Conclusiones



Espacio para compartir el psicólogo que todos llevamos dentro.

Psicología, Sexología, Salud, Educación, Opinión, Humor, Mascotas...





El Arte de la Política

   Es que es un arte, escuchas a un político hablar, e incluso independientemente de lo más o menos carismático que se sea en la forma de hablar, es el contenido, porque me refiero a escuchar con atención el mensaje que trata de transmitir. Por supuesto que la forma de hacerlo es un aspecto esencial, bien lo saben los políticos, es decir, que la puesta en escena está claro que es más importante que el contenido del mensaje, precisamente porque, la verdad, si se escuchara bien lo que dicen, podría llegar a cansar y a dar igual si te lo dice con todo el carisma del mundo, que es que, siendo un poquito conscientes, uno puede no querer dejarse llevar por cómo te cuentan algo que no hay por dónde cogerlo, hasta el carisma puede llegar a cansar… Y eso que, todos sabemos que la forma es incluso más determinante que lo que se cuenta! Puedes mandar a alguien a la mierda con un volumen de voz adecuado y con una sonrisa en la cara, es que, nos aconsejan que hagamos eso, que no perdamos los nervios, y que no por alzar la voz vamos a tener más razón, es más, al contrario, las malas formas, nos restan razón…  Pero en política ya se tiene esto de las formas en consideración, con mayor o menor acierto, y si se tiene ARTE para comunicar utilizando la voz y todos sus parámetros, utilizando los gestos de la cara, de las manos, del cuerpo, etc. etc., pues mejor que mejor, al fin y al cabo, eres la imagen y si tienes ese “no sé qué” pues por definición y por defecto se supone que eso, el talento en el modo de expresarse, hasta te lo van a reconocer. Lo suyo sería que el contenido fuera de lo más sabio, y si te lo novelan como la serpiente de cascabel, entonces no es que te dejes llevar sino que caes sin poder y sin querer evitarlo en las redes de la moral política… Aunque, creo que en el cuento la serpiente de cascabel lo que quería era hipnotizarnos pero para nada bueno, jejeje.  Vamos, como los políticos! ;-) En realidad mi objetivo es centrarme en el tema del contenido del mensaje de los políticos, que es así como empecé esta entrada del blog! Ahora sí, habiendo recogido lo fundamental que es el modo de argumentar, vamos a ver qué se dice, el arte que se refleja en cada palabra y en lo que vamos conociendo como “argumentario”, que significa sin ir más lejos “conjunto de argumentos”, veis a lo que me refiero? es que, hay que tener arte para utilizar las palabras, para poner palabras en el discurso, que quizás se llame riqueza de vocabulario, o control en el uso del lenguaje, del idioma, o del dialecto, en fin, o que la política está llena de grandes lectores y es por eso que sus relatos no sólo son políticamente correctos, sino que están correctamente construidos, en este caso, políticamente hablando. Es por eso que, ahí va aquello de “lleva tres horas hablando y no ha dicho nada”, por ejemplo, en España desde donde escribo que es donde vivo actualmente, básicamente, je, y nunca se sabe, no hay que descartar nada, verdad? pues en este país existe eso de “El Debate sobre el estado de la Nación”, que son un montón de horas todos los políticos reunidos debatiendo en torno a, eso, el estado de la cuestión, es decir, política pura y dura, donde analizar cada movimiento, cada decisión, cada circunstancia, cada consecuencia, y, lo más seguro es que cada asistente cobre un plus, un dinero complementario, por peligrosidad en participar de algo tan inhumano como lo de estar tantas horas “picando piedra”… Os he contado ya que una vez impartí una charla sobre Riesgos Laborales? pues sí, pero no, no lo he contado porque lo viví casi como anécdota, vamos, que ni lo he puesto en el currículum, seré tonta? estoy por llamar al portón del Congreso y dejar mi C.V. para ofrecerme a dar una charla, por ley es obligatorio ocuparse de esto de los Riesgos Laborales, filón, ya sabéis. A lo que no se está obligado es a sintonizar con este debate sobre el Gobierno, que este formato de debate tiene lugar cada X tiempo y nos vale para eso de estar días parlamentando, argumentando, y casi que sacar la conclusión que lo mismo se podría haber dicho utilizando una frase para cada asunto, y punto. El ciudadano cuenta con participar de la Democracia atendiendo a este debate interminable, sin embargo, y en mi opinión, está claro, creo que la retransmisión de la lotería de Navidad es más seguida, quizás porque despierta mayor entusiasmo J Más artístico me parece el concierto de Año Nuevo, lo cual ya me parece que me estoy haciendo demasiado mayor, jejeje, quién nos ha visto, que es que no se nos veía el pelo el Día de Año Nuevo, y quién nos ve, que hasta paseamos a nuestro querido perro el día 1 de Enero… Pero vayamos al arte de hablar sin decir nada, al juego de palabras, y a la estrategia del estratega político. Vaya, dicho así, es escribir no dejando en buen lugar a los políticos, algún político se me podría quejar, ya que, uno de los mensajes que, efectivamente, tratan de trasladarnos, es que no todos los políticos son iguales, je. El político que es portavoz, imagen, o vocal, es decir, el que da la cara en los mass media, en los medios de comunicación, véase, en la televisión, en la radio, en la prensa, y sumamos internet, que es todo a la vez, pues resulta que tiene que decirnos que no todos son iguales cuando en esos mismos medios de comunicación aparecen casos de actividad poco moral en el desempeño del quehacer que le corresponde que tiene que ver con la convivencia y digamos que con el hecho de preservar y velar por el bien y esas cosas. Parece que esté hablando de religión, no? ya hablaremos de religión otro día. Es lógico que, quien CREE que lo hace bien, se quiera desentender de quien lo hace mal. También es lógico que, en Política, existan individuos que, hoy que os estoy escribiendo he escuchado una expresión que me ha hecho bastante gracia, y se lo he oído a un político, claro! pues que hay personas que, o bien han metido la mano, es decir, la corrupción y robar y ser muy malo maloso, o bien han metido la pata, en el sentido de equivocarse, de cometer un error, donde la definición de error se refiere al tipo de error basado en confiar en alguien y que te salga rana, vamos, como creer en el príncipe azul, que ni es príncipe ni es azul, vaya por dios. En ambas situaciones, meter la mano o meter la pata, el susodicho vocal sólo es el mensajero, y no estoy hablando de Periodismo, todavía no he llegado un momentico que voy, je, sino, como os he comentado, el político que nos cuenta y ya veis la faena que es tener que alegar que, no siendo todos iguales, esas dos situaciones o esas dos comprometidas situaciones, tienen explicación, en que, por una parte, “haberlos haylos” los corruptos, y, por otra parte, errar es de humanos. Pues ya veis, además de hacerme gracia el “paradigma” este  de “meter la mano o meter la pata”, desconozco si quien lo dijo es un estudioso del comportamiento humano, pero aquí en este blog no se nos escapa ni una, aunque no logre CONVENCER con que esto es un blog de Psicología, total, por supuesto que se puede ser psicóloga que te haces un blog y decir muchas tonterías, jejeje, sobre todo y si no fuera así, a ver qué hace uno con tanta tontería en la cabeza, mejor será compartirlo, o vaya a ser que no sea tan tontería… Nada, es que así saben quienes no creen ni les gusta la Psicología, que les tengo en mis escrituras, ea. Se me ocurre que, un político, debe conocer sobre el comportamiento humano, que es lo mismo que acordarnos de todos sus asesores expertos y del dinero que nos cuesta al pueblo proletario, a mala hora me hizo gracia la susodicha expresión del tal político, porque al final, como político que se precie, aún podrá ARGUMENTAR para justificar las leyes impositoras (no digo “inquisitoras” porque ya había dicho que de religión ya escribiremos otro día) que con él aprendo y disfruto, no te jode. Ir al cole (colegio) no es suficiente, y continuar en el sistema yendo al insti (instituto), pues como mucho vas cumpliendo años así como muy rápidamente, y es que, sin ni siquiera caer en la cuenta de la polémica entre Ciclos Formativos o Formación Profesional y Universidad, ya estudiamos a Aristóteles y posible es plantar la semilla de la filosofía política, si es que, a las alturas de la edad de los dieciocho años, va y ya se puede votar. Porque obligatorio no es, se puede votar, o a quien sostiene que habría que “obligar” a determinadas personas a no votar, jejeje, que no, así dicho no, sino que, que habría que cumplir un mínimo de requisitos… Yo no digo nada, fíjense bien ustedes en el concepto de Democracia, allá el ser humano con su supuesta evolución… Tampoco voy a mezclarme y divagar en esto de la DEMOCRACIA en esta entrada del blog, algún día a ver si empiezo por ahí y a ver cómo acaba. Es cierto que, todo lo que estoy  conjugando aquí, por un lado, que esté compartiendo mi opinión, y, por otro, que esté escribiendo sobre política que es la política relativa a una democracia, es, en realidad porque desde este punto del planeta el sistema político en España es ése, Democracia. Mi idea es más acerca de, llamémosle, una especie de término, que, en todas las materias y, por consiguiente, las aplicaciones de la Política en cada campo del llevar a cabo, vamos a pensar en lo que podemos denominar conciencia política. En la teoría maravillosa del meter la mano o meter la pata, en cualquiera de las dos opciones también tenemos la teoría maravillosa de aquello de la responsabilidad política. Y volvemos a lo que es lo lógico en el comportamiento humano, es decir, lo lógico en el contenido de los mensajes de los políticos. No quiero hablar de Democracia pero es en Democracia donde  va y viene y sirve para acusar al contrario, que, sea porque metió la mano, o sea porque metió la pata, oiga usted, dimita. Claro. Uno ofrece resistencia, hasta que, no porque le venga un juez en plan como con la espada de Damocles, y, oye, si te viene un juez, pues ya ves, ni que fuera Dios y estemos en el Día del Juicio Final (que eso de creer en Dios es muy relativo, ya hablaremos!), si uno dimite es porque hay un lugar llamado paraíso donde, tu familia y tus amistades que todos te quieren mismamente te recomiendan que te largues de salir en los mass media, y tus jefes y tus compañeros de trabajo que todos te quieren igualmente agradecerá que hagas caso antes de tener que tener que destituirte, la verdad es que hay políticos que son especialmente patéticos si es que encima hay que dejar de apoyarle en público… Es por eso que, quien dimite, casi es como un gladiador en este juego público, si sucede que presentar la dimisión es alcanzar la gloria en el anonimato. No todos los políticos están dispuestos a exiliarse en ese anonimato, pero todo es negociable, más que nada porque si hay que marcharse, que sea por el bien común, y eso, lo pagamos todos, el poblado me refiero. Escuchar lo que dice un político, es entender que su mensaje tiene la forma de un iceberg. Incluye la preocupación del propio político de resultar creíble. A quiénes se dirigen con esto de apelar a su propia credibilidad? . Si va de metedura de mano, lo que sale a la luz se transforma en el “y tú más” de los partidos políticos. El partido que está en el Gobierno lo lleva crudo, el partido de la Oposición no se salva, y los demás partidos, como sufren la injusticia de la ley electoral, no son ajenos al pecado original… La conciencia funciona entonces como hemos podido observar en mostrarse como ejemplo si se dimite, o esperar a que te quiten del medio, siempre va a ser imprescindible haber hecho productivos amigos mientras ocupabas tu cargo, que el nunca se sabe no sólo es para quienes estamos en el paro y ya estamos tardando en emigrar. Y en cuanto a la metedura de pata, por supuestísimo que uno, fiel a sí mismo, lo que los demás entiendan por fidelidad, todavía va a seguir siendo un enigma en las investigaciones de laboratorio. Si uno dice “he cometido un error y lo siento”, ya coexiste en esta frase tan ideal el cometido de la responsabilidad (política) que tanto se le pide a quien, ey, estoy reconociendo que me he equivocado, y estoy pidiendo perdón, qué más quieres?. Hay que ser insensible si no se ve así. Si alguien que dimite es el gladiador genial en el circo romano, el que pide perdón qué pasa que también lo es pero esta vez queremos que se lo coman los leones?. Ya se encarga la política de arroparte si dimites, y ya se encarga la política de arroparte si pides perdón. En el juego político, perder es como cuando NO ganabas en el Monopoly. Por dios, ese juego mítico, quién no ha jugado al Monopoly? Por favor, allende las fronteras, más allá de aquí y de allá, del bien y del mal, yo creo que este juego de mesa se creó para establecer definitivamente que “la banca siempre gana”! Uy, sí, me voy a poner ahora a escribir sobre la relación entre los Bancos, o Cajas, je, y la Política… Pues no, no tenía pensado escribir sobre bancos, porque, en mi opinión, la historia reside en el ejercicio del PODER de la Política. El entramado sobre bancos, es como si nos pusiéramos ahora a estudiar las entrañas de las inversiones y vicisitudes de la bolsa. Lo más seguro es que explique muchas cosas, lo cual sería deslegitimizar del todo a la propia política, es decir, no habría más que hablar. Que, lo más seguro suceda así y, por qué llamarlo Política si en realidad estamos hablando de Economía?. En la composición del panorama político, ya podemos ser jueces, abogados, banqueros, economistas, y los demás, la ciudadanía que, ahí está. Entre tanto, hay una profesión que especialmente se suma al bando de los jueces, abogados, banqueros y economistas, pero que quiere hacer de ciudadanía, o al menos a veces pasa. Se llama Periodismo. Anda, aquella labor que, gracias a que los jueces, abogados, banqueros y economistas se enfadan unos con otros, va y los que somos “ciudadanía” nos enteramos de sus trifulcas y de muchas materias que no es por nada pero incluso sería mejor no enterarnos, que es que no hace falta contarlo todo! Si de lo que convendría informar, está todo manipulado y todo es tendencioso y todo responde a intereses particulares del bolsillo de alguien recibe más de lo que nos vale, pues la propia Ciencia del Periodismo va a tener que comprenderse a sí misma en su posición del lado de turno. Hubo un tiempo en el que se eliminaba al mensajero, porque no gustaba la buena nueva que traía. Deshacerse del corresponsal, llevaba un mensaje en sí mismo, pues ya te digo. Si no fuera porque la vida se nos cuenta, nos hubiéramos perdido la VERDAD de lo real, de lo que acontece a través de los mares, las montañas, y sitios que jamás van a estar a nuestro alcance. Cómo sería conocer la diversidad de todas esas realidades, si cada sitio visitado fuese un argumento inclinado en una balanza?. Sinceramente, no tengo ni la más remota idea sobre Periodismo, ni sobre Jurídica ni Abogacía ni Banca ni Economía, ni Política! Pero si será en todo planteamiento comprobar la curiosidad y la creatividad, al servicio de motivaciones de teorías y prácticas, preguntas y respuestas, con toda la definición de Política como Arte. Cada fragmento de cada argumento, vamos a estar escuchando.  También escuchar es un arte.    

0 comentarios: