Conclusiones



Espacio para compartir el psicólogo que todos llevamos dentro.

Psicología, Sexología, Salud, Educación, Opinión, Humor, Mascotas...





Que tu alivio sólo sea el premio de mi castigo



De la vigilia al sueño,
hay varias sendas y,
no todas tienen dueño,
dispón de mí.

Y encárgame otro exceso,
destila la verdad,
entre coces y besos,
sin hueso mi ansiedad,
sin hueso mi ansiedad,
sin hueso mi ansiedad.

Mi castigo es tu premio,
el premio duele al final.
Estás jugando en serio,
ataca sin piedad.

Y encárgame otro exceso,
destila la verdad,
entre coces y besos,
sin hueso mi ansiedad,
sin hueso mi ansiedad.

Quiero que lo hagas preso,
quiero verlo gritar.
Alíviame este peso,
ataca sin piedad.

Exprímele los sesos,
delicia y tempestad,
entre coces y besos,
sin hueso mi ansiedad,
sin hueso mi ansiedad…

LOS ENEMIGOS – SIN HUESO

0 comentarios: