Conclusiones



Espacio para compartir el psicólogo que todos llevamos dentro.

Psicología, Sexología, Salud, Educación, Opinión, Humor, Mascotas...





Un tesoro

“Pienso, luego existo”, es una frase que dijo el filósofo René Descartes, supongo que en una noche de insomnio, o en un momento de lucidez extrema, o después de haber discutido con alguien y parase a pensar sobre ello, o quizás lo dijo cuando se encontró a sí mismo pensando sobre que no quería pensar en algo, se ve que algo le rondaba la cabeza, que le daba muchas vueltas, que se obsesionaba pensando en algo, y entonces, llegó a la conclusión que su existencia, básicamente, se fundamentaba en el hecho real, verdadero e impepinablemente certero de que, desgraciadamente, no podía dejar de pensar, más que nada porque estaba vivo, porque existía, existencia a la que quería dar sentido, encontrarle el sentido y, sobre todo, la verdad… Qué bueno los filósofos y sus planteamientos sobre lo falso y la verdad. De esta forma, con la frase “pienso, luego existo”, Descartes pronunciaba una ley básica de la existencia del ser humano. Vamos, que es imposible ponerse a utilizar el pensamiento si no existes. Hablando sobre la verdad, la verdad, es que es para darle un premio: en realidad, yo creo que, no es tanto el contenido de la frase, sino lo que consiguió con ella, que supongo que es lo que deseaba conseguir: decir algo que fuera irrefutable, decir algo que era una verdad como una casa. Personalmente, PIENSO que, de esta forma, Descartes ha contribuido a que la Filosofía sea una Ciencia. Como estoy diciendo, personalmente, pienso que la Filosofía es una Ciencia. A ver, si PIENSO que la Filosofía es la madre de la Psicología, pues será de bien agradecido valorar las raíces de uno, digo yo. Habría que ver si Ciencia es lo mismo que Verdad. Habría que ver si Verdad es lo mismo que Realidad. Habría que ver cuánto de todo esto hay, que lo más seguro es que de todo hay en la viña del señor… pero vaya, la idea es ponerse de acuerdo, llegar a un consenso, a un estado común, a una forma compartida de manera de entenderse, de hablar el mismo idioma, más que nada para que esto no sea un caos, si es que queremos estar todos metiditos en el mismo planeta… Ancho es el espacio, lo que ocurre es que no es habitable… Sería más fácil cada uno en un planeta y ya si eso nos llamamos y quedamos, en el sol o en la luna, depende de lo que se quiera hacer. Hay veces que no quedas con nadie, y es porque te has quedado en casa viendo el canal de tv La 2. Al fin y al cabo, quedar con gente es saber con quién quedas: toda persona con la que es posible quedar, es porque existe. Esto es una verdad científica que nadie puede contradecir. Pero, siempre hay alguien que contradice lo imposible incluso de poner en duda, y esas personas son las que existen, que no van a dejar de existir, pero diremos de ellas que, no piensan! Entonces, es que se puede existir y no pensar, por lo que, son personas que dicen “No pienso, y existo”, o sea, que se puede existir sin pensar. Claro. Y luego pasa lo que pasa, así va el país! Me cachis en la mar… Sinceramente, mi frase sería: “si existes, entonces tienes que pensar!”, je. Un poco ocurre que hay personas que piensan, que le dan al coco, y que es una gozada escuchar y comprobar que hay gente que piensa, que dice cosas geniales, ideales, que dice verdades, que enuncia pensamientos que son principios tan ciertos, firmes y claros, sabios e indudables, que parece increíble que existan cerebros capaces de generar esos pensamientos, y que, agradeces al mundo la posibilidad de leerlos, de escucharlos, de conocer a esas personas, tener la suerte de que existen, de que existieron, que los leíste, que se te cruzaron en la vida, que hay un programa como este de “Pienso, luego existo” en la tele. No es por nada, pero yo, gracias a la tele, a eso que se llama caja tonta, he podido ver programas muy interesantes, a personas sabias, a documentales extraordinarios, a viajar, vamos, no voy a poder viajar en mi vida todo lo que viajo desde mi casa con la tele puesta, ya quisiera yo ir a todos esos sitios! pero mira, la tele me ayuda. Por qué no la tele? sólo es cuestión de seleccionar, a ver, como todo en la vida. Un descubrimiento, un tesoro, es este programa de pensadores. Quisiera pensar que escuchar palabras sabias es un lujo para los oídos. A quien pueda interesar, haciendo click en la imagen de la escultura “El pensador” de Auguste Rodin, enlaza al programa, pongo el de Fernando Savater que me gustó mucho, y están también los programas de otras personalidades en la web de TVE. Saludos, y a pensar!

0 comentarios: