Conclusiones



Espacio para compartir el psicólogo que todos llevamos dentro.

Psicología, Sexología, Salud, Educación, Opinión, Humor, Mascotas...





A partir de la mayoría de edad, por Ley: Política, Filosofía, Psicología.

   Desde luego que, a quien no le interese la Política, va a acabar por hacer zapping de blog, porque en esta entrada del blog vuelvo a las andadas tras lo último escrito por título “El Arte de la Política”. En fin, ya se me pasará, me ha dado por ahí y, tampoco es la primera vez, o la segunda, que aquí en el blog escribo sobre Política, exactamente, sobre el comportamiento humano en relación al ámbito de la Política, que es lo mismo que decir en el ámbito de la vida misma, lo que ocurre es que, dices la palabra Política y una mitad se te espanta y la otra mitad no comparte mis ideas, que esto del estudio de la conducta humana es Ciencia por su objetivo de ser objetivo pero desarrollado por seres humanos, que somos subjetivos. Justifico y explico que escribo sobre Política en el sentido de que en realidad es hablar de muchos temas a la vez, por lo que, me produce lástima escuchar que no interesa la Política, o que de ese tema es mejor no hablar, o que uno no entiende de eso, cuando resulta que, no saber mucho de algo no impide que opinemos, el mundo está lleno de este ejemplo… ok, venga, yo misma, je. Lo de que es mejor no hablar es por aquello de mejor no entrar en polémicas ni discutir, donde, entonces, el problema no reside en la Política en sí misma, sino en que los seres humanos no sabemos dialogar ni respetamos las opiniones de los demás ni estamos dispuestos a reconocer que quizás la otra persona plantea cosas razonables, y que básicamente no hay actitud de querer entenderse… Y lo de que a uno no le interesa la Política, para lo único que sirve eso es para los propios políticos, que así entre ellos se reparten y se llevan la mejor parte. Total, se ve que esto a la gente le da igual, por un lado, piensa que no puede hacer nada contra lo establecido y, por otro lado, con pensar en otras cosas y aceptar lo que existe mientras uno siga respirando… Con respirar es suficiente, aunque sea respirar gas letal. Recuerdo haber comentado en el blog que la Política influye en nuestras vidas más de lo que nos imaginamos, es decir, que, al final, por mucho desinterés o por mucho desconocimiento, pongamos que, desde donde escribo que es España, se puede votar al cumplir los 18 años, y a quién votas? si es que votas. A esa edad, a los 18, lo que más interesa seguramente sean otros asuntos, pero por supuesto que, según el entorno, va y te animas a votar, que ya eres un ciudadano! Y pasan los años. Puede ocurrir que te involucres en esto de la Política como algo que se hereda, por tradición familiar, o amistades que te invitan a participar de un determinado partido político. Y quienes no estamos en esa opción, siguen pasando los años, fundamentalmente de espaldas a la Política. Y, entonces, llega un momento, en el que, de repente, empiezas a ser consciente de que, la Política, es lo que hace que, cuando vas a una ventanilla de la Administración, te digan “no” a algo, o te mareen, o descubras que, por respirar, ese gas letal, encima te cobran. Y es cuando te creas un blog y lo cuentas! ;-) Por eso lo suyo será ok bueno hoy vuelvo camino a la perdición de la Política, y a ver si logro en lo sucesivo desconectar del concepto, lo cual no significa que uno esté desvinculado porque eso es imposible: He dicho ya que las leyes y los cálculos económicos deciden nuestras vidas? Pues eso. Pero vaya, descansaremos de textos sobre Política, más que nada por no espantar a la mitad y a la otra mitad que es la que no comparte mis ideas, es a la que me dirijo a continuación. Mis ideas no son más que el fruto de infinitas dudas que, precisamente, se me tratan de despejar no poniendo un poquito de voluntad en comprender lo que quiero decir, sino alegando que no se me entiende y casi que parece que el intento es de disuadirme de exponer esas ideas que me suscita la observación de la realidad, observación personal, está claro, vamos, como lo que nos sucede a todos. La realidad tiene que ver con estar informado, lo cual ya es una labor sujeta a subjetividad, pero vamos a partir de ahí, porque si no, entonces sí que no hay manera de entenderse. Con la información, o mejor dicho, con las informaciones, nos podemos encontrar a quienes nos cuentan, y casi que te dejan fuera de juego porque uno no sabe tanto de datos, ni de Historia! Las fuentes de informaciones están ahí para todos, eso es verdad, pero vaya, no todos somos una enciclopedia con patas, y eso no nos impide sufrir el día a día… Por tanto, apunto más bien a qué hacer con esas informaciones con las que se dispone, es decir, más que contarnos historias, nunca mejor dicho, je, es hacer historia. Lo de toda la vida: Conocer la Historia para no repetirla! Y resulta que, lo que oigo es venga repetir la historia, y parece que no se avanza y no se construye una nueva historia! Tan esencial es conocer como construir. Sinceramente, creo que se debe a la falta de imaginación, y no estoy hablando de sexo, jejeje, ni del aburrimiento en las relaciones de pareja, esos temas, para otra ocasión! Así es que, lo que vengo a escribir aquí no es la parte de los datos, ya que ni siquiera este blog está planteado así, siempre remito para cualquier tema a acceder a muchos blogs y webs que sí ofrecen contenido en ese sentido. En este blog, exactamente va de que las neuronas se nos aturullan y por algún lado tiene que salir tanta confusión… Consiste entonces en el siguiente paso, hacer que las informaciones conduzcan a reflexiones, conclusiones… si no, a dónde nos lleva conocer la Historia? a dónde nos lleva repetir como un papagallo lo que está escrito en la enciclopedia? A dónde nos lleva COMUNICARNOS a base de no escucharnos y utilizar lo mucho que uno sabe para abrumar con tanta sabiduría? Habría que definir qué es sabiduría… Una vez dicho todo esto, supongo que ya habrá quien se sienta aludido y ya la hemos cagado… El papagayo se siente aludido, vaya por dios. Teniendo en cuenta que nadie se diría de sí mismo que es un papagayo, pobre papagayo, je. En fin, tampoco es para tanto, perfectamente se puede estar de acuerdo en que la evolución del ser humano se basa en su capacidad de reflexión. Descubramos lo que hoy me ha quitado el sueño con la pesadilla de la Política, je. Es broma. Estar en medio es lo que tiene, en medio de todos los partidos políticos, y en medio entre el sueño y la vigilia, como dice una canción de Los Enemigos. Y el sueño, sí, el de soñar y desear, como aquella maravillosa frase “I have a dream” de Martin Luther King, hace ya 50 años, puff, viva la Historia! Cuando escuchas a unos y a otros, y a los de más allá y a quien tenga algo que decir, el cerebro te va a mil por hora porque si quieres prestar atención a todas las partes, contratantes, a la primera parte y a la segunda parte de la primera parte, como la genial locura de los hermanos Marx, je, pues el cerebro hace lo que puede y te pide necesariamente que se sacuda el mantel, por decirlo de alguna manera. Si perteneces a una parte, estás en tu interés, estás, de parte de tu parte, vaya! Por hablar en términos de Psicología, ya que soy psicóloga y quisiera parecerlo, verdad? pues podríamos introducir en este instante el concepto de EMPATÍA, lo que viene siendo ponerse en el lugar del otro, que es lo que se lleva a cabo en Política en particular y en la vida en general pero no para acercarse al otro, sino, pensar en lo que haríamos siendo la otra parte para saber que es justo lo contrario y continuar uno en lo suyo incluso con mayor razón y confirmarse en su puesto, parte o lugar. De esta manera, difícilmente se puede crear algo provechoso. Ya llega uno a desconfiar en que si realmente se desea el consenso, será que cuando dos partes llegan a un acuerdo, se creerán que todos pierden… pero, no es al revés? se llama acuerdo porque todos ganan! Ya, si acuerdos sí que hay, pero no todos ganan: Pierden los mismos, el pueblo! No hay forma de estar contento, tanto si hay acuerdo como si no, así no se puede… Sin embargo, eso del bienestar social, en mi opinión, claro está, me da la sensación que es algo que todos quieren, me refiero a que, lo quiere el pueblo, la población, la ciudadanía, y es que lo quieren los sistemas políticos, lo quiere hasta la Iglesia, y lo quieren los reyes, a lo largo de la Historia. Lo quiso también la República, eso que no es Monarquía. Que esa ciudadanía esté mejor o peor, su bienestar social, es lo que esa propia ciudadanía se atreva a gritar “sí se puede”, y vamos entonces leyendo sobre lo que se consigue y sobre cómo nos organizamos los seres humanos en los manuales de Historia, para que luego en esa asignatura nos pregunten en el examen y el único sueño real sea aprobarlo, eso es lo vital! Igual que pasamos de la Pre-historia a la Edad Antigua, y luego a la Edad Media, y así etc. etc. hasta hoy, pasamos de un sistema político a otro, y todo esto, tanto el devenir de las etapas de la Historia, como las distintas formas hasta la fecha conocidas de gobierno, parece que se trate de una carrera hacia… dónde? Es una pregunta totalmente filosófica… Sinceramente, pienso que la respuesta, ideal, por supuesto, es la felicidad ;-) Lo más seguro es que daba la sensación que la respuesta sería… la perfección. O sea, que la evolución, y los cambios, el camino que va recorriendo el ser humano mientras sigue en este planeta, es moverse en dirección hacia delante, crecer como especie, crecer como los brotes verdes, je, y progresar, ja, progreso, sí, no me lo acabo de inventar, eh? no es cosa mía que el ser humano lo haya denominado así, que la Política se agencie de grandes conceptos, como lo hace la Fe con los grandes valores. Total, que la felicidad la queremos todos. Y eso lo saben las religiones, con su feliz paraíso. Y lo sabían los monarcas que conquistaban y regían porque ahora no se les llama así, a los reinos de Europa me refiero, ahora a los reyes que quedan se les llama embajadores, que en los países que no son Europa, ser rey tiene todavía su poderío. Y lo sabían y lo saben bien en Política, por eso hablan de progreso y de brotes verdes. En el país desde el que escribo, España, que está en Europa, según el mapamundi político, je, pues como comenté en la anterior entrada del blog, el sistema político que pone orden a la población, por decirlo de alguna manera, a la manera irónica, estaba claro, llevo todo el blog siendo irónica… pues eso, que aquí lo que hay es Democracia, y se “trabaja” por lo que os vengo diciendo, el bienestar social, el bien común, y esas cosas, y el modo de hacerlo es que una mayoría organiza el cotarro, si te ves que estás en la zona de la minoría, te jodes y bailas, expresión que decíamos cuando teníamos doce años y que nos vuelve a ser útil a estas alturas para este caso. Sin embargo, es que, nunca llueve a gusto de todos, y eso que ya habíamos dicho que la felicidad la queremos todos. Cómo llevarlo a la práctica? pues, si somos 10, con 6 que voten lanzarnos de paracaídas sin paracaídas, allá que vamos los 10, para eso estamos en Democracia, jejeje. Pedimos CRITERIO para esa mayoría, lógicamente. Y que las decisiones políticas velen por el conocido Estado de Bienestar. Al fin y al cabo, en España actualmente se debate sobre Dictadura y sobre Comunismo. Ni estamos en una dictadura ni existe el comunismo, hoy se conoce como democracia, cosa que se cuestiona a través de lo que podemos oír reivindicando una democracia real. Así es que, ahí andamos, entre dictadura, comunismo, democracia y democracia real. Sinceramente, creo que por estos lares, entre el pasado y el presente, básicamente es que el ser humano de este país no se aclara, y no tiene ni idea de cómo organizarse mejor. El futuro, ni idea, y poco importa ya que incluso la raíz de todo este jaleo es, sin ir más lejos, el propio ser humano que si mira para atrás en su Historia, hasta en los Juegos Olímpicos competían hasta la muerte, real, si no te rendías, y hoy en día sólo se compite por una medalla, algo hemos avanzado. Aunque, y desde una opinión bastante personal, aún tendrían que avanzar más estos juegos: Tanto competir y competir, estamos en las mismas! ay, lo suyo sería medallas para todos, por participar! en fin, para otro día. Por cierto, doy por hecho que todo es opinión personal, uno intenta que lo personal conecte con lo personal de otra persona… Entre dictadura, comunismo y democracia, en cualquier caso, todos están por la labor de ofrecer una sociedad del bien-estar. Si no, ya me explicaréis vosotros lectores cómo hay quien habiendo vivido una dictadura tenga buenos recuerdos de ese sistema político. Nadie se va a proclamar ahora el malo de la peli, ni se le va a ocurrir defender lo indefendible de ponerse a enumerar las bondades de una dictadura, donde lo que más me produce horror desde mi punto de vista es la falta de libertad. Deslegitima una forma de hacer las cosas aquello que incluye todo lo que vivieron los de la parte del dolor, el silencio, el miedo, el exilio, la muerte, la infelicidad. Pero ahí está la parte del triunfo, el dictador haciendo por el crecimiento del país, trabajo, comida, libertad entendida dentro de unos límites que aprendes a no salirte de ellos, ni falta que te hace, y ni se te había pasado por la cabeza, porque lo que vives, estás de acuerdo, estás bien, te va bien. Se puede estar bien en una dictadura? Preguntándolo así, habrá quien me acuse de demagoga, a lo cual alego demagoga no, psicopedagoga :) Un dictador tiene unas ideas, una ideología, que para él es una utopía que quiere ver reflejada y que se convierta en realidad, y busca apoyos y lucha por su ideal. Vamos, digo dictador de una dictadura, o digo dictador en el comunismo? En el comunismo, también su objetivo laborioso es el bien común. Da la impresión que el concepto de UTOPÍA está más ligado a la ideología del Comunismo que a la de la Dictadura. No hay más que leer unos cuantos libros básicos para darse cuenta de que ideales tiene uno y otro. Pero vaya, con razonar un poquito, podemos entender que la ideología de la dictadura parece sacada de la mente de una persona que no sabe distinguir el bien y el mal. Al comunismo se le asocia más a lo bueno, como que, es más ideal, entendido como más deseable, que una dictadura. Vamos a suponer que una dictadura está claro que hoy eso no lo quiere nadie…  Pues el comunismo, yo lo veo más como un proceso, más que un sistema político en sí mismo. Si no, ya me explicaréis vosotros lectores qué es eso de que todos somos iguales que mientras uno pone cuatro ladrillos, el otro sólo pone uno, y encima el que dice que todos somos iguales no pone ni un ladrillo, muy bonito, sí señor, bueno bonito barato sistema político. Comprendamos qué es eso bueno del comunismo, en vez de estar tratando de deslegitimizarlo, porque no reconocer lo positivo diciendo que en el comunismo hubieron muertes, es estar de nuevo en las mismas. A ver quién está de acuerdo con las revoluciones armadas, con matarnos los unos a los otros, y todo lo acontecido por el ideal del comunismo. Y, sin embargo, en la actualidad, quizás jamás se haya tenido tanta información, tantos datos, y el ser humano cada vez es más capaz, que nunca antes ha existido la posibilidad de realmente estar de acuerdo en que, ni una cosa ni la otra, ni la dictadura es digna, ni el comunismo es justo. Por qué entonces habrá que estar escuchando a los políticos marear la perdiz con argumentos que, oye, no está más claro que el agua? Si estuviera tan claro, no estaríamos como estamos, es cierto. Muchísimo más interesante me parece el debate sobre Democracia y Democracia Real, más que nada porque esa es la realidad que se está viviendo hoy, es decir, eso del SISTEMA y del ANTI-SISTEMA. El sistema no quiere escuchar a lo anti que le cuestiona, precisamente porque la propia Democracia, ya que no es Real Ya, es “en proceso de mejora”, y quizás se piensen quienes están dentro del sistema que los queremos fuera, cuando, lo que querríamos quienes estamos fuera, es que, quienes están dentro, lo mejoren, y así formar parte de las grandes historias, lo que no haya ni que discutir sobre memorias, pues sería lo que querríamos escuchar y contar. Ya, ya sé que dije que a ver si descansaba de Política, pero un filósofo pronunció una vez que el ser humano es un ser político por naturaleza, y eso que con los políticos no se puede hablar de Filosofía, por eso estudiamos Psicología, para ver si captamos algo!  

2 comentarios: