Conclusiones



Espacio para compartir el psicólogo que todos llevamos dentro.

Psicología, Sexología, Salud, Educación, Opinión, Humor, Mascotas...





Ideal

Ok, el enfermo ideal es esto, coloco link a un artículo que todos, como posibles enfermos potenciales, podemos serlo, porque ya lo somos, difícil es no tener algo, y difícil es no morir por ello, o en ello. No quisiera hablar de la muerte, es un tema recurrente en mi vida, ok, no sé por qué. La muerte, me produce pesadillas. NO tengo pesadillas en otro sentido, no tengo otro tipo de pesadillas. Mis pesadillas, tienen que ver con la muerte. Porque en mi vida diaria trato de no pensar en ella. Y entonces puedo hasta darle la razón a Freud. Ayúdame Freud, jejeje. Supongo que me aburro un montón, y no tengo otra cosa que hacer, o que no tengo ahora mismo otras preocupaciones que algo taaaan trascendente. Claro, antes trascendía, yo qué sé, el trabajo, la pareja, puff, y ahora, como no hay ni una cosa ni la otra, la que trasciende es la muerte. No puedo pensar en otra cosa. Pero para no pensarla. Y para no pensar en ello, trato de pensar en otras cosas. Sí, bueno, está el vecino, qué guapo que es, está aquél trabajo, qué bueno si me llamaran que encajo en toda regla, está aquél viaje, viene Semana Santa, allí que me voy, son tantas cosas, que me quedé en algún lugar temiendo por la muerte. Para qué haría yo eso? No tiene sentido, una, que a todo le da sentido. Tan mal me fue darle a todo sentido que tuve que estancarme en el pensamiento de la muerte? Eso pasa cuando, lo que vives, no parece que tenga mucho sentido. Y entonces te sobreviene el miedo, el miedo al fin, cuando todo lo que quieres es todo lo que quieres. Bueno, vamos a ver, ya os dije que teníais que ser optimistas por mí. Por favor. Y seguro. Vamos, si yo escribo aquí, es porque creo que, quien lee, es más optimista que yo. Aunque no deje señal! A ver, no tiene nada que ver. Quizás, quien escribe, está más en el hoyo de quien lee. Puede ser. Que no hace falta estar en el cogollo del hoyo para escribir, ni estar en la superficie del límite entre escribir y leer para leer y no escribir. Vamos, yo sólo soy un eco de lo que unos cuantos vivimos, jejeje. Ups, yo voy a seguir aquí, esto parece un precipicio, pero tú y yo sabemos que, el precipicio, no es nuestro camino. Sólo contamos lo que nos pasa! Ais, son tantas cosas las que nos pasan… En ese camino, hacia el precipicio o hacia el Caribe, también es verdad que, todos los caminos nos llevan a la infelicidad o hacia la felicidad, y pude leer el siguiente artículo sobre lo que va siendo el enfermo ideal. Me acabo de dar cuenta (no es verdad, ya me di cuenta hace rato), que, queriendo hablar de una cosa, va y me pongo a hablar de lo demás, jaja. Me acabo de dar cuenta (ahora sí), de que es que, una es así. Tiene gracia, no? quieres decir una cosa y empiezas por el final, y luego sigues por el medio (casi escribo “miedo”), y acabas por el principio. Que Dios me bendiga. Siempre acabo haciendo referencia a Dios porque sé que está ahí para perdonarme lo mal que hago las cosas. Y como hay una idea de las cosas, os lo cuento como una misma con sus cosas y como psicóloga, profunda, pues que leí el siguiente artículo que ahora adjunto enlace, que es lo que estaba diciendo! Habla, de eso, del enfermo ideal. De cómo hay que ser en el sistema sanitario. Porque una cosa es estar enfermo, y otra es, estarlo donde corresponda. Para nada estoy haciendo una crítica (gratuita) a lo que leí, al contrario, me parece genial lo que este hombre escribió. De hecho, tenemos otra entrada de blog anterior como etiqueta “salud” sobre un tema que ya este hombre escribió. Si yo lo que quiero, es comunicar sus ideas. Si fuese una crítica, lo diría, ya nos vamos conociendo… Por supuesto, yo aquí todo lo que escribo, o es que se me ocurre a mí, o se le ocurre a otros y yo voy a decir a quién se le ocurre. No se me va a ocurrir agenciarme lo que yo no escribí, no es lo mismo escribirlo que hacerse eco. Hay una diferencia. Pero bueno, eso para otro día, tenemos para todos, je. Y entonces me pareció un buen artículo sobre salud lo que ahora cito, pero también es verdad que NECESITO un poco de texto referido al médico ideal. Entiendo que el artículo habla del enfermo ideal, en todo caso porque es cierto que nosotros mismos, muchas veces, no lo hacemos bien, y eso que es nuestra salud la que está en juego. Como usuaria, me dejo en manos de quienes saben, y puede ser que no haga más de lo que, al dejarme, me dejo. Y la única persona que va a PADECER la MEDICINA, es uno mismo. Vaya. Son mil y una historias que podríamos contar sobre la relación médico paciente, incluido contando cómo el paciente vivió, o sobrevivió, una historia donde el médico se salvó porque no le denunciamos. Por decir algo. Porque hay que denunciar. Pero estoy segura de que, sin denunciar, hay muchos médicos que ellos mismos saben que no deberían de estar ahí. Es como la política, jejeje. Ups, ya estoy otra vez, jaja. Pero qué me pasa con la política? Pero qué me pasa con la muerte? Eh, cuando tu vida está en manos de los médicos, de los políticos, y de la muerte, hay que implicarse. Implicarse sería el ideal, de enfermo, de ciudadano, de persona… el ideal en vida.

Medicina y Salud. Dr. Jaime Merino.

0 comentarios: