Conclusiones



Espacio para compartir el psicólogo que todos llevamos dentro.

Psicología, Sexología, Salud, Educación, Opinión, Humor, Mascotas...





No luce la luna si no la sueñas



Hace muchos, muchos años en un reino junto al mar,
habitó una señorita cuyo nombre era Annabel Lee,
y crecía aquella flor sin pensar en nada más,
que en amar y ser amada, ser amada por mi.

Éramos sólo dos niños mas tan grande nuestro amor,
que los ángeles del cielo nos cogieron envidia,
pues no eran tan felices, ni siquiera la mitad,
como todo el mundo sabe, en aquel reino junto al mar.

Por eso un viento partió de una oscura nube aquella noche,
para helar el corazón de la hermosa Annabel lee,
luego vino a llevársela su noble parentela,
para enterrarla en un sepulcro en aquel reino junto al mar.

No luce la luna sin traérmela en sueños,
ni brilla una estrella sin que vea sus ojos,
y así paso la noche acostado con ella,
mi querida hermosa, mi vida, mi esposa.

Nuestro amor era más fuerte que el amor de los mayores,
que saben más como dicen, de las cosas de la vida,
ni los ángeles del cielo ni los demonios del mar,
separarán jamás mi alma del alma de Annabel Lee.

No luce la luna sin traérmela en sueños,
ni brilla una estrella sin que vea sus ojos,
y así paso la noche acostado con ella,
mi querida hermosa, mi vida, mi esposa.

En aquel sepulcro junto al mar,
en su tumba junto al mar ruidoso.

Hace muchos, muchos años en un reino junto al mar,
habitó una señorita cuyo nombre era Annabel Lee,
y crecía aquella flor sin pensar en nada más,
que en amar y ser amada, ser amada por mi.

RADIO FUTURA - ANNABEL LEE

1 comentarios: