es que la gente, qué escribe? La gente es que no se entera, seamos políticamente correctos en algo que puede leer todo el mundo, digo yo. Pues, eso. Me pareció que eso de las redes sociales, es una forma de estar en contacto, es un medio de comunicación como otro cualquiera. Personalmente, trato de estar al día de los comentarios de mis amigos, pero que ningún amigo se ofenda si es que lo borré del Facebook, porque entiendo que yo quisiera comunicarme pero hay otras vías. O sea, el teléfono ya no existe o qué pasa? Espero que mucha gente se sienta aludida, porque, al fin y al cabo, si yo estoy en el Facebook, es para armar una revolución, así lo digo. Lo demás, es decir, la amistad, no tiene nada que ver con las redes sociales. Puede ser una herramienta con la que conoces a personas interesadas en lo mismo que tú, y eso es magia. Pero es que, si es magia, es porque las personas trascienden la propia herramienta. No las redes sociales, sino las relaciones interpersonales, son algo más que las circunstancias. El cómo es un dar pie a algo, y si hay algo es porque la relación lo vale. Creo que estoy hablando de las redes sociales, pero en realidad estoy hablando de cualquier conexión entre las personas. Ya llevamos unos cuantos años donde Internet tiene que ver con las relaciones virtuales. Hace cincuenta años que nadie se podía imaginar este tipo de relación. Porque me tocó vivir esta época, siempre me llamó la atención si es que lo virtual supera la realidad. Vamos, siempre diré que lo virtual es como subirse al coche y conducir: el volante te transforma. Eres un tipo súperpacífico, pero al volante eres capaz de decirle de qué va a morir al tipejo que invade tu carril y menos mal que frenaste porque si no, os hubierais chocado. Un poco pasa lo mismo en Internet, que menos mal que frenas, porque te chocas, jejeje. Qué va, en realidad, esto virtual, es como todo. Saberlo manejar, y saber qué haces con ello, cuál es la utilidad que tiene, y la que tú le quieras dar. Con eso de que “hay que” estar, por estar, yo estoy hasta en el Twitter, y no sé para qué. Cuántos seguidores puedo tener yo? si no me conoce ni Dios. No tengo ni idea, eh? pero me da la impresión que el Twitter tiene que ver con la publicidad. A mí me parece genial, si ese conocido, que te gusta, mantiene un contacto con sus seguidores, es ideal. Esperemos que no sea el asesor quien escriba, sino que sea el propio artista quien escriba, digo yo, vamos, que no le escribas a una máquina de mensajes, sino que sea el artista en cuestión el que participe de la relación. En todo caso, me puedo creer que la persona en cuestión es la que escribe, porque el día tiene muchas horas y conectarse a Internet ya va siendo algo habitual. Bueno, yo lo hago porque tengo muuuuuuucho tiempo libre, estoy esperando a tener un curro, no de ocho horas, sino de catorce, y entonces sólo escribiría aquí en el blog, o en esas redes sociales, una vez a la semana, que no hace falta irse al Caribe para DESCONECTAR. Tampoco quiero estar desconectada, y tampoco lo vivo como “hay que”, sino que estoy encantada de dejar por aquí lo que me pasa por mi cabecita turuleta. Al igual que yo tengo mucho tiempo libre, estoy segura que más de uno también tiene mucho tiempo libre y puede ponerse a leer lo que una va colgando en Internet. Lo ideal es ir contándonos cosicas, y en realidad esta opción virtual traspasa fronteras y seguramente tengamos más en común de lo que imaginábamos. Es entonces cuando lo que uno piensa se parece a lo que piensa otra persona en el otro lado del mundo. Si eso no es magia, que venga dios y lo vea.

2 comentarios: