Conclusiones



Espacio para compartir la Psicología que llevamos dentro.

Psicología, Sexología, Salud, Educación, Filosofía, Opinión, Comunicación, Humor, Política, Mascotas...





Pasaporte al privilegio

Esto es mío, ok ;-) Hablaremos de ello. Besos.

2 comentarios:

José Pedro Fernández dijo...

Hola, he llegado aquí por twitter,de un tweets a otro entré en la Uned, yo también soy antiguo alumno de Psicología y visitando tu blog,me iba a marchar y he visto este post, esta escena la recurdo bastante bien, lo que me llama la atención y no comprendo es el título sin ningún comentario, lo mismo sobra.

Iracy Llinares Alves dijo...

Hola José Pedro, sí en el Twitter soy seguidora de la UNED, aunque no soy licenciada por la UNED, cursé la carrera en la ULL, Tenerife, y ya son diez años desde que acabé la carrera, así que antigua alumna en todo caso antigua sí! que alumna se es siempre, siempre estoy asistiendo a cursos en Psicología, lo cual me parece necesario cuando se ejerce, y estar en contacto con otros profesionales. En esta entrada de blog el título es “Pasaporte al privilegio” y lo que he escrito “Esto es mío, ok ;-) Hablaremos de ello. Besos.” no es comentario del post, como bien dices, no tiene comentario. En concreto este comentario que no lo es tiene que ver con un e-mail que recibí, que yo lo interpreté de tal forma que se me ocurrió poner esta peli, de ahí eso de “esto es mío”, pero claro, eso sólo lo sabe quien me envió el mail, pero es que muchas veces recibo mails y es desde ahí que según lo escrito, me sugiere algo. En este caso, como en muchos otros posts, no hay comentario y si es un post, quiere decir que es algo a comentar, por mí y por quien lo vea. Es cierto que puse “hablaremos de ello” y no he hablado, ahora es el momento, no crees? Sinceramente me alegro que, visitando el blog, no te marcharas sin dejar este comentario, te lo agradezco, aunque eso de “lo mismo sobra”, te lo reconvierto en “lo mismo hablamos ahora de ello”, no? ;-) Los títulos de los posts los escribo según se me ocurren. Decir “pasaporte al privilegio” en esta película tiene que ver con el hecho de que una contraseña te abre la puerta a determinadas experiencias, como que, sólo quien conoce la contraseña, podrá disfrutar de un mundo que resulta inaccesible y oculto al resto de los mortales, que sólo unos pocos, los privilegiados que conocen esa contraseña, pueden optar a determinadas sensaciones. La contraprestación, es que, vivirás esas sensaciones bajo una máscara y con su ritual, y si no sigues las normas, sufrirás las consecuencias de no guardar el secreto y el silencio, es decir, el privilegio tiene un precio, una contraseña es algo más que una aventura. Pero una aventura que… quién querría vivirla? quién no? quién no querría conocer una contraseña que le ofreciera la imaginación hecha realidad? Y, si todo el mundo conociera esa contraseña, no haría falta contraseña… quién no querría sentirse privilegiado? quién querría no ser VIP, very important person, ser importante, recibir el trato de persona importante, no ser como los demás… que ser los demás es estar fuera de la posibilidad del privilegio… Supongo que a la conclusión que llega el ser humano es que es mejor con pasaporte, que el que no lo tiene, ya podríamos contar qué es lo que le pasa… En fin, era una metáfora, como creo que es toda la película. De todas formas, la historia narrada en la peli trata el tema de la sexualidad que, aunque siendo sexóloga, este comentario no lo circunscribo al tema sexual, sino que hablo en general, extrapolo la idea del privilegio a cualquier tema. Imagínate aún más si hablamos de sexo, la contraseña a entrar a ese sitio misterioso de lujuria sin identidades que es la escena que he puesto aquí en el blog. A todo esto, me encantó la banda sonora. Y, por supuesto, me encanta Stanley Kubrick. Bueno, colega de profesión, José Pedro, no comenté nada pero ya ves que comentar comento!