Conclusiones



Espacio para compartir el psicólogo que todos llevamos dentro.

Psicología, Sexología, Salud, Educación, Opinión, Humor, Mascotas...





Cheque en blanco

La verdad es que si uno se hace un blog, pues quiere que le lean, lógico. Eso me pasa a mí, je. Es cierto que desconozco la infraestructura de posicionamientos y, también ocurre que hay comandos y mecanismos, y entre que uno no sabe y lo que no funciona, pues oye, la función interactiva de un blog casi que, bueno, en realidad tampoco es que me preocupe, quiero decir que, vaya, estoy por quitar la opción de hacerse miembro del blog porque somos cinco gatos, y digo somos porque uno de los miembros soy yo, por lo que, si yo me quito como miembro, en realidad son cuatro las personas que se han adherido al blog, por tanto, se cumple la regla de los cuatro gatos: “éramos cuatro gatos”, “fueron cuatro gatos”, “cuatro gatos”. Pero el blog no somos cuatro gatos, somos más, era la idea, yo he sido quien ha creado este espacio, y el espacio abarca lo que es el espacio, el espacio ese que ves cuando miras hacia arriba, ves el cielo que es el espacio. Lo mismo es esto, o al menos es así como yo lo he planteado, y he podido comprobar que es así, independientemente del comando “miembros” que estoy por quitar si es que da mala imagen o algo así. Preocupa la imagen, no es cierto? Preocupa la imagen que das: oye, un blog con cinco seguidores, puff, es como para no seguirlo ya de entrada. Y si una seguidora es yo misma seguidora de mí misma, es lo cutre del colmo… Sin embargo, no voy a quitar esa opción, aunque no funcione si es por eso que el número de seguidores no aumenta, si no va, pues no va, hay tantas cosas que no van… Y no lo quito porque para mí los cuatro gatos inscritos son cuatro gatos que agradezco el gesto. Si un visitante llega y se fija en el detalle de la cantidad de personas que se agregan al blog, es que está mirando un punto en el espacio donde hay un agujero negro, yo qué sé, alza la cabeza y su mirada se detiene en el avión que pasa. Entonces será un visitante que vino y se fue. Pues bueno. Pero el blog se alimenta de quienes se hacen seguidores, de quienes dejan comentarios, y de quienes mandan un e-mail a la dirección adjunta en el perfil. Insisto en que este espacio es interactivo. Estaríamos hablando de la interacción que se ve. Pero, y la que no se ve? Lo que no se ve no quiere decir que no exista, ya lo hemos comentado alguna vez (lo de “de lo que no se habla, no existe”). Pues que no es exactamente así. De hecho, tengo conocimiento de que el blog existe aunque no exista la huella cibernética en la odisea de internet, es decir, que está quien te lee pero ni se hace seguidor, ni comenta ni manda mail. Es cierto que, quien me conoce personalmente, o me dice cosicas cuando nos vemos, o me llama por teléfono y me cuenta. Y también ocurre que eres una dirección de internet y se supone que el blog está accesible en google, que esto es blogger. Y entonces es posible “tropezarte” con el blog. No es necesario pronunciarse sobre el blog: si escribo algo terrorífico, pues lo lees gustosamente y seguimos conectados en el espacio. Si cuelgo alguna canción que no es del gusto, pues va y la otra canción sí que te gusta, vaya. Eso pasa porque el blog no tiene un estilo, que ese es el estilo del blog, je. Y, a todo esto, yo, agradecida, encantada, con quien lee, escucha, comenta, manda e-mails, y comparte espacio, ocupe o no espacio. El blog ocupa espacio! en internet y en la vida del que lo visita. Ocupa espacio también en mi vida, pero bueno, ni nadie me obliga, uno lo hace porque quiere, y también es verdad que tengo mucho tiempo, pero si no lo tuviera, lo iba a buscar de debajo de las piedras porque la motivación está ahí. En concreto lo que me motiva es que yo tengo una gran falta de memoria y el blog me sirve de archivo, quedan registrados pensamientos, sentimientos y sensaciones, y mi percepción de la vida me lleva a colocarlo en internet si es que va y resulta que me dio por pensar que yo para qué quiero quedarme con tooodos esos pensamientos, sentimientos y sensaciones si estamos hablando todo el rato de lo mismo, el ser humano. Y eso que yo procuro escribir siempre desde mi lado extraterrestre, como que uno no es verdad que es de este mundo, no puede ser verdad, pero sí lo es y a uno le pasan cosas de ser humano, le pasan cosas porque está vivo. Desde luego, el día que no haya más entradas en el blog, es porque me habré muerto. Entiendo que es la única razón por la cual dejaría de poner cosicas aquí, je. Quien las lea, quien vea los vídeos, quien escuche la música, eso ya, pues yo procuro difundir el blog, como todo hijo de blog, es lógico y normal, aunque también es verdad que aún podría ser más contundente, nunca supe venderme… Y lo del boca a boca lo va a hacer quien te quiere bien. Alguien puede leerte, y recomendarte. Qué bueno, no? Y no estoy hablando de quien te conoce en persona que, como te conoce y sabe que tienes un blog, pues va y te divulga. Eso, si te quiere. Y, quien no te conoce pero te descubre, puede perfectamente comentar los temas, escritos, vídeos y canciones, en su casa, y te divulga igual. Lo que realmente me hace gracia es aquella persona que te conoce, pero que, o no te lee, o te lee pero dice que no te lee, o que te lee aunque le caes fatal. El que te conoce y no te lee, en fin, si es amistad, se lo perdonas, porque tu amigo también te perdona a ti muchas cosas, jejeje. Quien te lee y te dice que no te lee, supongo que es para hacerse el interesante… se lo perdonamos también. Pero la persona que no te traga, que alguna vez hubo amistad, o que sí la hay pero de aquella manera, o lo que sea, relación de trabajo, de clase estudiando, o circunstancias de la vida que te ha conocido pero que es eso, no te traga, pero te lee, eso, eso es como los miembros invisibles que en el fondo uno sabe que están ahí y que, sinceramente, me llama la atención porque, oye, si de cara no te gusto, qué haces leyéndome? no tiene sentido. Si me lo pones difícil estar en tu vida, cómo es que sí lo estoy a través del blog? je. Quizás porque no te parezco tan horrible… Seguramente no lo soy, pero eso no quita que sí lo parezca. Y suelo parecerlo, y entonces, siempre nos quedará el blog. Eso está bien. Es una manera de comprobar que realmente coincidíamos más de lo que podía parecer. Al fin y al cabo, ese siempre será problema mío: el parecer peor de lo que soy. Me lo resuelvo, sí. Me lo apunto. Nunca quise parecer eso, por supuesto, es más, siempre me pareció que compartía bastante, que uno comparte en realidad más con las personas que lo que se manifiesta, porque quizás se quiera manifestar lo contrario, por algún objetivo en concreto de que la peña quiere hacerte ver que no tienes nada que ver, que no perteneces a los suyos y cosas así, y, sin embargo, somos bastante iguales, y a todos nos preocupa lo mismo. De ahí que pueda existir un blog por título “estudio del comportamiento humano”, donde el espacio está lleno de estrellas, meteoritos, cometas, cielo de nubes, sol, aviones, vida de personas a quienes les gustas, a quienes no, que te leen, que no te leen, que te dicen, que no te dicen, historias que cuentas, teorías que escribes, sensaciones que transmites, hacerse eco de fuentes de información, de sabiduría, de opiniones, de creencias, yo qué sé, un blog es todas esas cosas. Vamos, si alguien lee esto y se anima a crear un blog, ya lo puede estar contando, jejeje, que lo diga, que nos diga su dirección de internete, ay, hay un montón de blogs interesantes, y hay quienes no tienen blog y podrían hacerse uno porque tiene mucho que contar. Yo os he contado que hice el blog no por todo lo que tenía que contar, que no soy tan artista, sino porque quiero irme a la tumba ligera de equipaje. En realidad os estoy utilizando, jaja. Vuelco aquí lo que me inquieta, eso, no debe ser bueno, jiji, para quien lo lee, quiero decir. Ay, tal cual un día escribo algo, como que lo que he escrito es demasiado subversivo, o aburrido, o tal cual un día he puesto una canción que qué haces. Pues no la escuches. Pues no leas. Pues venga. Pues vale. Os digo lo que me han dicho que cuente: vamos a ver, si es un blog de Psicología y Sexología, qué hago que no escribo sobre Sexología? para cuándo voy a hablar del kamasutra? por ejemplo. Pozí, pues sí, si del kamasutra podemos hablar cuando queráis! Sólo faltaba! Lo que ocurre es que, joer, que esto es un blog, no una página web, a ver, que todo hay que explicarlo, je: pues que no es una web con sus secciones y esas cosas, sabes? es un blog, y claro, como psicóloga y sexóloga, pues se entiende que sí estamos para hablar de cualquier asunto de Psicología pero también estamos por hablar de sexo, es que, estamos por hablar de lo que queramos, que para eso es el espacio, je, espacio amplio, sí, o no, bueno, porque de matemáticas no vamos a hablar, o sí, sí, también hablamos de matemáticas, sí. Por cierto, el otro día me puse de imagen de perfil (en el facebook) el número pi de matemáticas, y sólo ha habido una persona que me ha entendido… Ala, ya me he enamorado, jaja. A ver, sí, claro, ya me lo han dicho, soy como muy abstracta, por consiguiente, utilizo símbolos (como en Matemáticas). Ay, es lo mismo que decir “eso es una señal”, o eso sólo lo hacen en las pelis? Hay una que es “Serendipity”, interpretada por John Cusack (qué mono es este chico), que ya es el colmo de la señal, pero bueno. No podíamos dejar de hablar de cine en el blog, je ;-) Ya que estamos, el otro día leí: “una película puede pensar tanto como un texto teórico”. Vaya que sí. También una vez dije que soy muy peliculera y lo que quería decir es que soy muy cinéfila. Es que también soy muy inculta, y peliculera, jaja. Nos lo vamos a contar aquí, y de sexo por descontado que hablamos. Exactamente, la historia fue un poco como que, a ver si creo una entrada de blog en plan qué coño es eso de sexo francés, griego, polaco, cubano, y alemán! (y valenciano, jejej), sexo azul, negro, rojo y naranja (y verde, sí), vamos, que ya me he percatado que me pierdo hablando de política (hoy no lo he hecho!) y que le dé vidilla a la “sección” sexo en Nueva York, jejeje. Por mí, encantada, siempre quise ser como Carrie Bradshaw! la prota de la serie, escribir una columna en el periódico sobre lo que realmente importa, je, y vestir fashion, claro. “¿Sexo? en Nueva York, gracias”, para cuando tengo que rellenar la casilla “sexo”, toma ya. En fin, que sí, que es verdad, que, además, tengo mi teoría sobre, por ejemplo, el kamasutra, lo cual es normal ya porque yo estoy llena de teorías, sobre lo que sea, y sobre cualquier asunto se puede hacer un tratado, o una tesis. Hacemos tratados en cada entrada de blog, vaya que sí. Este blog es un cheque en blanco. A quien pueda interesar. Saludicos.

4 comentarios: