Conclusiones



Espacio para compartir el psicólogo que todos llevamos dentro.

Psicología, Sexología, Salud, Educación, Opinión, Humor, Mascotas...





"Aunque yo siempre iba corriendo, nunca pensé que eso me llevara a ningún lado". Forrest Gump

Leo lo que he escrito en dos momentos muy cercanos en el tiempo:  En el momento antes de darle a “publicar”, que una vez leído, inmediatamente hago click, y en el momento en el que ya le he dado a “publicar”, y al leerlo, veo esas faltas de ortografía que se ve que antes no estaban, eh? No voy a entrar en a ver si descubro que me podía haber expresado mejor porque, como no sé expresarme de otra manera, lo voy a leer entendiéndolo precisamente en función de cómo me expreso, para lo cual lo único es retirarse de leerme, también es verdad. Sin embargo, no es la cuestión ortográfica de lo que voy a hablar, al menos, eso tiene solución: Aprender a escribir? Me imagino que tiene que ver, no con acabar la Educación General Básica, sino con escribir mucho y devorar libros, y no digo yo que no, el apuntarse a unas clases de escritura, pero eso de las clases ya lo dejo para hacer algo cuando me jubile… El tema es que, si me leyera las entradas del blog una vez pasado el tiempo, pensaría que lo acababa de escribir y le daría a “publicar”, y a ver si por darle a “publicar” va y se me bloquea o se me borra, pues el sistema detectaría un fallo humano… Todo esto me hace pensar que, o bien es que yo soy muy coherente y estable en el tiempo, o bien es que las cosas han cambiado fundamentalmente poco y es por eso que vuelvo a divagar, consistentemente, eso sí, sacando conclusiones sobre una realidad que lo único que hace es, en todo caso, sorprenderte por poco sorprendente… De todas formas, todo cambia, por supuesto. Aunque parezca que no. Ni ningún día es igual, por mucho que se le parezca el suelo que pisas hoy con el de ayer, pues porque no todos los días lo pisas igual, aunque parezca que eras la misma persona que ayer. A ver, tampoco cada día va a ser remotamente distinto del anterior. Y la frase que conocemos de la peli Forrest Gump “la vida es como una caja de bombones, nunca sabes qué te va a tocar”, personalmente es una de esas que ves una y otra vez y sí, con casi dos horas de peli, no puedes dejar de verla, pero precisamente esta película tiene muchas más frases que son ideales y justamente esta de los bombones, desde la primera vez que la escuché, no la he llegado a entender! Al hablar de cambios, que en la vida pasan cosas, y que ningún día es igual, pues son bombones que no sabes cuál será el relleno del que cojas, se refiere a eso, no? Me imagino que todos hemos pensado que se puede mirar la caja donde describe cada bombón, o si no, que de esto tome nota ya el Ministerio de Sanidad porque al etiquetado le falta información! Plantear la vida como una caja de bombones ya me parece lo bastante dulce como para ser lo que es, un canto al optimismo, no? Y, cuál será el bombón de hoy? El no saber cuál te va a tocar es la sorpresa. Bueno, vale. Entonces, que cada post que escribo aquí, que sea la caja de los bombones! Pues eso os estoy diciendo, que al final el que te ha gustado repites y a los que les has dado un mordisco y saben a lo peor se lo das a otro para que remate la faena. Quizás debería hablar de gastronomía, ahora que está tan de moda, porque creo que me he perdido con tanto chocolate. La idea es, que en realidad ya no nos sorprenden ni los bombones, jejeje. Y que el enfoque, es que puede salir que te guste o que no te guste, es decir, en la posibilidad de la vivencia, o va a ser para mejor, o para peor. Así es que, lo que no es posible es quedarte como estabas antes, que es imposible el que no pase nada, sobre todo si hablamos de chocolate y de calorías, ea! Por tanto, tenemos, por un lado, que haber escrito hace un tiempo, es como si no hubiera pasado el tiempo, y, por otro, por supuesto que el tiempo pasa, y pasan cosas, y para ambas cosas: Para bien y para mal. Lo del bien y el mal es una forma de verlo que, da la sensación que clasifica la vida en dos estados. Digamos que hay tres: Bien, mal, y ni bien ni mal. Descartamos el de ni bien ni mal, que ni las piedras, verdad? Lo suyo sería que, los cambios fueran para seguir estando tan bien como se estaba… Ahí quería llegar! Aunque tampoco es para tanto, es como aquello de “que me quede como estoy”, que más bien, je, es una frase que significa que al menos no se esté peor, pero vaya, que, en todo caso, mejor aspirar a estar mejor, digo yo. Pero vamos, para nada mi objetivo es animar a la búsqueda de estar mejor y todas esas cosas, que, en mi opinión, nos quitan energía para entender que ya estás lo mejor que podías estar así es que… bueno, esto daría para otra entrada del blog, tanta búsqueda de la felicidad nos está amargando, jejeje. Hoy era un poco… volver a reflexionar sobre el tiempo que llevaba sin escribir… otra vez. Como dice Forrest Gump: “No sé si todos tenemos un destino, o si estamos flotando casualmente como en una nube; pero yo creo que pueden ser ambas, puede que ambas estén ocurriendo al mismo tiempo." Creo que hoy, podemos comernos un bombón! y mirar la caja, por dios, que ahí pone los que están rellenos de menta, de naranja, de licor, de avellana… :)  

0 comentarios: