Conclusiones



Espacio para compartir el psicólogo que todos llevamos dentro.

Psicología, Sexología, Salud, Educación, Opinión, Humor, Mascotas...





Los hechos, pues que nunca se sabe dónde



Lo que esté pasando, hay que escuchar. Muchas veces, ni siquiera sabemos por qué pasa lo que pasa. Sabemos sobre lo que hay un eco. Y por experiencia, podría decir que no puedes quedarte ahí. Más que nada porque te puedes quedar con la mitad de la historia. Y en un momento dado, no conocer la totalidad de la historia no tiene mayor consecuencia que el de mañana averiguar que la gasolina y la luz suben, y lo que haces es cagarte en el Estado. Hay que conocer toda la historia, y entonces cagarte bien en quien hay que cagarse. Eso no quiere decir que, la primera impresión es la que queda, porque si te da la impresión de algo, es porque ese algo tenía que ver y ya lo estaba haciendo mal si es que quería darte buena impresión. Yo, ya me estoy cagando en el Estado, y eso que los acuerdos que tengan el SERVEF y el INEM nada tienen que ver con Europa. Tienen que ver con España recaudando, esa España que ayuda porque a otros castiga; se llama la energía ni se crea ni se destruye, sino que cambia de apellido, y a unos nos jode y otros beneficia. Es la única manera de quedar bien, porque, para quedar mal, me da igual, el Estado, ya queda mal, ya tiene mala fama, que yo ahora aquí me cague en él, ni siquiera es revolución, tendría que hacer algo en las redes sociales. Yo, lo haría, no sé, aún me estoy preguntando qué le pasa a la ciudadanía, o a la plebe, que es como nos categorizan, si es que, aún sabiendo lo que cobran los políticos, y las trifulcas que se llevan para estar en el ajo, va y nosotros nos quedamos en las mismas, que es quejándonos… No hago una revuelta porque no puedo, pero ahí iba a estar yo, que ya está bien. Si además, hay miles de historias que tienen que ver con Europa, África, Asia, América del Sur, del Medio y Estados Unidos, entonces ya, apaga y vámonos. Lo que haces es, sí, recibir noticias, aún podríamos decir que no estamos en la sociedad de la desinformación, qué va, estamos en la sociedad de la información. Pero, qué información? Si a pequeña escala, no me puedo fiar de mi país porque tienes leyes poco pedagógicas, lo que me puedan contar del más allá, bueno, quizás es más creíble, porque está lejos (si me tengo que leer los BOES de todos los países, entonces ya sí que estoy dispuesta a recibir notificaciones de si es que respiré más de la regulación vigente en Marte, es que no me hacéis caso, todo llegará). Como quieran, nos lo van a contar, y no sabemos qué es lo que nos cuentan. Sin embargo, más de lo que nos quieran contar, es lo que nos contamos nosotros. Está la vía paralela de las noticias adaptativas, las que nadie iba a censurar. Aún pensaré que, lo que no se censura, es porque está bien que se difunda, es que, se quiere difundir. Me da igual si de un lado o del otro. Es que, en principio, la guerra no es mía, es de los que se pelean por el poder. Si una revolución sale en las noticias, nuestro lado rebelde se va a sentir identificado, hay países que llevan historia sometida, SOMETIDA (la más horrible palabra), y nuestro más profundo yo puede sentir empatía. Pero si, esa rebelión es violenta, no todos vamos a sentirnos identificados. A ver, no todos acabamos de bajar del árbol, como los monos. A ver si nos vamos enterando. Por eso, abogo por la anarquía y no abogo por la anarquía. Soy la primera que alguna vez me comporté como un mona, jaja. Sísísí, y tengo hasta huellas de guerra, haces una radiografía y sale la salvaje que llevé dentro, pero menos mal que todo fue para la tesis, vamos, la de “estudio del comportamiento humano”, el mío, efectivamente, el que nadie comprendía y se ve que tuve que espantar al personal para que me estudiara a mí misma, si aún tengo que dar las gracias y todo, más que nada, porque la última remesa duró demasiado, demasiado para que cualquier cuerpo aguante a tanta gente, a tantos monos, y si digo eso se van a ofender, pero si les llamo guapos, también. Hay quienes no tenemos nada que hacer, jeje. Menos mal que eso ya lo sabemos, y no nos importa. Más que nada, porque, si sube el petróleo y la luz, dime, tú qué vas a hacer? Nosotros vamos a apoyar una democracia allí donde haya una dictadura. Eso está claro. Es, un avance. Es, como una evolución, como el que andaba a cuatro patas ahora anda a dos patas. Y que nadie se escandalice. A quien esto le sorprenda, es porque no tiene ni idea de la historia humana. Que no tiene nada que ver con el estudio del comportamiento humano, osease, la psicología. Si para sumar credibilidad a la historia, tengo que remontarme a la prehistoria, lo haré, y lo voy a hacer desde el punto de vista de la psicología, lo siento, que es que a los humanos les cuesta reflexionar sobre ellos mismos… no me va pareciendo normal tanto miedo a autoanalizarse, tampoco es para tanto, joer, la gente sólo quiere callar y hacer que vive, pues oye, si vivir vas a vivir, en fin, es que la historia de la humanidad no la escribe quien no reflexiona, sí claro, hay quien quiere pasar desapercibido, también es verdad, pero es que, ser alguien, es inevitable, vamos, me siento parte de la historia de quienes no quisieron reflexionar, porque mea culpa por sacar del cómodo silencio de la nada feliz, quién me manda, luego vas pareciendo rebelde, si es que, nací tarde para arrepentirme. Ahí nos vamos entendiendo, si es que no se entiende la relación entre la Historia y la Psicología. El ser humano, no tiene por qué sentirse culpable, de su vida, de su historia, y de lo que nunca tendría que haber hecho, o lo que no tiene que repetir. Entonces estaríamos hablando de una disciplina más, la Iglesia, la que nos metió la culpa en vena, como una droga. Culpable de qué? Se está escribiendo una nueva historia en la humanidad, y es otra Iglesia la que manda. Si es que, da lo mismo. Hay que escuchar. Distintas fuentes. Serán distintas las categorías de países, de fronteras, de motivaciones, de creencias, y luego va, y lo que lo ensucia más que nada, son esos negocios de todos los países involucrados. Aún moriría por unos locos pensando que esta vida no vale nada y la que vale es otra, aún moriría por un loco que apretó un botón y todos nos fuimos a la mierda. Morir porque los civilizados quieren someter a los incivilizados, eso aún sería agonizar antes de morir. Sería como que, nunca hubiera querido pertenecer a los civilizados, si eso es lo que hacen, negociar trueques, yo qué sé, el petróleo, y vender armas para que se peleen los que aún no construyeron un diccionario más o menos para entenderse. Nos cuentan noticias que periodistas habrán de debatir, creyendo que arreglan el mundo, y que opinarán en función de sus lugares de trabajo. Aún así, es un consuelo descubrir que hay medios de comunicación capaces de ofrecer una versión distinta a la que hay que contar. Desconozco si es que, cuando se despiertan, piensan “qué es lo que hay que contar”, y entonces ellos se preguntan “qué vamos a contar nosotros”. Supongo que es un poco así, hay que tener valor, qué coño, el valor no lo tienen los que cuentan lo que hay que contar. Por qué el valor siempre fue del que quiso contar la historia de otra forma? El coraje no es del que cuenta una historia que ni él se cree. Y si se lo llega a creer, a los demás nos da igual. Por qué, quien es el políticamente correcto, es el que está en el camino de la verdad, y los demás somos los disidentes que tenemos que estar contando la historia de otra forma? El que sale a la palestra a contarnos algo, que todo lo puede, con mayoría y democracia, ese, no puede estar en el equívoco? Quien quiera cambiar una dictadura por una democracia, habrá de saber que es otra forma de dictadura. Y quienes vamos recordando que alguna vez la democracia estuvo en peligro (yo era pequeñica, sí, pero ya se iba construyendo una conciencia en mi cabecita, vaya por dios, ojalá no hubiera pensado en mi vida, me hubiera ido mucho mejor, válgame por dios…Es broma, cuento con vuestro sentido del humor, más que nada porque no conozco a nadie que no piense, lo digo por hacerme la interesante, jejeje), habremos de entender que el ser humano sigue evolucionando, y que seguramente la democracia, sólo sirva para que la mayoría de seres humanos vean que hay una minoría de seres humanos que no son beneficiados por esas leyes que benefician a una mayoría que en realidad son unos pocos. Ay, de verdad, sólo haré callar a mi lado rebelde cuando ocupe un cargo de corrupción y poder, jaja. He comentado ya que estoy en el paro? ah, claro, ya sé por qué estoy en el paro, por rebelde empedernida? en mi casa me miran de reojo pensando que ahora mismo me voy a Egipto, siempre fui un poco hippie… Sí hombre, me voy a ir yo a Egipto, con el follón que tienen ahí montado, yo me voy a la Toscana!! ;-)

0 comentarios: