Conclusiones



Espacio para compartir el psicólogo que todos llevamos dentro.

Psicología, Sexología, Salud, Educación, Opinión, Humor, Mascotas...





Dónde está el fallo

A quien uno más quiere... la ignorancia es el riesgo real; ni moral, ni política... ni vergüenza ante los demás. Escúchame, mi amor, esa balanza, de ciencia, o sea, abogado del diablo, jejeje, y, la conciencia, ese YO de que es que yo no quiero saber... que es que me va a hacer daño, seguro, lo que podría decirme de mí mismo... sin la persona a quien se quiere, la vida no tiene sentido, no se toman las... cómo se dice? precauciones, esa es la palabra: palabra maldita, palabra contraria al amor, al confiar... Y resulta que, de tanto querer, de tanto sentir, de tanto dejarse hacer, de tanto disfrutar... eso, estúpida sentencia. Es la sentencia de, el organismo? sí, y no de prejuicios: uno ya tiene bastante, como para la ignorancia y la estúpida sentencia de los demás. En realidad, los demás, sólo tendrían que entender. Pero, si no lo hacen, rodéate de dos personas... para qué más? vamos siendo unos pocos los que sólo unos pocos nos entienden ;-) Besos a quienes somos apasionados, y es que, no por mí que me escapé! sino por, a quienes quedarse colgados ya es razón para agradecer habernos conocido, y entonces ya no es una sentencia, sino el destino. Gracias por vuestros mails, el sida es ya lo que me pasa a mí con el tiroides! Es decir, que el sida se hizo crónico para haber tenido la oportunidad de conocernos. Vamos a morir todos, de asco! Claro claro, pero no sabía cómo decirlo! Un beso.

0 comentarios: