Conclusiones



Espacio para compartir el psicólogo que todos llevamos dentro.

Psicología, Sexología, Salud, Educación, Opinión, Humor, Mascotas...





Todo encaja


Para entender el presente hay que mirar al pasado? o para entender el pasado hay que mirar al presente? Del futuro no hablamos que eso es pura fantasía, que en realidad vivimos pensando en el mañana, en lo que será. Y decimos: “lo que tenga que ser, será”, y cantamos “qué será, será”. Pues oye, que el futuro no se sabe ná, carpe diem ;-) Escuché por primera vez lo de “carpe diem” en la peli “El club de los poetas muertos”, allá por los años puff, antes de Cristo. Una peli de adolescentes, que yo vi en la preadolescencia, o sea, que vi la peli pero sin tomar mucha nota, pues desde entonces no he hecho mucho carpe diem, sí ya descubrí lo que era, pero es que yo fui una niña que pensaba en el mañana, y así me quedé. Y resulta que es en esa edad donde todo es carpe diem, es el aquí y el ahora. Ya, pero ese camino también depende del (pre)adolescente, pues, si yo hubiera hecho eso, ahora no estaría aquí, y entonces vino bien que el sentido de responsabilidad lo tuviera bien metido en mis entrañas, pero, vaya, quizás tampoco hace falta que esté tan metido. No sé! El equilibrio, sí, eso que puede ser un terremoto para colocar todo en su sitio… ;-) En fin, no creo ni en el equilibrio! Bueno sí, pero no en ese equilibrio que nos tiene a todos buscándolo! Ya me iré explicando, je. De todas formas, el aquí y el ahora condiciona bastante el mañana, lo estamos hablando. No es lo mismo carpe diem que no carpe diem para verte al día siguiente, por ejemplo, con un resacón de las vegas o madrugando pa estudiar, jeje. Cierto que hay años en la vida que importa más lo que vives que lo que vivirás. Suele coincidir con que no importa lo que viviste. Y hay años donde importa todo, que suele coincidir con los años que van después de esos que no importan ni el antes ni el después. Aquí una que escribe, está en la etapa que todo importa. Pero es porque veo el presente y es para preocuparse. Que no hay que preocuparse, “lo que tenga que ser, será”, ves? La preocupación parece que tenga que ver con el mañana. Pues no. Me explico: si arrastro una especie de sentido de la responsabilidad desde aquellos maravillosos años de la pre y adolescencia, ahora, qué ha ocurrido? se ha convertido la responsabilidad en preocupación? y cómo ha sido el proceso? Pues el factor intermediario es una especie de historia de no encajar en ningún lao. Y cómo se hace eso? Fácil, je. Ay, si hubiera encajado en los sitios, no estaría preocupada, y para encajar en los sitios, o carpe diem, o es que no te lo sabes montar. No puedes estar divagando en la responsabilidad cuando te tienes que agarrar a un clavo ardiendo. Y responsabilidad son muchas cosas. Tiene muchos significados, pero sólo vale uno: uno tiene que vérselas con la vida, no puedes estar pensando mientras todo sucede y sólo hay un camino. La historia está en ver claro ese camino. Si ves más de uno, es que no lo tienes claro, jejeje. Así son las cosas! Es la historia de la humanidad, no? Está el camino, y luego están los disidentes, los que van por otro camino. Cuál es el camino? Pues el que más convenga. El rumbo que le quieras dar a tu vida, te lo va a decir lo que sientes cuando la vives. Verás que es por aquí o por allí. Presupones un instinto de supervivencia y de conservación. Cualquier otra ruta, es la ruta a la que hay que decir “No”. No se puede decir a todo que “Sí”. Hasta aquí, nos vamos entendiendo. Y si es por supervivencia, habrá que decidir en consecuencia. Lo que no se puede hacer, es ser torpe una y otra vez. No se puede hacer tan mal, digo yo! O sea, no acertar en nada, vamos, yo lo digo, eso debe ser buena suerte! Que nada funcione, que no encajes en ningún lado, que el rumbo sea ir sin rumbo, vamos, eso es una señal, jaja. Sí, de que no sabes. El qué no se sabe? Yo me pregunto a mí misma qué es lo que no sé. También es verdad que se lo podría preguntar a alguien con una bola de cristal, así ya me dice qué tal ese mañana, y no precisamente me inquieta el tiempo… pero que no quiero ir yo a un sitio así que prefiero no saberlo, a ver si me va a decir algo que no quiero oír! o me cuenta algo que sí gustaría escuchar, pero luego va y no se cumple! desde luego, pensando así no se puede ir a un vidente. Pero tampoco lo veo yo muy claro preguntándome a mí misma, porque las respuestas me las sé pero no sé qué hacer con ellas… He ahí la cuestión. No es por desanimar al que se pregunta y no sabe aún las respuestas, como diciendo que no vale de nada conocerlas. Y, por supuesto, no queremos desanimar al que no se pregunta, jaja. Son niveles de, ser y estar? Está el que no se pregunta, está el que se pregunta y se contesta “no sé”, está el que se pregunta y contesta la respuesta incorrecta, está el que se pregunta y contesta la respuesta correcta. Y el resultado será según encaje. Ninguno de esos niveles es mejor que otro. Si no preguntarte es ser feliz, para qué te vas a preguntar? Si preguntarte y contestar incorrectamente te da la razón, qué más dará si no es correcto? Y, si preguntarte y conocer la respuesta correcta no es lo más conveniente? je. Lo correcto se confunde con lo conveniente… Pero vamos, el caso que nos ocupa, es alguien que se pregunta y responde con cierto acierto, y que aún así, no le toca la lotería. Entonces, claro, si acierta, se va a reclamar su premio, lógico y normal, pero no se lo dan, por acertar! ole ole! El colmo, sí. Es que el colmo también existe! Más de uno lo hemos visto, jejeje. Cada uno lo habrá experimentado según circunstancias. En el fondo, yo creo que todos, no? Todos tenemos nuestro criterio de las cosas, y las cosas suceden según unos factores, y todos nos podemos INDIGNAR. Querría pensar que todos los humanos, por no incluir al resto de seres vivos, porque tampoco me voy a alzar ahora también en nombre de, los gatos, yo qué sé (el gato porque es mi animal favorito), o de las plantas, que siempre me parecieron un enigma. Sin embargo, los humanos, no todos nos indignamos. Vaya, no me digas! Uy, si fuera así, sería otra la historia de la humanidad… je. Pero, es precisamente el instinto de supervivencia el que nos lleva a indignarnos y a no indignarnos. Las dos cosas, en personas distintas, claro. Los que se indignan, son los que no encajan, y los que no se indignan, son los que encajan. Fácil. Reduccionista? o realista? Hablando de encajar, la idea es un poco de cajón, no? A ver, el que encontró sitio, pues, bueno, puede que se indigne, pero ya lo hará si quiere, y si puede, valorando las consecuencias, no vaya a ser que pierda su sitio… no estamos para perderlo! y quien no ha encontrado aún su sitio, quizás sea porque se indigna y, acabará por no indignarse, pues porque quiere encontrar sitio, a ver! Total, que la cosa está hecha para no indignarse. Ah, entonces ya lo entendemos todo. Y, sin embargo, el ser humano, con sus cosas, debería darse cuenta que INDIGNARSE es un desgaste, es algo gratuito si es que aún no sabe qué es lo que más le conviene. El que se indigna es el sabio? y eso qué quiere decir? que los demás no saben? cómo que no saben? claro que saben! saben estar ahí! Y serán los demás los que se tengan que indignar. Por lo que me da la impresión, pues eso que se me ocurrió por aquí alguna entrada de blog promover la enseñanza de la actitud de indignarse, no por sublevación, que puede ser, je, sino como escudo a lo que se puede vivir, es recomendable que se enseñe en los colegios a saber indignarse, porque ni se quiere ni ya toca una rebeldía violenta, ni se quiere ni ya toca un colectivo manso. Pero bueno, me estoy adelantando a los acontecimientos, seguramente. Y no lo veré, claro. Lo que veo es lo que vivo. Vivo indignada, y quiero dejar de indignarme, cómo lo veis? Uno busca su sitio, y cuando no lo encuentras, es que algo haces mal, efectivamente. Es ser eficaz en no encontrar, debería estar pagao! No acertar es estar especializado en la nada, vamos, eso debe ser algo, o significar algo. Sí, significa que hay que aprender a encajar. A eso se aprende, sí. Eso estábamos comentando. Miras hacia atrás, ves que antes del carpe diem entendiste que había que ser responsable, y entonces ves que has hecho lo que tenías que hacer, y no te llevó a ningún sitio; y el sitio es éste donde te preguntas y te respondes que, probablemente, ok, hiciste lo que tenías que hacer, pero no acompañado de un sentido de las cosas que es el que hay que tener. Son cosas distintas. Para nada quiero resultar enrevesada. Pero bueno, soy psicóloga, es lo que hay, jaja. Es como decirle a un radiólogo que no venga con rayos equis, que no hay quien lo entienda. Ahí estamos, soy la primera que voy a los coleguis de la psicología a decirles que se traduzcan, y va y me lo dicen a mí! Puede ser, pero es que, una cosa es escribir aquí en plan casi poético, y otra… y otra… y otra, nada, me temo que esto es lo que hay, y encima los coleguis de la poesía tampoco me aceptan, porque esto no es un poema! Me estoy poniendo de ejemplo de que todo encaja en que nada encaja! El pasado explica el presente, y el presente es reflejo del pasado. El futuro, como uno siga como en el presente, te lo puedes imaginar. Nunca se sabe, es cierto. No me dio la impresión de que el pasado estaba equivocado, que eso incluye haber vivido aquel pasado como presente creyendo en ese presente y soñando con un futuro. Es en el presente cuando coloco el pasado en su sitio, y un sitio en el presente quizás es lo que no pensé en el pasado. Hubiera tomado otras decisiones, lo que conlleva situarse en distintos ámbitos, rodearse de otras personas, hacer otras cosas. Desde aquí, desde la nada, aún sabiendo que contemplas la vida desde fuera, observas que, quienes están en un sitio que les es todo, es porque supieron hacer todas esas cosas. Porque lo estoy viviendo, las malas decisiones se viven (se pagan). Igual que las buenas decisiones (se cobran). Da lo mismo, son decisiones igual, pero vaya, hay que procurar tomar las buenas decisiones ;-) Y cuáles son esas buenas decisiones? lo sabes después, cuando vives las consecuencias. Para ser al revés de lo que se ha sido y se es, uno tendría que haber nacido diferente, je. Y, entonces, claro, me hubiera ido mucho mejor, seguro! Lo contrario de hablar, es no hablar, lo contrario de opinar, es no opinar, lo contrario de no hacer lo que se espera, es hacer lo que se espera, lo contrario de no ser inteligente, es ser inteligente! Vaya por dios. Y no es un truco! Preguntas con respuestas, más fácil imposible! Y es que, fácil y difícil, pues oye, lo mismo en distinto es para todos. Para quien le es fácil arrimarse al árbol que más cobija, resulta que eso es lo difícil para otra persona. Ay, para nada es una crítica al que encaja, al contrario, es que eso es lo que hay que hacer! Y no es más o menos correcto o incorrecto, ni más o menos fácil o difícil, sino que, lo conveniente, es lo que hay que hacer. Si es sabiduría popular, es que todo el mundo lo hace. Te crees que te pones a encajar, y va y es que el otro también lo está haciendo. Vaya, y no es lo que parece, también es verdad. Pero bueno, para encajar, no debes pensar si el otro encaja o no, porque entonces surge la duda y puede ser que, lo que descubras, no te guste ni un pelo y te haga desencajar, cosa que estamos diciendo que no es lo más conveniente. De hecho, encajar es no cuestionar si el otro encaja o no, por ahorrarte el desengaño. No se puede vivir desengañao, porque acabas que nadie te entiende. Descartao. Para encajar, has de cumplir los requisitos. Que los requisitos los ponen los demás? y qué, uno nació y ya estaban ahí los requisitos, qué vas a hacer? derrumbarlos? puff, tú sabes el trabajo que lleva eso? y, sobre todo, y sobre todo, las consecuencias pueden ser irreparables. Por tanto, si el camino está trazado, de qué puede servir indignarse? Además, uno se pregunte o no sobre su vida, lo que sí sabe es la vida que quiere. Y hará según convenga. Se puede criticar eso? no es lógico y normal? Desde fuera, qué le vas a decir a quien ves que sabe ENCAJAR en un trabajo, en una relación de pareja, en unas amistades, en una familia, en una casa, con equis mascota, equis plantas, equis descendencia, equis ocio, en fin, yo qué sé! si le va mejor que a ti! Supo hacerlo mejor, y porque no le resultó difícil. Vamos, yo haría lo mismo! El problema es que resulte difícil… Total, que tenemos para contarnos de aquí a la eternidad! Si las cosas resultaran fáciles, también es para contarlo, o no? Eh, soy consciente de eso que se dice por ahí, que el feliz no habla mucho, jaja; joer, pues es el que más tendría que hablar! Que nos lo transmita, no? para los descarriados se nos dedicó la frase esa que también se dice de que, la felicidad no es la meta, sino el camino: ahí vamos.

0 comentarios: