Conclusiones



Espacio para compartir el psicólogo que todos llevamos dentro.

Psicología, Sexología, Salud, Educación, Opinión, Humor, Mascotas...





Historia de una humanidad

Ya estoy aquí. Parece que no, pero sí pasa el tiempo, y como escribo a destiempo, ya no sé en qué tiempo escribo, porque no sé si vivo en un tiempo o en otro. Pero ahí va decir qué actividad acabó. O sea, que esta entrada de blog tiene que ver con la última travesía de neurona traviesa que atraviesa el limbo, sálvese quien pueda. Me alegra que suscite curiosidad, que sí, que vale, que no hace falta que dejéis comentario, como veis, también estoy por mail, os leo, y me encanta ;-) Pues aquello que comento que una de mis tres actividades terminó, es el trabajo que tenía en una asociación que atiende a personas con discapacidad psíquica adquirida. Podréis comprobar que hablé en el blog sobre la discapacidad, la mía, sí, la de “es que no me adapto al mundo”, pero bueno, esa está por catalogar, (para los técnicos, lo propondremos al DSM o al CIE), pero también la discapacidad psíquica. Es que era mi ámbito de trabajo. También es verdad que, cualquier ámbito, puede ser ámbito de trabajo, sólo hace falta que te cojan! Y ahí estuve. Y es que, hasta el último segundo, aprendes. Y aquí estoy yo que os lo cuento. En fin, yo no me quiero llevar nada a la tumba, cualquier experiencia que me venga, acudo corriendo a escribirlo en el blog, ole ole. En este sentido, en el último día de trabajo pude compartir ideas y seguramente aprender más de lo que yo quise enseñar. A mí me encanta hablar, eso de las charlas, entiendo el concepto textualmente, porque charro, y es verdad que hablar es sólo hablar, pero es que hacer, eso es lo que tenemos que hacer todos en lo que nos tocó. Lo que yo no voy a poder hacer, es hacer en vez de charrar. En todo caso, puedo hacer un powerpoint, o esquemas (que tampoco es mi estilo, pero porque no puedo estar con el powerpoint y hablar a la vez, no sé hacer dos cosas a la vez, ale), pero seguirá siendo una charla. Y resulta que los destinatarios de esas charlas, lo que quieren, es que se haga. Y hacer, ellos tienen que hacer, como implicados, y es cierto que los demás, quienes damos esas charlas, y quienes formamos parte de esas asociaciones, y ya me pongo generosa e implico a todo el mundo mundial, hacer tenemos que hacer todos. No es hacer involucrar a la gente, es que ya estamos todos involucrados. Lo que ocurre, es que hay quienes no lo viven directamente, hay quienes lo viven directamente, y hay quienes han de contemplar todas las vivencias. Éstos, vamos, no todas a la vez, sino que, para eso están los ministerios, o como se quiera llamar. Pues la razón por la cual me puse a escribir sobre el asunto en cuestión, fue algo tal que así que escuché: para una persona determinada, su necesidad y todos los estudios que tengan lugar, ni siquiera será un avance, si sólo una persona se entera de ese avance. Será un avance para esa persona, pero, y los demás? Para quienes ni se enteran, y para quienes ni siquiera accederán a ese avance, y no sólo porque no se enteren, es que, aunque se enteren, de qué se van a enterar? de que en Groenlandia hay avances? no sé, no vivo en Groenlandia, cómo te lo explico? qué hago, me mudo? sí, claro, si hace falta, se hace lo que haga falta… Pero entonces es un avance en Groenlandia, vaya. Que tampoco, vete a Groenlandia, a ver si te beneficias del avance: aún te dirán que es que esto y lo otro. Por tanto, mientras los avances sólo son, en todo caso, hitos en la historia de la humanidad, quién atiende a quienes forman parte de esa historia de la humanidad pero que no son un apartado de un libro de historia? Una cosa es la vida del ser humano, y otra cosa es la vida de un ser humano. Incluso aún nos perdemos en entender esta diferencia, porque no nos damos cuenta que son las vidas de seres humanos determinados quienes hacen la vida del ser humano. Tú imagínate que no atiendes a ese ser humano en concreto, y ése se junta con otro ser humano en concreto, y así, pues muchos seres humanos en concreto pueden crear historia. Y entonces el avance no se sabe si está en un laboratorio y que cuatro gatos se van a beneficiar de ese avance, o que cuatro informados se beneficien de actuaciones que en realidad sí se llevan a cabo, pero no hay una adecuada difusión, una cosa es lo que pueda estar escrito en un papel, y otra cosa es quienes acaban conociendo y accediendo a eso que se supone que se ESCRIBIÓ para ellos. En realidad, da igual lo que se haga, si no llega. Incluso, es que no da igual, es que habrá personas que su vida podría ser distinta, y no lo es porque, no sabes si es que no se hace nada al respecto, o es que no llega la información o, si llega, lo que no llega es el avance. Me pareció que había mucha razón en la idea de que, un avance, si sólo se va a beneficiar una persona, en realidad no es un avance. Podríamos estar hablando de la discapacidad psíquica sobrevenida, pero podríamos estar hablando sobre cualquier otro terreno. Y cualquier campo, o terreno, congrega personas interesadas en una vivencia, porque les lleva su vida. De lo que vives, es de lo que más necesitas saber. En realidad, son tantas cosas, que no quedaría nada por atender. Por mínimo colectivo que sea, o por numeroso, ni siquiera es el número el que explica las cosas. Existen miles de condiciones de vida, y somos muchos haciendo muchas cosas. Todas son abarcables, no hace falta pararse a pensar qué es exactamente lo que da dinero o lo que no lo da. Qué tendrá que ver el estudio del comportamiento humano con el dinero. Es que nada. Sólo nosotros los humanos lo hicimos así, en qué invertir el dinero, qué estudiar, qué contratar, qué ponernos a descubrir. Lo único que podemos decir quienes alguna vez estuvimos trabajando en áreas que claman al universo que se les escuche, es que fuimos los humanos quienes nos hemos montado algo que no funciona. Funcionar es que quienes tienen alma de comerciales y avispados caza-monedas hagan que lo próximo que tengamos que hacer es pagar por respirar? Hacerme caso, es que, a ver, no me hacéis caso, jaja (es mi frase) pero todo llegará. De aquí os digo, que lo próximo es pagar por respirar. Habrá quien sea dueño del aire, porque tendrá el poder de contaminarlo. Si quieres respirar aire puro, paga. Te harán creer que el aire puro es bueno para tu salud, que lo necesitas (aunque ya lo sepamos), y entonces, nos lo quitarán, para poder cobrar. Incurro en el pesimismo, el optimismo es vuestro. Ni siquiera soy realista, si lo fuera, pensaría que me quedan dos días en el paro, que enseguida me van a contratar, aleluya. No veis que no? ni nadie dijo, ni hay constancia, de que lo que tiene que ser, es.

0 comentarios: