Conclusiones



Espacio para compartir el psicólogo que todos llevamos dentro.

Psicología, Sexología, Salud, Educación, Opinión, Humor, Mascotas...





Reír por no llorar

En realidad, me río, porque debe ser que tengo sentido del humor, porque, lo que es llorar, está muy bien, desahoga bastante. Viene bien reír, y llorar. Reír es más divertido, está claro, y llorar, que sea sólo por una cuestión de que también es humano. Lo que no va a hacer uno es sufrir, que también forma parte de la vida, sí, pero que sea algo que sepamos que cualquiera de las dos reacciones, reír y llorar, liberan el cuerpo de una sensación. Reír tiene que ver con una situación agradable, y llorar, desagradable. También se puede llorar de risa, el organismo tiene su propio funcionamiento. Pero vaya, me río por no llorar… Lo que es sufrir, quieras que no, está ahí, y se puede sufrir todo el rato, o sufrir porque pasó algo. Todo el rato, no hay cuerpo que aguante. Si fue que pasó algo, llora, y desahógate, seas hombre o mujer, por dios! Y reír, tiene su gracia. Sabemos que “el sentido común es el menos común de los sentidos”, ya, pero, y el sentido del humor? casi es menos común… También depende, como todo. Si te vas a reír, de mí, no tiene gracia. Si te ríes, conmigo, ya no sólo es que me vayas a caer bien, es que vas a parecer mejor persona. Está feo reírse de la gente. Hay que reírse de las situaciones. Y quien no tenga sentido del humor, se lo va a perder. Es mejor reírse, siempre. Oportunidades hay mil: estando con otras personas, otros seres vivos, o estando solo, es decir, con uno mismo. Está, la actitud que se toma ante la vida. Prácticamente, uno se puede reír de todo, sólo si entiendes que la vida es, como un gran absurdo sobre la nada y el todo y el universo y el momento que nos tocó vivir. Ok, estamos aquí y ahora. Me sobrevino el pensamiento del reír por no llorar cuando me paré a pensarlo. Total, quien vive sin pensar, desconoce que hay más vida de la que vive. Y no tiene por qué ser un prejuicio, que lo suele ser. A ver, quienes pensamos, somos muchos, existimos, y estamos ahí, rodeando el planeta. Aún me atrevería a pensar, je, que los que no piensan son los menos… vamos, es que, todos pensamos, pero es que, no pensamos lo mismo ;-) A cada uno le interesa una cosa, y eso no quiere decir que “la gente no piensa”, o “la gente no tiene conciencia”, porque sucede que pensar y conciencia son amigos y enemigos a la vez. No existe la vida que se vive, y la vida que se piensa… Llegué a pensarlo, pero estaba viviendo. Seguramente, es porque debí pensar lo que vivía ;-) Y debí reír por no llorar. Quizás incluso yo sí reírme de la gente, pero está feo. Reírme de la vida? Está feo. Hay que tenerle un respeto a la vida. Hablaré de ello en una próxima entrada de blog. No sé qué es lo que me va quedando pendiente escribir, pero me encanta teneros ahí pendientes de leer, jaja. Y de dejar comentario, por supuesto. Yo quiero leeros ;-) Esto es un blog, no sólo funciona como columna de periódico… Total, que fue así, leyendo el periódico como pensé en reír por no llorar. O lo que es lo mismo, viendo, u oyendo, las noticias. Se entremezclan sentimientos, en un ratico, te da tiempo a reír y llorar, de hecho, son como secciones, pero que cualquier sección es para reír o llorar, sólo tienes que elegir qué hacer. Básicamente, pillar el periódico es predisponerte a reír, o es lo que recomiendo. Es descubrir qué realidad nos cuentan, y seguir pensando que la vida es un gran absurdo. Menos mal que el periódico que decidí leer, tengo mi cita con Juan José Millás. Y porque apunto alto, leo su columna y es como si la hubiera escrito yo. Efectivamente, me encanta lo que escribe, y cómo lo escribe. Quizás porque me lancé a escribir en el blog, me fijo más en cómo escriben quienes escriben. Está bien eso de leer, y por mencionar otro de los sentidos, el sentido crítico suele ser también el menos común de los sentidos. Vamos dilucidando, y a los cinco sentidos, le sumamos otros tres. Vayan haciendo matemáticas, que diré fielmente y sin duda, que mates y psicología comparten más de lo que imaginamos. Y reír y llorar, comparten cuerpo, hagamos lo que nos pide el cuerpo, pero, siendo fiel y sin duda, muchas de las veces, vamos a reírnos por no llorar.

2 comentarios: