Conclusiones



Espacio para compartir el psicólogo que todos llevamos dentro.

Psicología, Sexología, Salud, Educación, Opinión, Humor, Mascotas...





La semejanza está en la diferencia: nos parecemos en que venimos de las cuevas, luego ya...


El calorgg, no me deja dormirgg. Vamos a ver: lo que es la jornada anual, digamos que está organizada de tal forma que en agosto, que es cuando más calor hace, tengamos vacaciones. Si nosotros mismos los humanos, hemos influido en la temperatura planetaria, pues ahora el calor abarca más meses, que el invierno fue largo y el verano espérate, que ya no hay ni otoño ni primavera, por consiguiente, las vacaciones ahora deberían de durar más, jiji. Por no tener un aparato de aire acondicionado, lo que tengo en mi habitación es un ventilador de esos con pie, y cuando me medio despierto, aún inconsciente, me creo que es alguien que está ahí de pie mirándome. Y no, es el ventilador. Menos mal, fíjate tú el susto. Pero es que, fundamentalmente, me cuesta conciliar el sueño, con calor o con frío. Y el frío? que no te puedes ni mover, lo cual sería la solución, para entrar en calor, pero no, es un frío que hiela, que te cala, que te ficha! Y como no tengo el susodicho aparato acondicionador de ambiente, lo que me pongo es un radiador, del cual no te puedes separar porque si no, no notas el calorcito. Uff, qué calor pensar ahora en calor! Lo del tiempo en la tele ya es la reostia: me voy a resfriar igual aunque sepa que va a cambiar el tiempo! no ves que voy vestida de turista en mi propia tierra? En invierno hace frío y en verano calor, punto. Me acabo de cargar una profesión, perdón. Es que en la tele echan cosa interesante. Por qué llamarán a la tele “caja tonta”? tonta o tonto es quien hace o dice tonterías, por lo tanto, tonta o tonto serás si seleccionas de la tele lo que no vale un pimiento, pero lo que es la tele, en sí misma, es un invento curioso de mil utilidades… Sí, los documentales de La Dos. Pues no es por nada, pero hay documentales que son lamentables, que no sólo los uso de banda sonora para la siesta, sino que alguno he visto, y me parece poco acertado que un documental trate de cómo se adaptan unos leopardos al mundo salvaje habiendo nacido y habiéndose criado en cautividad. Pues qué quieres? los pobres leopardos no tienen ni idea de cómo cazar ni a quién cazar, que no han tenido ningún modelo en su vida, y lo que ves en el susodicho documental es cómo se hacen pupa tratando de cazar lo que no deberían. Es que, en los documentales hay salvajadas pero no porque salgan animalicos del señor, sino porque lo han realizado humanos… En fin, que sufro mucho viendo a los leo-pardillos… Y algo que he visto el otro día en la tele = caja tonta, es a un montón de gente reunida en Barcelona. Yo creía que era porque tenían ganas de que ganara España el mundial de fútbol, que sería como una superprevia celebración un día antes del partido, al fin y al cabo, la mitad del equipo juega en el BarÇa. Pero no, es porque quieren decirle “adeu” a España. Vaya. Para empezar, sé lo que quiere decir “adeu”, seguramente por la “cercanía”, que vivo en Alicante, además de que en valenciano se dice igual… Es decir, no me preguntes cómo se dice “adiós” en chino que no lo sé. Bueno, si no lo sé, no será sólo por la lejanía de China, sino porque soy una inculta. Inculta en muchas cosas, puff, hay tantas cosas en el mundo que desconozco… Y ni me dará tiempo en una sola vida a conocerlas todas. Hay que seleccionar. Aunque no lo hago yo sola: ya me seleccionan lo que aprendo. Aunque es cierto que hay un abanico de posibilidades de aprendizajes, aunque también seleccionado por otros. Si nos ponemos así, la culpa de todo la tienen nuestros antepasados de las cuevas… Por supuesto, véase la imagen que acompaña a este escrito, jaaa ja (os creíais que iba a hablar sobre la diferencia entre hombres y mujeres, eh? pues otro día). Total, que lo de Barcelona era una manifestación. Pues “molt bé”, muy bien. Se llama libertad de expresión, o democracia, o tener que estar reivindicando porque el sentido común es el menos común de los sentidos… Básicamente, me da igual que se llame Cataluña, o País Vasco, o País de las Maravillas. Yo lo llamaría Mundo, pero claro, es como demasiado amplio. Delimitar países, fronteras, o naciones, es lo que ocurre en el cerebro de las personas, que están de-limitados hasta la bandera… qué bandera? Ha quedado guay eso, eh? Principalmente, no sé si lo que me sorprende es lo que echan en la tele, o lo que se ve en la tele. Es decir, una cosa es lo que nos muestran, y otra lo que se ve en la muestra. Vale, sí, me sorprenden las dos cosas. Si a mí a hora punta me pones “Aída”, o “La que se avecina”, o “Aquí no hay quien viva”, pues me río y ximpum. Si me pones las noticias, pues, qué quieres que te diga? me espero a la parte “variedades”, que es como la parte del final del periódico, el que sea. Si lo que veo, o leo, es que los ciudadanos se manifiestan para no ser españoles, pues necesito mi dosis de “Nip y Tuck”, que me encanta. O “House” o “CSI” y sus cien mil temporadas. Aunque lo mucho bueno aburra, las noticias nos las dan todos los días, no? cuál es la diferencia? Me parece genial que la gente se exprese: siempre apoyaré que la gente diga lo que piense, otra cosa es lo que dice y piensa… Es el voto en blanco: vivo agradecida de que pueda votar. Y, otra cosa, es qué votar, qué decir, qué pensar… Puedo entender que las personas quieran, o necesiten, reconocerse en una identidad, pertenecer a un grupo, y velar por sus intereses comunes de ese grupo limitado. Lo que me chirría es esa limitación, esa frontera. Y ya estamos otra vez: una cosa es la semejanza, y otra cosa es la diferencia. La semejanza, si lo pensáramos bien, es poco atractiva. Que nos parezcamos, no nos aporta nada nuevo. Pero es en la semejanza donde nos reconocemos y donde nos sentimos cómodos. Es inevitable: lo suyo es compartir, y para eso hay que parecerse. Ok, sí. Ya, pero otra cosa es hacer de la semejanza lo que nos confronta con la diferencia. Es entonces cuando quienes se parecen están situados lejos de los otros que se parecen. Y la diferencia, no es más que aquello que explica las miles de opciones. Lo que no se entendería es limitar las opciones. Teniendo en cuenta que la diferencia existe, hay que contemplarla, pero no como excusa para enfrentarse o verlo como rivalidad. El conflicto cuál es? O es que uno quiere imponer su punto de vista, o es que uno no quiere que alguien venga y le imponga su punto de vista. Lo más claro de ver es que nadie tendría que tratar de imponer su punto de vista, y nadie tendría que tratar de que nadie le imponga su punto de vista. También es verdad que lo más común es decir que nadie trata de imponer su punto de vista, sino que simplemente son diferentes puntos de vista, lo que suele ser engañoso, porque al final, la diferencia, nos separa seguro, y el equivocado es el que en el fondo no ve razón en la diferencia de estar separado del diferente, porque es el que se va a llevar el disgusto de comprobar que la diferencia separa, y enfrenta. Y yo me siento un poco así, y de ahí lo que estoy escribiendo. Si la democracia es una forma de funcionar, cuando haya una mayoría que diga que no quiere ser español, pues ale, adiós, yo no seré quien obligue a nadie a ser quien no quiere ser, ancho es el Mundo. Pensaré que es una mentalidad limitada, lo cual ya me diferencia, pero no haré de esa diferencia una excusa para no sentirme, en todo caso, habitante del planeta que me ha tocado vivir en la tómbola… Si hubiera nacido en Plutón, serían otras mis preocupaciones. Me ha tocado vivir aquí, pero no por eso voy a aceptar cualquier planteamiento como válido. Respetaré esas opciones, y lucharé por que existan opciones, pero no tomaré como opción el establecer diferencias que lleven a conflictos, porque mi forma de pensar es que la diferencia no es lo mismo que conflicto. El problema está en no respetar y que seguramente se utilizan argumentos para establecer diferencias, lo cual ya es espantoso. No sé, podríamos dividir el país según la longitud de nuestra nariz, en vez de la lengua e identidad histórica bla bla bla. Yo me puedo parecer más a un chino que a mi vecino, no? depende del chino y del vecino. Es que, si nos ponemos así… Por ejemplo, yo no hablo valenciano, pero es porque no lo hablo, joer, es sencillo de entender, no? y resulta que, si no lo hablo, pues no puedo ser funcionaria en lo que viene llamándose Comunidad Valenciana. A ver, el saber no ocupa lugar, y quien hable valenciano, pues que pase por delante de mí y ocupe plaza, ea, un punto más que yo porque le puede hablar a más gente, en igualdad de condiciones de desarrollar la profesión estupendamente, eh? que una cosa es que alguien que hable valenciano esté por delante de mi sólo porque habla valenciano, no por el resto de preparación a nivel profesional, y otra cosa es que, el que habla valenciano, tiene mi mismo currículum pero en valenciano, eso ok, le doy la enhorabuena y ya está (lo que pasa es que no hay dos currículums iguales). Por supuesto, que no me venga nadie a decirme que en tiempos de Franco bla bla bla, porque yo vivo en el 2010. Y en el 2010, tengo que hablar valenciano, que sí, que lo puedo estudiar como estudié el inglés. Yo no sé si se sabe que con el inglés puedo viajar y con el valenciano no. De hecho, el valenciano es para quedarme aquí, en la Comunidad Valenciana, no para viajar. Yo no le digo a nadie que no hable valenciano, pero a mi sí que se me dice que lo hable. Es entonces cuando retomo lo de las opciones, y lo de las limitaciones. Reconozco que para mí es una limitación, pero no es una opción. Ay, sí, puedo optar por aprender el valenciano, verdad? claro, porque si no, no puedo optar a opositar. Ups. Es fácil de entender: si no he aprendido el valenciano, es porque puedo vivir donde vivo hablando en castellano, no es por ninguna extraña razón, que siento en el alma que se llame a esto "tema delicado"... Básicamente, después de lo que os estoy contando, entre catalanes manifestándose, el valenciano que no hablo, y lo absurdo que me resulta el planeta entero, ni con el programa “españoles por el mundo” voy a encontrar mi sitio. También es verdad que en otra época pasada me tendría que haber exiliado ya. Es por lo que seguiré votando (a veces en blanco): que cada uno sigamos soltando por esa boquita de piñón lo que quiera. Eso incluye a quienes salen en la tele que son portavoces de partidos políticos camuflados en forma de periodistas que sólo dan su opinión. Serían como “profesionales de la opinión”, porque viven de opinar. Llega un momento en que se confunde lo que es opinar con lo que es trabajar por hacer cosas. Si se trata de soltar por la boca, pues supongo que es por eso que lo llamaron “parlamento” a lo que hacen los políticos, que es lo mismo que hacen los periodistas. Y es lo mismo que hago yo aquí! Quizás a ellos les pasa como a mí: que no tenemos más remedio que simplemente hablar. Jo, pero hay quienes pueden hacer más: que lo hagan, que dejen de corroborar diferencias, cuál es el tema? el conflicto? la diferencia? o el aunar esfuerzos? La idea entonces es: vamos a separarnos para unirnos, porque digo yo que si lo que ahora no es nación y reivindican ser nación, después vamos a seguir hablándonos, no? además, en el momento en el que los catalanes se separen de los españoles, el idioma que nos va a unir es el inglés, je, al fin y al cabo, el idioma y la identidad que realmente nos separa y nos une es el dinero, pero dicho así, queda poco romántico, así que, habrá que entender que los políticos mencionen cosas como la lengua y la identidad, que es más emocional. Y lo que a cada ser humano nos mueve es lo que venimos siendo desde las cuevas. Un alivio, como mujer, es que el dibujillo que os he puesto en esta entrada del blog ahora a mí me haga reír, aunque vaya por delante a ver si va quedándonos más claro que muchas cosas de las tradiciones o guiones que prevalecen deben de pasar a la historia para ir quitándonos prehistoria de encima.

0 comentarios: