Conclusiones



Espacio para compartir la Psicología que llevamos dentro.

Psicología, Sexología, Salud, Educación, Filosofía, Opinión, Comunicación, Humor, Política, Mascotas...





Desayuna conmigo, aunque querrá decir que me romperás el corazón ;-)

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Chispas de parpados de luna y sol. O como salen.
Ya había silbado la cafetera a la antigua usanza, como cuando no entendíamos la libertad en los juegos del corazón. Cuando unos se creían ganadores y quien se sentía perdedores o perdedoras.
Nos quedó la luna de Julio. Esa luna llena que nos suele machacar en la pereza por la segunda quincena y que nos muele el cuerpo. Por encima del borde de la taza y en sorbos, veo tus ojos que se clavan todavía con ahínco en los míos. No hay reproche, sabemos que hay cosas que empiezan y acaban. ¿Por qué? Es la libertad. La de sexos y almas. La de las personas que viven más. Que intentan vivir a tope y no calculan cuando una cosa empieza o cuando acaba. Simplemente viven. Que quieren vivir más y apurar los minutos los segundos. Pero decir: “Vive todo lo que puedas…” ¿ Qué es en realidad? Vivir. Hoy que mañana será otro día. Una cosa está clara: La libertad ha limado mucho esa premisa que nos perseguía como jinete que quiere resarcirse. Nos ha ayudado en la igualdad y en la forma de procesar los pensamientos de que todos ganan y todos pierden, sin saber con exactitud en que medida.
JCP