Conclusiones



Espacio para compartir la Psicología que llevamos dentro.

Psicología, Sexología, Salud, Educación, Filosofía, Opinión, Comunicación, Humor, Política, Mascotas...





Nunca seré optimista

1 comentarios:

Anónimo dijo...

En los malos momentos el optimismo decae y tanto que cuando llega tan bajo se vuelve como un arrastre de los pies. la situación general, esa, que acaba por influir, tanto, que como la sucesión en cadena del detrimento van tomando las cosas. Es tiempo para hacer equilibrismos en la vida. A todos nos gusta la idea de que el mas afectado, sólo, llegue a hacer equilibrismos. Los menos. Que no está para bromas. Es una especie de un movimiento sísmico de lo sensible, pero comparando al margen, como esos que tuvieron en Japón que a veces el zarandeo no influyó. Y gracias. Vamos, de los que nada pasó. Una situación general de movida en la que los de a pie de calle, nada podemos hacer. Nada. Está claro. Mas claro que el agua y sí no, por que tenemos que ir a rueda de los grandes de Europa. Todavía hay quienes desenvuelven o quieren,capas por debajo de los grandes movimientos corporativistas de la Política. Estos, quizás, como tienen un afán digno de alabanza y apoyos populares, ponen en sus cosas las soluciones que pueden. Lo que pueden. Sí. Lo mejor es que entre todos quieran, que debieran llegar a entendimientos totales y mucha ilusión para hacer y también sobretodo desde la voluntad. Mucha. Enorme.
19/06/13 j.C.P