Conclusiones



Espacio para compartir el psicólogo que todos llevamos dentro.

Psicología, Sexología, Salud, Educación, Opinión, Humor, Mascotas...





Pequeño detalle con importancia

Habíamos quedado en que este blog sabe reconocer la valía de quienes aportan, sobre todo, saber hacer, sensatez, y, bueno, es una valoración totalmente subjetiva, eso está claro, porque es lo que a mí me parece, pero bueno, además, es que el truco está (y esto ya es de eso que piensas y, no cuentas? jejeje, pero es que aquí nos lo contamos todo, a ver), pues que, cuando alguien hace o dice algo que te parece que es te gustaría haberlo hecho o dicho tú, eso, eso es que vale. Fácil. Eso es lo que sabes, que te gustaría haberlo hecho o dicho tú, pero, lo que dices, lo que manifiestas, es que, tú lo hubieras hecho o dicho de otra forma, vaya, que es como DESMERECER lo que ha hecho o dicho el otro, pero porque en realidad no lo has hecho / dicho tú, jejeje. Si es que, los humanos, somos de todo menos imposibles de prever ;-) (además de que, en esta vida, como dice Joaquín Reyes, se puede ser de todo menos pesao, jajaja, pero eso sí que se nos va a hacer difícil aquiii :P) En realidad, nos sabemos cómo somos, me refiero a los humanos: que, los humanos, ya sabemos cómo somos ;-) Peeero, nuestro caso, que para eso hemos creado un blog, si no, nos hubiéramos quedado como estábamos, pues que uno cuenta lo que se le ocurre, y uno divulga lo que cuentan los demás. Esto es como una fuente de fuentes, je! Total, que uno de mis últimos trabajos fue en el área del daño cerebral adquirido. Es decir, que uno va y nace, y le SOBREVIENE un daño en el cerebro, que puede ser ocasionado por diversas causas. O sea, que no naciste así, si no que te haces después. Por ejemplo, que se te caiga una marquesina de la parada del bus en la cabeza (hace dos días en mi barrio, te cagasss), que se te caiga un santo encima cuando estás visitando una iglesia (esto es real, todo lo del blog es real), que te hayas fumao de porros hasta reventar, que te hayas puesto hasta el culo de pastillas de colores en algún festival, que te hayas caído de un andamio en la obra y es que, de verdad, yo he dado charlas de riesgos laborales, pero debe haber algo que se nos escapa, porque los accidentes laborales suceden todos los días, por qué será? (hablaremos de ello en una próxima entrada de blog, aquí tenemos leña al mono que es de goma para rato), por accidente de tráfico, de esos que sobrevives (en las noticias nos dicen que ha habido X accidentes y que han fallecido X personas, pero, y los que no fallecen? sabemos de ellos después?), así, con daño cerebral adquirido, en fin, esas pueden ser algunas de las causas de que naciste con un cerebro determinado y va y pasa algo de eso que acabo de enunciar, y entonces tienes otro cerebro. Personalmente, y PROFESIONALMENTE hablando, pero porque es mi filosofía de trabajo, cuando a alguien que le pasa algo de esto, yo no lo denomino “enfermo”, yo no DIAGNOSTICO a la persona como que tiene una enfermedad. Entiendo que mi punto de vista desde el punto de vista profesional, pues que no encaja en ninguna filosofía de trabajo de ningún colega, por eso no estoy ASOCIADA a nadie, más bien soy mi propia jefa, que es mucho más satisfactorio no tener que estar discutiendo, ni tener que estar con el san-benito puesto de que yo soy conflictiva… A ver, si no coincidimos en filosofía de trabajo, de qué soy conflictiva? acaso te llamo yo así? podría hacerlo, no? y por qué no lo hago? porque soy mejor persona que tú? O porque sencillamente fui la última en llegar, además de es que no he sabido encajar? Manda huevos. Sin embargo, uno se monta su asociación o su historia, y ya no eres conflictivo, lo que pasa es que, sigues sin saber venderte, vaya por dios… Bueno bueno, todavía no me ha pasado nada cerebralmente (que yo sepa) pero soy igualmente una AFECTADA, de la vida, claro. Pensar que alguien cuyo cerebro ha vivido un suceso que lo ha transformado en otro cerebro, al morir neuronas, al despertar zonas que no estaban activas en su cerebro, y que cada región regula unas determinadas funciones, que es que nuestra vida realmente es un mapa cerebral con sus receptores y con las sustancias que nos faltan y nos sobran, pues eso, no se llama enfermedad, se llama “este es mi cerebro”. Eso, no es una enfermedad, es que el cerebro está así. Desde ahí, podemos hacer cosas con ese cerebro, por supuesto. Pero es que, eso es lo que se hace con el cerebro de alguien que nace. Cuando nacemos, nuestro cerebro se está configurando. Y es que, nuestro cerebro, el cerebro humano, no deja de configurarse nunca. Otra cosa es qué es lo que hacemos para configurarlo, es cómo lo configuramos. Vamos, yo es la explicación que le encuentro a millón de cosas vividas, llevadas a cabo y perpetradas por el ser humano. Es decir, que no es normal que, por ejemplo, una persona se autoinmule, se autosuicide en el nombre de no sé quién y que se crea que así va a alcanzar el más allá que debe ser que es más chuli que el más acá, que también es verdad, es creíble, eso es lo que pasa: a mí alguien me dice que hay un más allá más guay que este, y no me lo pienso ni dos segundos, yo me voyyy al más allá a DISFRUTAR! En fin, que deber eso, que mi cerebro está configurado de tal forma que eso, no me lo creo, jejeje. Vaya por dios, o por Alá. Al anexar el siguiente artículo a continuación, estoy diciendo que el texto es bueno. Es muy bueno, porque habla de muchos factores, la frase que todo psicólogo que se precie debería tener incrustrao en SU cerebro ;-) La psicóloga que escribe el texto, nombra muchos factores, y nombra muchas circunstancias y consecuencias relacionadas con el daño cerebral adquirido. Y entonces, llego yo, que debo ser la voz de la conciencia o eso, conflictiva, o lo que sea, pero malo seguro, y digo: a ese texto que es muy bueno, que es tan completo… pues va y, es muy completo, pero le falta una cosa… No quisiera ser yo la aguafiestas, no quisiera caer mal! llega un momento en la vida, que es eso, caer mal o que te entiendan… Supongo que eso de caer mal, es haberlo vivido y ya está, quemar etapas, aprender que debes aceptar muchas cosas que no nos van a gustar, y que no tiene nada que ver con caer mal, uno no puede aprender a caerle bien a todo el mundo, porque no lo vas a conseguir; lo que uno debe aprender, es que todo el mundo te caiga bien ;-) y de esa manera, sabes que tu vida va a depender siempre de eso, de caerles bien a los demás, en tu vida personal, en tu vida profesional… es cierto que a mí, ahora mismo, lo que más me preocupa es mi vida profesional, eso de caerle bien al jefe, a la jefa, y a los compañeros de trabajo. Parece como imposible, pero bueno, a mí lo que me parece imposible es caerle mal a todo el mundo! en fin, también analizaremos esta cuestión misterio enigma por resolver! Realmente, lo imposible no existe! Y encima me leéis y me mandáis mails de que soy pesimista? lo que os pasa es que tenéis un morro que os lo pisáis, o sea, yo escribo, y hasta borro lo que escribo, por supuesto, porque me leo y digo “no no no”, más pesimista no se puede ser, ya, pero, joer, porque una no sabe si, lo que quiere, es gustar o que la entiendan! je, y escribes y no sabes lo que va a pasar, si gustarás, o no, y, sobre todo, que a una la comprendan, más que nada para que a una la perdonen! sé que se me perdona, hay un chico por ahí, que me perdona siempre, jejeje, me da mucha caña, sí, pero también me perdona ;-) ay, con las canciones que pongo aquí en el blog sucede lo mismo, y lo bueno y lo mejor es que, lo pongo, a alguien le gusta! Menos mal. Lo queee, le faltaaa, al artículo que yuxtaponemos a esto que uno comenta, son los mil y NO un factores que se habrán de contemplar al considerar el tema del daño cerebral adquirido. La psicóloga cuyo texto aparece en ese periódico que yo leo como agua de marzo, y abril y mayo, ahí, agua que se reza en suelo de secano, lógico y normal (que sepáis que en Alicante hay campos de golf, y no se sabe cómo! pero es que eso ya no es Psicología, oyoyoy, que sí que sí, que también es Psicología, hablaremos de ello!), lo q se llama lo q me pasa se llama desperdigarse, qué pasa?  La columna escrita de la que estamos escribiendo (si la cuestión no es desperdigarse, es volver! ), pues que sí, muchos los factores, pero le faltó uno. Y, pero vamos a ver. Cuando estudié Psicología, me pareció que había un PAR de asignaturas que debían estar incorporadas en el Plan de Estudios, como agua de marzo, vamos. Seguimos siendo subjetivos, pero siempre quisimos ser objetivos… eso es lo que pasa. Y me SOBREVINO que no podía ser verdad que me OTORGARAN el título de PSICÓLOGA (yo es que por entonces, cuando lo estudiaba, creía que era una profesión súperimportante, si no, no la habría estudiado, no te jode, la otra opción era Traducción e Interpretación, por eso del inglés, que seguro mejor guía turística que psicóloga, pero es que ni siquiera tuve la nota suficiente para Traducción e Interpretación… soy psicóloga de rebote, ahora estaría contando en inglés las maravillas de Grecia! Y encima que ahora sí que está en ruinas, me compro unas cuantas islas y me hago guía, o grúa, vamos, que iba a estar mejor viviendo en una isla DESIERTA, si para vivir tampoco hace falta mucho!), bueno, le daremos las gracias a quien inventó los paréntesis… Pues eso, que en Psicología DEBERÍA ser NECESARIO estudiarse Farmacología, asignatura ardua (adjetivo curioso), quiero decir, que es de “aprenderte” nombres de fármacos, lo cual quiere decir que no tienes que entender nada, sólo tener mogollón de memoria, vamos, como si fueras el Vademecum. Lo que pasa es que, yo, que soy más lista que nadie, tengo el Vademecum en mi casa, que para eso mi papi ha currao de visitador médico, pero estoy por al Colegio Oficial de Médicos a pedirles la última versión del Vademecum, eso si el Colegio Oficial de Psicólogos se entendieran con ellos, sería un convenio OBLIGATORIO digo yo. Ya os digo que los psicólogos no podemos recetar, porque no somos médicos, y que a ningún psicólogo le ofenda, a ver, son cosas distintas. Aquí, en este mundo, todos hacemos falta. Médicos y psicólogos. Yo intercambio teorías psicológicas por Vademecum, jejeje. A ver si me leen en el Colegio Oficial de Psicólogos (que para eso estoy colegiada, para ejercer, sí, pero para que también me apoyen en mis causas, no? para algo está) y el Colegio Oficial de Médicos, que para eso, muchos que somos psicólogos, les hacemos BUENA propaganda… no se puede vivir de la renta ;-) Que no se puede vivir de la renta! pero qué invento es ese? Una vez se te ocurrió algo y ya ala ala, a vivir que son dos días? Bueno bueno, se me van a echar encima hasta los autores de toooodas las canciones de hasta las que pongo aquí, los autores de toooodos los libros del mundo, los autores de todas las peliiiis del planeta, y la psicóloga de la que cuelgo su escrito aquí en el blog. Puede que ella, no entienda que le estamos dando difusión, más que nada si va y yo qigo que le faltó algo por decir en su texto que es muy bueno. He mencionado ya que su texto es bueno? Y qué le falta? Si una asignatura misteriosa en el planazo de estudios de Psicología era la Psicofarmacología, la otra asignatura misterios sin resolver es el objeto de estudio denominado sexualidad o asignatura sexualidad y género o llámalo como quieras…. Acabé la carrera y, como ya tenía el vademecum en mis manos (tenía hasta el CIE y el DSM, viva la profesión de visitador médico! desde luego, si yo no he acabado trabajando de visitadora médica, es porque no ha habido un cazatalentos con suerte, jejjeje). Pues la otra asignatura de la DISCORDIA, era algo que nos contaran a quienes estudiábamos pues cómo somos los humanos en términos de género, cerebro sexual (como lo daño cerebral adquirido’ pues igual pero sexológicamente hablando!), y entonces nada. Y, entonces, si la sexualidad no existe, yo, que todo lo entiendo (estoy harta de entenderlo todo, quién me entiende a mí? joerrr), pues ahí estamos, que el ámbito de trabajo de quien escribió lo que yo ahora anexo haciendo click en la imagen, pues que esta persona profesional sabe de su profesión, y yo va y la leo en el periódico y veo: si son muchos los factores y las consecuencias, dónde está la sexualidad? La sexualidad, no existe. Ok, ya hemos dicho que somos comprensivos, y no sabemos por qué, quizás porque la vida nos hizo así, pero mira, somos comprensivos y podemos comprender y entender que no se hable de sexualidad en, por ejemplo, lo que los que saben llaman “adquiridos”, o algo así, a quienes les ha pasado algo en el cerebro después de nacer. Sinceramente, a mi es que no me ha pasado nada después de nacer, o sí, yo qué sé, lo que me ha pasado, es que me he tirado toda la vida estudiando, que en mi casa me querían mucho, incluido el odio que es mogollón de amor pero sin palabras, que entiendo que eso muy malo muy malo, seguramente sea por eso la razón por la que escribo, y por la que me va muy mal en las relaciones, porque no sé distinguir el amor del odio, pero en el fondo, hay buen fondo, y eso nos salva, y eso es esa humildad de decir que, lo que yo he hecho, lo puedes hacer tú igual. Quizás ese es un mal aprendizaje. En alguna entrada de blog anterior, hablé de la humildad, eso que es taaaan, que no, pero porque en realidad no sé sabe lo que es. Ojalá yo no lo hubiera escuchado con menos de diez años, ojalá no hubiera tenido que aprender tantas cosas que en realidad no aprendí que, ahora, lo que no aprendí, lo tengo que desaprender. Es curioso, claro que sí. Quienes estudiamos Psicología, será porque el ser humano nos llamó la atención. Quienes estudiamos Sexología, es porque en el Plan de Estudios de la carrera de Psicología, ocurre como con Psicofarmacología. Que no existe! Será por eso que el “manual” de quien leo de quien escribe en el periódico, yo le digo que le FALTÓ hablar de sexualidad! Vamos a ver, si no es en vida, que sea cuando me muera: quiero una calle en mi pueblo! jaja. La sexóloga Iracy! eh, cazatalentosss. Como todo lo entendemos, pues ya nos dimos cuenta de que no se habla mucho sobre sexualidad. Pero, en realidad, vamos sabiendo (o dándonos cuenta) de que, hablar de sexualidad, pues que tampoco es para tanto. Por supuesto, jejeje. Ay, de aquí a que vea que hablar de sexualidad es algo de lo que no es para hablar, pues yo no voy a vivir para verlo, pero seguramente ocurra así, porque todos los humanos, ya nos vamos dando cuenta de que, hablar de sexualidad, es, para empezar, reírnos de la vergüenza que nos da hablar de ello (por aprendizaje), y que estamos justamente en la época del ser humano en la que lo vergonzoso, lo denunciable, lo maldito, lo condenable, lo pecaminoso, y el horror, no es lo que NO hace daño, sino que, todo eso, es lo que hace daño. Daño son los accidentes que he dicho antes sobre eso del daño cerebral adquirido. Daño es eso que dije en alguna entrada en blog sobre alguien que su vida sólo duele y sólo se sabe hacer daño si es que mata, o que pasó hace poco en Noruega. Esta entrada de blog, va de hacer conciencia. En este caso, no va de la violencia, del paro, del engaño, del miedo. Va de un artículo escrito poro una profesional que, a m parecer, no estudió ninguna asignatura sobre sexualidad en la carrera que se supone que escogió. Se ha dejado, en todos esos factores que habla, hablar de sexualidad. Quizás crea que lo ha CONTEMPLADO cuando habló de desinhibición. Yo, lo que creo, es que hay que hablar CLARAMENTE DE LA SEXUAIÑLIAD. No me valen ni los eufemismos, ni los profesionales que ocupan puestos y a los sexólog0s no nos quieren ni ver. Eso, está feo. Pero ni todos tenemos un lugar GRANDE en el que se trabaja, ni todos tenemos un SITIO en el periódico. Quien no tiene nada de eso, pues, siempre nos quedará el blog. Me juego lo que sea que, en el siguiente artículo, van a hablar de sexualidad, jejeje. Es que, yo no soy ni psicóloga ni sexóloga, soy bruja! eiii, "brujería" hacendo click en la imagen!

1 comentarios: